Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 29 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 53 Lucha desde la música SUSANA GAVIÑA MADRID Uno de los jóvenes toca un chelo hecho con un bidón O. I. RECICLADOS Nacional sustento diario, trabajando en el reciclado de basura, la gran mayoría. Cuando su objetivo parecía cada vez más inalcanzable, un día, uno de los recicladores (gancheros, le dicen) del vertedero halló un viejo violín en medio de la basura. Resultó ser Nicolás Gómez, quien con ayuda de Favio logró reparar lo que sería el primer instrumento musical reciclado y el inicio de una nueva carrera para ambos. El primero, como fabricante y reparador de instrumentos, y el segundo, como maestro de música y director de una orquesta muy particular. Donde se presenta, la agrupación completa o parte de ella, deja el contundente mensaje de que cuando hay voluntad, talento y creatividad, hasta la basura puede transformarse en arte. Aquí un violín cuesta más que cualquier casa donde los chicos viven. Por eso nos propusimos construir instrumentos musicales con objetos reciclados de la basura, para que tengan algo con qué aprender recuerda el maestro. En esa época, reconoce, no pensaban siquiera en formar una orquesta y menos que esta se convertiría en una atracción mundial. Todos los miércoles ensayan en el centro educativo Vy a Rendá, expresión en idioma guaraní que significa el lugar de la alegría Los sábados, los miembros de la orquesta y el director Favio se encuentran de nuevo, pero para dictar clases a alrededor de 70 muchachos y chicas del barrio con ganas de aprender música. Yo no sé si la música les permitirá salir o no de la pobreza, pero les está abriendo oportunidades que de otro modo no encontrarían resalta. Y vaya que sí, el fin de semana último parte de los jóvenes músicos tocaron en Tokio y en Osaka (Japón) La Orquesta de Instrumentos Reciclados es un ejemplo de los beneficios que se pueden conseguir a través de la música. Como esta iniciativa, otras antes tendieron un puente entre el arte y la sociedad más desfavorecida. Si la agrupación de Cateura ha dejado testimonio de su proceso de creación en Paraguay en un documental que verá la luz en 2014, Tocar y luchar recoge la génesis y el espíritu de uno de los proyectos musicales y sociales más importantes de las últimas décadas. Nos referimos al Sistema de orquestas levantado por José Antonio Abreu, una red de agrupaciones que recorre todo Venezuela y cuyo principal objetivo desde sus inicios ha sido brindar un instrumento que ayude a los niños y a los jóvenes a tener otras alternativas ante un entorno marcado por la pobreza y la violencia. Iniciado en 1975 con apenas un puñado de músicos, que crearon entonces la Orquesta Infantil y Juvenil Simón Bolívar, ha alcanzado ya a medio millar de personas en Venezuela, y se ha extendido a numerosos países del mundo, como gran parte de Iberoamérica, Estados Unidos, Reino Unido o España, adaptando la idea original al contexto de cada lugar. Aun sin ser su principal objetivo, también se ha convertido en generador de grandes talentos, como el director de orquesta Gustavo Du- Orquesta Juvenil Simón Bolívar, con su director, Gustavo Dudamel Dónde y cuándo La orquesta participará los días 3 y 4 de enero en un taller para niños, en el Centro Conde Duque. El 5, a las 12 h, ofrecerá un concierto en el Auditorio Nacional. Por la tarde acudirá a la Cabalgata de Reyes. damel, producto del Sistema que actualmente es titular de la Filarmónica de Los Ángeles, y dirige en los mejores auditorios del mundo. En nuestro país, donde el Sistema y Abreu fueron reconocidos con el Príncipe de Asturias de la Concordia en 2008, acaba de arrancar una iniciativa inspirada en ese proyecto. Está promovida por la Fundación para la Acción Social, cuya labor se desarrolla en dos colegios de Madrid (Fernando el Católico y Pío XII) y que ve en la música un instrumento para la transformación social y la lucha contra la exclusión. En la actualidad tienen dos orquestas, formadas por niños de entre 6 y 12 años. Más antigua es la propuesta puesta en marcha por el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid. Nacida en 2011, In crescendo dirigida por Benjamin Payen, violín de la Orquesta de Castilla y León, agrupación muy implicada en el proyecto, ya ha logrado grandes resultados, entre ellos que Carlos de la Fuente, de 12 años- -tras participar en el proyecto y aprender a tocar el violonchelo en solo un año- -se haya convertido en el primer niño de etnia gitana que ingresa en el Conservatorio de Valladolid. Pero la de Castilla y León no es la única orquesta española que ha ampliado sus horizontes más allá de público habitual que acude a las salas de conciertos. L auditori de Barcelona, con la cooperación de la OBC y su titular Pablo González, tiene también su propio proyecto: Te toca a ti Lo cierto es que en los últimos años han surgido muchas iniciativas que testimonian la creación de puentes entre la música y la sociedad civil, no como mera forma de disfrute sino de enriquecimiento personal. Cada vez más orquestas son conscientes de que el dinero que se invierte en ellas no puede volatilizarse en una temporada de conciertos, sino que debe revertir en la sociedad. Una filosofía que se ha convertido en uno de los ejes de trabajo de agrupaciones tan prestigiosas como la Filarmónica de Berlín que, junto a su director musical, Simon Rattle, ha colaborado con varios centros de enseñanza de las zonas más conflictivas de Berlín, dejando como testimonio otro bellísimo y premiado documental, Rhythm Is It! donde los jóvenes desarrollan una coreografía completa sobre la música de La consagración de la primavera de Stravinsky, acompañados por la orquesta alemana bajo la batuta de su director titular.