Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es DEPORTES 67 LOS CAMBIOS XABI, medio total Corta, distribuye, manda y cambia de juego. Hizo de todo... y bien DI MARÍA, golazo Escuchó a Ancelotti en la previa y se enchufó: gol y asistencia a Cristiano ISCO, sacrificado El equipo echó en falta su magia durante el partido. Se esforzó en defensa CRISTIANO, a ratos Marcó gol y llevó peligro a la meta rival, aunque no se le vio tan metido en el partido BENZEMA, frustrado El francés lo intentó, pero no tuvo la suerte del gol de cara. Debió entrar más en juego JESÉ, providencial Su gol evitó la debacle CARVAJAL, ofensivo Aportó verticalidad ILLARRAMENDI Salió en los últimos minutos Carvajal y Modric se abrazan a Jesé para celebrar el gol del canterano, que dio la victoria final al Madrid en Valencia El Madrid sufre para no ceder en la persecución En el club blanco destacaron Modric y Jesé; Sergio Ramos dejó dudas en defensa y Cristiano Ronaldo estuvo por debajo de su nivel habitual HUGHES VALENCIA 2 VALENCIA Guaita J. Pereira V. Ruiz Mathieu Bernat O. Romeu Parejo Feghouli Fede (61) Piatti (79) Jonas Canales (61) Guardado (79) Banega (83) 3 REAL MADRID Diego López Arbeloa (79) Nacho S. Ramos Marcelo Modric X. Alonso Di María (86) Isco (72) C. Ronaldo Benzema Jesé (72) Carvajal (79) Illarra (86) AFP o hace falta ser Rubén Darío para ver en este Valencia una metáfora de la situación general. Endeudado, con un equipo irreconocible, congelado a media mudanza y a la espera de un maná nada menos que de Singapur (el capital cambia de cara como en ese vídeoclip de los Aerosmith) permite comprender la rápida caída de una comunidad autónoma que hace poco aspiraba a ser la California europea: -Las únicas persianas que se abren en Valencia son para vender cigarrillos electrónicos, y encima los van a prohibir. Eso sí, le queda un enorme orgullo de los grandes días y un sinfín de referentes corporativos: una grada joven que ya quisiera Florentino, tres himnos, la banda de música de rigor y hasta una mascota de ojos saltones (fantasea uno con la mascota que pudiera tener el Real Madrid: una especie de Cobi llamado señorío, una mocita o una Copa de Europa que volara como Dumbo) En el Madrid, que tenía que ganar para mantener el pulso en liga, se observaron ciertas anomalías que ya empiezan a ser habituales. La banda izquierda es una tierra de nadie táctica que parece a veces convertirse en una zona común de la que todos deben responsabilizarse un poco. Xabi Alonso mira constantemente de reojo hacia esa parte del campo como quien mira a un niño jugando en el parque e Isco, que está obligado a hacer unas diagonales propias de un árbitro, empieza allí los partidos pero los acaba en posiciones de delantero o incluso en la banda derecha. El equipo necesita un argumento que añadir a Xabi Alonso en las juga- N GOLES 0- 1, m. 28: Di María; 1- 1, m. 34: Piatti; 1- 2, m. 40: Ronaldo; 2- 2, m. 61: Mathieu. 2- 3, m. 81: Jesé. EL ÁRBITRO F. Teixeira Vitienes (cántabro) Amonestó a Nacho, Piatti, Mathieu, Arbeloa. LA FIGURA Di María Logró el primer gol en una gran acción individual y lanzó con precisión la falta del segundo LO MEJOR La capacidad de reacción, la recuperación de Di María, el gol de Jesé LO PEOR Los despistes de los centrales y la pérdida de papeles tras el 2- 2 das. Xabi concibe el juego ¡nasciturus! pero no termina de enlazar nunca con la media punta. Isco es elusivo, huye de su posición inicial hacia su naturaleza en el área. No se puede decir que no se esfuerce, no para de correr, denodadamente, hacia un lugar, no sabemos aún cuál, en el que su juego encuentre acomodo. Estuvo algo pasivo Arbeloa, al que varias veces le superaron en banda. Los defensas a veces defienden con las manos atrás como cuando nos asomamos a un guiso que no cocinamos. Se observa en Modric una tendencia a imitar a Alonso en sus rigores de- fensivos. Cada vez más juega con la precaución táctica de guardar los espacios de una delantera flotante, excesivamente flotante, como un astronauta en el espacio. Lo del donostiarra es una auténtica preocupación táctica. Inicia el ataque con sus pases, se incrusta entre los centrales y arenga a sus compañeros con el dramatismo del ¡no era eso! ¡no era eso! El gol de Di María fue una jugada clásica de extremo. Superar el defensa es como alcanzar una loma. Con el panorama abierto, mandó al palo largo (el inevitable palo largo) y el gol se cantó un instante después del guiño de la red, sensación óptica fundamental en el campo de fútbol. En la segunda parte, el Valencia tuvo un rato de empuje animado por el público, parecía el viejo duelo de los años noventa, uno de esos arrebatos briosos que justificaban una temporada en Mestalla. Cristiano estuvo flojo. Como si en las cercanías de la entrega del Balón de Oro hubiese llegado al límite de sí mismo. Y como gran noticia cabe celebrar el gol de Jesé, quizás su primer gol importante, relevante, porque corona una evidente mejorá en su juego. Ya se apreció en copa algo así como una maduración. El equipo puede aprovechar su dinamismo y su capacidad de caer en bandas. El gol de Jesé vino precedido de una jugada meritoria de Modric. El croata ha aposentado su juego en ataque. La timidez siempre es una cuestión de tiempo. Sergio Ramos tuvo algunos problemas con el espacio aéreo, los jugadores más bajitos del Valencia sentían que era el día en que podrían marcar de cabeza. Sufriendo, salvó su Navidad el Real Madrid. Galería con las mejores imágenes del Valencia- Real Madrid