Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 29.12.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.794 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. FLORENTINO PÉREZ, presidente del Real Madrid Españoles Retratos de ÁLVARO YBARRA ZAVALA Corazón tan blanco Por IGNACIO CAMACHO T oda la pujante biografía profesional de Florentino Pérez destacado capitán de empresa, referencia del Ibex, dueño de una de las primeras fortunas de España está oscurecida por su simbiosis personal con una marca deslumbrante. La presidencia del Real Madrid irradia el brillo fluorescente de un símbolo universal capaz de envolver cualquier liderazgo en la zona de sombra de su fascinante influencia. El Madrid es mucho más que el mejor club de fútbol del siglo XX: es un emblema planetario del deporte, una bandera de españolidad sentimental, un fenómeno de la cultura de masas, una leyenda de épica competitiva y heroica. Un mito contemporáneo. Florentino, hombre pragmático y gestor de intuición ex- peditiva, lo ha convertido también en una multinacional del ocio y el marketing, un luminoso icono mediático y una plataforma del moderno soft power, el poder blando de los negocios y la hegemonía social. Sólo le falta cerrar con éxito y con éxitos el agujero negro e inestable del azar que habita en el centro de esa soberbia galaxia y a veces eclipsa el resplandor de sus estrellas; ese campo de gravedad aleatoria del fútbol que obliga a un empresario tan implacable en la eficacia de los resultados a moverse a tientas entre los complejos códigos de un juego sin lógica. Y a entender que su corazón tan blanco lo ha empujado a sumergirse en el abismo emotivo de una pasión insondable donde toda su aplastante, triunfal experiencia de magnate industrial no sirve para fabricar un balón cuadrado.