Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MARTES, 21 DE ENERO DE 2014 abc. es internacional ABC Irán emerge como una potencia temida en Oriente Próximo La ONU retira la invitación a Teherán, que no participará en la negociacion de paz siria MIKEL AYESTARAN L a cuenta atrás para la conferencia de paz de Ginebra, prevista para mañana y el viernes, se ha convertido en una especie de carrera de obstáculos y el último de ellos se llama Irán, gran aliado regional de Bashar al Assad y potencia con un poder creciente que asusta a muchos de sus vecinos. El mismo día en el que entró en vigor el plan de acción por el que, durante seis meses, la república islámica limitará sus actividades nucleares a cambio del levantamiento parcial de las sanciones internacionales, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki- moon, sorprendió al invitar formalmente a Teherán a la cumbre para la paz en Siria. Una decisión en la que, veintidós horas después, tuvo que dar marcha atrás, forzado por las presiones de Estados Unidos y por la amenaza de la oposición siria de no participar en la conferencia si se invitaba a Irán. Ban justificó su primera invitación en que los iraníes se comprometieron a desempeñar un papel constructivo en el diálogo. Pero su decisión causó profundo malestar en el Consejo Nacional Sirio (CNS) principal órgano de la oposición que, al enterarse, lanzó un ultimátum a la ONU para que eligiera entre ellos o los iraníes. Con no menos contundencia, Estados Unidos y Arabia Saudí, exigieron la retirada inmediata de la invitación. Y Ban obedeció. Acto seguido, las fuerzas opositoras confirmaron su asistencia a la cumbre de Ginebra. La negativa a que Irán participe en la conferencia de paz se basa en que la república islámica no es firmante del acuerdo alcanzado en Ginebra hace 18 meses, que será la base para la próxima negociación y que establece la formación de un gobierno de transición en Siria como uno de los primeros puntos de la hoja de ruta. Pero lo cierto también es que la creciente influencia de Irán, la potencia chií de Oriente Próximo, comienza a asustar a una oposición siria mayoritariamente suní y a sus protectores de Arabia Saudí. esta primera ronda negociadora, que trata de buscar una salida a un conflicto que ya ha dejado más de 130.000 muertos. La conferencia de paz para Siria se desarrollará en doble sesión entre Montreux y Ginebra, ciudad en la que el 24 de noviembre la república islámica alcanzó un acuerdo nuclear histórico con el 5+ 1 grupo formado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China) junto a Alemania, y que ayer entró en vigor. Freno al programa nuclear Un acuerdo histórico que ayer comenzó a ser realidad. A primera hora de la mañana, el director general para la Organización de la Energía Atómica Iraní, Mohamad Amiri, declaró a la agencia Irna que Irán ha suspendido la producción de uranio enriquecido al veinte por ciento en las instalaciones de Natanz y Fordo El alto cargo iraní agregó que el proceso de disolución y de transformación de la reserva de 196 kilos de uranio al veinte por ciento en óxido también ha comenzado Se cumplían así dos de las condiciones principales firmadas por el equipo negociador iraní para ganarse la confianza de Occidente. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó el anuncio realizado por la república islámica, que pone en marcha el plazo de seis meses en los que el OIEA tiene la misión de comprobar si, como aseguran las autoridades iraníes, la naturaleza del programa nuclear es solo civil y no militar. Hasta que no tenga pruebas más fehacientes, Occidente mantendrá la sospecha de que Irán podría perseguir la fabricación de una bomba atómica. La llegada de Hassan Rohani ha dado un giro radical a la imagen externa del país. Pese a las advertencias de Israel, Al Assad (izq) saluda al ministro iraní de Exteriores, Javad Zarif REUTERS dos los foros internacionales. Irán se mostró dispuesta a asistir a la conferencia de Ginebra, pero sin condiciones previas Una respuesta que decepcionó al secretario general de la ONU. Se intentó que Teherán aceptara el preacuerdo de Ginebra sobre la formación de un Gobierno de transición. Pero Irán dijo no Y se cerró definitivamente las puertas. Pese a que los dos enviados de la ONU a Siria desde el estallido de la crisis en marzo de 2011, Kofi Annan y Lajdar Brahimi, han apostado siempre por contar con Teherán, las fuertes presiones de Occidente y la negativa rotunda del Consejo Nacional Sirio dejaron a la potencia chií fuera de Assad no descarta un tercer mandato El régimen sirio ha intensificado su ofensiva mediática antes de la cumbre de paz de Ginebra, prevista para mañana y el viernes. Tras el anuncio del ministro de Exteriores, Wallid Muallem, de la doble oferta de alto el fuego en Alepo e intercambio de presos, Bashar al Assad ofreció una entrevista a la agencia France Presse en la que zanjó el debate sobre su continuidad en el poder. Régimen y oposición debatirán en Ginebra Cambio de rumbo De todas formas, la negociación nuclear, primero, y el conato de invitación a la conferencia de paz, después, reafirman el cambio de rumbo en la política exterior de Irán, un país que desde 2001 estaba vetado de casi to- sobre un documento consensuado hace 18 meses en el que se habla de alto el fuego, liberación de prisioneros y formación de un gobierno de transición, pero no se menciona la figura de Assad. El presidente reveló a la agencia francesa que hay grandes posibilidades de que vuelva a presentarse a un tercer mandato en las elecciones previstas para primavera. No veo motivo por el que no debería seguir; si hay suficiente apoyo por parte de la opinión pública, no dudaré un segundo aseguró un Assad para quien uno de los temas clave en Ginebra deberá ser la lucha contra el terrorismo que desarrolla su Gobierno ante el auge de grupos vinculados a Al Qaida en el país. Bashar recogió el testigo de su padre al frente del país en 2000 y ha ganado las dos últimas elecciones por márgenes próximos al cien por ciento de los votos. Assad ha pasado también de ser repudiado por Occidente, que en 2012 cerró la mayor parte de sus legaciones en Damasco, a convertirse en pieza necesaria como interlocutor en la guerra contra el terrorismo.