Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 AGENDA Necrológicas Esther Borja (1913- 2013) DOMINGO, 29 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es ABC La voz más pura y exacta de Lecuona Desde 1935 que estrenó Lola Cruz su voz era un referente de la musica cubana l 5 de diciembre cumplió cien años Esther Borja. Era un mito de la canción cubana y, aunque llevaba varios años en la órbita de lo desconocido, todo el pueblo cubano, de dentro y fuera de la isla, la seguía adorando. Vivió hasta el último momento en su casa de la calle 98, en Miramar, desde donde muchas mañanas, aún octogenaria, bajaba a bañarse en el mar sin olvidar que para quienes la habían escuchado alguna vez, seguía siendo la damisela encantadora de aquella Lola Cruz que estrenara Ernesto Lecuona en 1935. Con su muerte desaparece la mejor voz, la más pura y exacta de todas las composiciones de Lecuona. Supo ser la alegría, la vida, la esperanza. Su despacho rebosaba de libros, de distinciones, de medallas, de fotografías. Ah, las fotografías. Con el encanto, en blanco y negro, de los estudios de grabación norteamericanos. La sombra de sus ojos, los dientes blanquísimos bajo los laEsther Borja nació en Cuba el 5 de diciembre de 1913 y ha fallecido en la isla caribeña el 28 de diciembre de 2013. Considerada la voz más auténtica de Ernesto Lecuona. Fue un referente de la vida cultural americana durante décadas. E ABC bios perfectamente dibujados, los abrigos de pieles, los turbantes... Un altar para la melancolía del glamour si Eshter Borja hubiese sido alguna vez melancólica, pero no lo fue. Quiso vivir al día. Y en la ancianidad, le dolía haber perdido la voz porque le hubiera gustado cantar en la iglesia adonde acudía regularmente a misa. Hablaba de Lecuona con infinito cariño, como si aún viviese y en cualquier momento la fuese a llamar para ensayar. O para darle la sorpresa de haber musicado para ella los versos de José Martí. No olvido la primera vez que la vi, en 1986, en una de las salas del Gran Teatro de La Habana, hablando, lógicamente de Lecuona. Ni nuestros interminables encuentros en sus visitas a Madrid o en aquel homenaje en la Sociedad General de Autores en 1995, donde cantamos con ella la Damisela Si me miras si me besas damisela serás mi amor... Era una bandera de nostalgia cubana, un susurro antillano y decadente, en la alta noche del invier- no de Madrid. Luego nos fuimos a cenar. Ni le importaba el frío de diciembre ni los ligeros copos que bailaban al caer. Jugaba con ellos. Si alguna vez nevara en Cuba... pensaba divertida. Y los ojos de Esther Borja se llenaban de cocuyos y cadencias tropicales. Le dimos algún homenaje en Madrid en el restaurante El Rábano y constantes agasajos en El Aljibe habanero. Con motivo de su centenario sé que Alicia Alonso ha estrenado un ballet dedicado a su memoria; que las emisoras todas del Caribe han llenado sus ondas de homenajes. No esperábamos, y lo llevábamos esperando hace mucho tiempo, que la voz más pura y más viva de Lecuona se iba a apagar el día de los Santos Inocentes. Era una broma más de las muchas que Esther Borja, con aquel humor valenciano de sus antepasados, sostenía. SANTIAGO CASTELO Joaquim Gomis (1931- 2013) Una conciencia clara oaquim Gomis fue escritor. Sus dos grandes temas fueron la liturgia y la observación de la Iglesia. Sus dos grandes feudos fueron el Centro de Pastoral Litúrgica con sus dos revistas, Misa Dominical y Phase y las publicaciones que contribuyó a fundar e impulsar: El Ciervo y Foc Nou. Gomis estudió en los jesuitas de Sarriá y en los 50 entró en el seminario. Se dejó un pequeño bigote. En seguida un superior se lo hizo afeitar. No era tiempo de presumir. Pero ya indicaba que sería un sacerdote distinto. Empezó su carrera eclesial de vicario en Sant Just Desvern, un pueblo al lado de Barcelona. Los jóvenes de aquella época le recuerdan como un soplo de aire fresco: Era un sacerdote con el que se podía hablar dice Paco Jiménez, que tenía entonces 10 años. Gomis supo siempre tratar con niños. En 1962 viajó a Roma para trabajar en su tesis. Fue una de sus etapas más dulces: no por el trabajo académico nunca acabó la tesis, no era hombre de investigaciones sino por coincidir con el inicio del Concilio Vaticano II, momento culminante del papado de Juan J ABC XXIII, que fue su Papa favorito. La revista El Ciervo publicó sus crónicas de aquellos meses, que se reeditaron ahora por el 50 aniversario del Concilio. Al regreso a Barcelona, se centró en su faceta de escritor. El Concilio introdujo las misas en lenguas locales. De- bido a este cambio, desde el Centro de Pastoral Litúrgica, ayudó a simplificar y entender mejor su labor a miles de sacerdotes de España y América Latina. Sus textos y labor en El Ciervo, junto a sus hermanos Lorenzo y Joan, y en Foc Nou, al lado de Rosario Bofill, seguían de cerca cómo la Iglesia se ajustaba al Evangelio. Gomis tenía poco tiempo para fijarse solo en qué se hacía mal. Siempre daba con un modo amable, discreto de decir lo que pensaba. Para los hermanos Gomis, el compromiso básico era con la conciencia: enseñaron a pensar a muchos lectores con una escritura clara, sin vueltas. Fue probablemente su mayor logro. A principios de los 90, Gomis se secularizó y se casó con Montserrat Obiols. Siguió vinculado a las dos grandes empresas de su vida más allá de su jubilación. Su compromiso y entrega durante décadas fueron incondicionales. En sus textos solía hablar de él como un servidor Una de sus últimas relecturas fue Los hermanos Karamazov, de Dostoyevsky era un gran lector, también de novela negra Dejó destacadas Joaquim Gomis nació en Barcelona en 1931 y falleció el 21 de diciembre de 2103 en Sant Just Desvern (Barcelona) Formado en el Seminario de Barcelona y ordenado sacerdote. En la década de 1960 dedicó sus esfuerzos en el Centro de Pastoral Litúrgica, del que fue promotor. Se secularizó en la década de 1990 y fue director de la revista Misa Dominical y de El Ciervo. varias frases. En su recordatorio, la familia quiso citar esta: No podía amar pasivamente, para él amar era ayudar La llegada del Papa Francisco le dio nueva vida ya en su vejez: veía sus discursos y sermones por internet, leía sus textos y admiraba sus anécdotas. Un amigo desde Roma le mandó hacía unos días por email la felicitación navideña del Papa: Eres probablemente el primer catalán que la recibe le dijo. Gomis estaba contento. Hablaba el mismo idioma que Francisco. Deja su querida Iglesia en buenas manos. JORDI PÉREZ COLOMÉ DIRECTOR DE LA REVISTA EL CIERVO