Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE LUNES, 23 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es ABC Un grupo de niños corre con sus regalos de Navidad en Palo, localidad de la provincia filipina de Leite, la más afectada por el supertifón Yolanda EFE Reconstrucción de Tacloban Nochebuena tras el apocalipsis La Navidad también se acerca a Tacloban, donde, sin embargo, el tiempo parece detenido. El aspecto de la ciudad filipina apenas ha cambiado desde la jornada del pasado 11 de noviembre, cuando un supertifón Yolanda o Haiyan, dos nombres para el mismo drama, venido del cielo instaló un paisaje propio del apocalipsis en sus calles. Se acerca la Navidad, pero casi todo sigue igual en Tacloban. Las cifras no se mueven: más de 6.000 muertos, alrededor de 2.000 desaparecidos y una ciudad desolada. Desprovistos de luces, surgidos de los escombros, los árboles de Navidad crecen en Tacloban como representación de la esperanza de los miles de habitantes que lo perdieron todo en la tormenta. La tragedia de Filipinas no debería ser una crisis olvidada señaló ayer el secretario general de la ONU tras recorrer los escenarios de la catástrofe. Antes de emprender su viaje a la zona cero de la tragedia filipina, Ban Ki- Moon pidió seiscientos millones de euros a la comunidad internacional para proporcionar durante un año alimentos, refugio, agua y servicios sanitarios a las víctimas de Yolanda. Hasta el momento, y pese a la rápida y masiva respuesta internacional de los primeros días, Naciones Unidas solo ha recibido el 30 por ciento de los fondos solicitados para Filipinas. A la espera de más ayuda, mañana también es Nochebuena en Tacloban.