Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 DEPORTES Fútbol Real Madrid SÁBADO, 4 DE ENERO DE 2014 abc. es deportes ABC Es muy ambicioso. Su ejemplo de sacrificio es Cristiano. Y su objetivo. Desea ser el mejor jugador del mundo Jesé, el bendito problema de Ancelotti T. GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID ace ocho meses había acumulado durante toda la temporada 22 goles en el Castilla y una goleada de ofertas. Media docena de clubes ya le habían pretendido en el pasado mercado de invierno. Los pretendientes crecieron en proposiciones económicas en junio. El Arsenal le tentaba. El 24 de julio, Jesé Rodríguez Ruiz decidió renovar por cuatro campañas con el Real Madrid. Aprobó el ideario que el club trazó para él: jugar progresivamente en el primer equipo hasta ganarse un hueco en el once. La filosofía estaba definida. El canario es una figura y necesita confirmar su liderazgo con una integración constante en un conjunto plagado de estrellas. Es considerado por la casa como un futbolista cualificado para triunfar y debe demostrarlo en los partidos que se le concedan. Es lo que hace. Se merece cada vez mayor protagonismo en el esquema de Ancelotti. Su rendimiento es máximo. Ha disputado 394 minutos en catorce partidos (162 en Liga, 52 en Champions, 180 en Copa) Un promedio de 28 minutos por encuentro en los que ha plasmado dos goles, tres asistencias y lo más importante: un sello distintivo de jugador decisivo. Tenemos un problema con dar sitio a Di María, a Isco y ahora Jesé se añade al bendito problema, que decía Molowny explica el club. H celotti es dar minutos a todos y suscitar la competencia entre ellos. Por eso, el italiano afirma que no cree en once titulares. Para él hay catorce. Jesé es uno de ellos. El italiano se ha encontrado con un futbolista que es joven y desconocido en su carácter. Esa voz suave de canario esconde a un jugador que siente la competencia como un arma. Su ambición es máxima en el fútbol. Su ejemplo es Cristiano Ronaldo. Le admira por su trabajo y su sacrificio. Jesé trabaja con la misma entrega. Quiere ser, como el portugués, el mejor jugador del mundo Su arquetipo de media punta de clase lo agranda con un regate letal, una velocidad endiablada en diez metros, una valentía para abordar constantemente el uno contra uno y una visión de juego que le permite marcar goles o generarlos con pases letales. Descoloca a las defensas Ancelotti le utiliza especialmente en los partidos complicados, cuando es imprescindible romper las defensas contrarias con calidad, rapidez y centros medidos. Lo hizo frente al Elche, el Levante y el Valencia. En los dos encuentros disputados en la capital valenciana fue clave. Creó jugadas decisivas ante el Levante y sentenció el duelo de Mestalla con el 2- 3. En Almería sustituyó a Cristiano y llevó al Madrid a la goleada. Es un delantero especial. Tiene genialidades. Se sale del guión. Está dotado para hacer las mejores obras. Las difíciles. Su creatividad y su potencia le otorgan el poder de intentar regatear a varios adversarios en una jugada, de marcar tantos espectaculares o de sacarse un pase al hueco cuando ha descolocado a toda la retaguardia enemiga. Ahora pide su sitio. Me estoy ganado jugar y el entrenador se está dando cuenta manifiesta. Anhela jugar el lunes ante el Celta. Ancelotti deberá decidir entre Bale, Di María y Jesé. El italiano también piensa en el reparto de esfuerzos, pues tres días después se medirá con el Osasuna en la Copa. Posee mimbres de clase para disfrutar de jugadores frescos en cada competición. Bendito problema Jesé celebra su gol en Doha REUTERS Bale se entrena con el grupo y puede reaparecer el lunes T. G. M. MADRID Uno de los catorce titulares El bendito problema es albergar a tantos futbolistas de calidad en el plantel y no tener plaza para ellos en el once titular. El magnífico problema de An- Cláusula de estrella El canario firmó el 24 julio un nuevo contrato por cuatro años y su rescisión asciende a 260 millones Rendimiento máximo Ha jugado 394 minutos repartidos en catorce partidos: ha marcado dos goles y ha dado tres Gareth Bale ha superado su problema en un gemelo, que le impidió jugar en Valencia, y está listo para jugar. El galés se reincorporó a los entrenamientos con toda la plantilla tras diecisiete días, incluidas las vacaciones navideñas, en los que fue tratado por los fisioterapeutas del Real Madrid. No se ha forzado su regreso a la competición. Se ha ido despacio, sin arriesgar. Hay calidad de sobra para cubrir las ausencias, como han demostrado Jesé y Di María. Bale no viajó al partido de Qatar para continuar con su recuperación en Madrid y ya ha obtenido el alta. La incógnita es si reaparecerá el lunes frente al Celta en la Liga o si Ancelotti lo reservará para medirse el jueves al Osasuna en la Copa. Fabio Coentrao también se integró al trabajo conjunto de la plantilla y opta a jugar el día 9 en el Bernabéu ante el conjunto navarro. Casillas estuvo ausente del entrenamiento, por su paternidad. Íker será suplente contra el Celta y titular frente al Osasuna en un partido especial para el guardameta, que sentirá el cariño del público.