Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es estilo GENTESTILO 73 Los anfitriones perfectos Bernard Madoff (abajo) fue el responsable de una estafa piramidal de más de 14.000 millones. Su hombre en España era Andrés Piedrahita, a la derecha junto a su mujer, Corina Noel. El colombiano ha tenido que pagar a las víctimas 50 millones de indemnización aquel verano de 2008, cuando la familia regresó de su obligado descanso en la villa en Palma, no han vuelto a repetirse desde entonces. Los jardines, eso sí, siguen cuidados hasta el empeño, y custodiados por reproducciones de los guerreros de terracota y originales de Botero, aunque por ellos ya no pasean tantas celebridades como en los buenos tiempos. En realidad las fiestas eran parte de su trabajo. Andrés alardeaba de nivel de vida como gancho para sus inversores, ya no tienen sentido explica uno de sus allegados. Aristocracia En aquellos jardines se hablaba de barcos, de golf, de lo fantásticas que son las navidades en Mustique, pero también de dinero. La mayor parte de las inversiones en la gestora de Piedrahita, Fairfield Greenwich Group (FGG) germinaron allí, entre los canapés y el postre. Fernando Fernández de Córdova, hijo del duque de Arión, era la mano derecha de Piedrahita en Fairfield, un nombre ilustre para terminar de cerrar el círculo. Su mujer, la venezolana María Teresa Pulido Mendoza, también se incorporó como socia de FGG tras una sólida carrera como banquera privada para Europa en Citigroup. M T como la llamaban cariñosamente, era el perfil técnico que completaba a la perfección la aristocracia de su marido. Piedrahita disolvió su boutique financiera pocos días después de conocerse la estafa, tras haberse esfumado más de 7.000 millones de dólares de sus clientes. Pero mantuvo la relación con los Fernández de Córdova, a quienes sigue viendo en sus restringidas cenas, que aún sirve un camarero con guante blanco. El colombiano se ha dedicado en cuerpo y alma a resolver sus asuntos legales y, hace un año, consiguió cerrar un acuerdo con las víctimas, a los que pagó 50 millones a cambio de esquivar un engorroso juicio por negligencia, enriquecimiento indebido e incumplimiento de obligaciones fiduciarias, según desveló Vanity Fair Borrón y cuenta nueva para un rico amante del lujo que ha cambiado la pompa por el disimulo. Socio de excepción Pidrahita siempre ha sido íntimo amigo de Alberto Cortina y Elena Cué. Juntos sacaron a bolsa la firma de ropa Michael Kors de la alta sociedad. Por la parcela de casi una hectárea por la que Piedrahita pagó en 2003 cerca de diez millones de euros a la familia de banqueros Herrera y a la que incorporaría además la finca aneja solían desfilar Isabel Preysler y Miguel Boyer, Cortina y su esposa Elena Cué... También José Manuel Entrecanales, Juan Abelló y Ana Patricia Botín con su marido Gillermo Morenés. Las garden party de Menos gastos Dicen que se ha desprendido de su barco y del avión privado que tenía en el aeropuerto de Torrejón Indemnización Prefirió pagar 50 millones que engarzarse en un juicio. Su fondo era uno de los más presentes en Madoff AP QUÉ FUE DE MADOFF El estafador que da consejos desde prisión ABC Blue Jasmine la última película de Woody Allen, parece inspirarse en Bernard Madoff y su mujer Ruth. Las diferencias son sin embargo notables. El estafador continúa en la cárcel, donde, según relatan los presos, se ha convertido en un preso muy popular. Está condenado a 150 años y desde su celda se atreve a seguir dando consejos. El último: cambiar de inversión cada dos años. Es importante que se edu- que a sí mismo, la gente, por lo general es muy crédula Por su parte, la asténica esposa continúa con su vida. Sigue en libertad, pese a haber disfrutado del altísimo tren de vida derivado de la estafa perpetrada por su esposo, aunque ya nada volverá a ser igual. Dos años después de que se descubriera la estafa piramidal de Madoff, su hijo Mark se suicidó. Al parecer no podía soportar la losa en la AP que se había convertido su apellido el 11 de diciembre de 2008. Ruth perdió todo. Las casas en Francia, Nueva York, Montauk... el barco, las joyas. Para las víctimas, la vida también ha cambiado. Aún no se han terminado de dirimir todos los procesos judiciales y será difícil que se recupere el dinero. Los procesos contra los colaboradores del estafador también siguen su curso. Es el caso de Frank DiPascali, que solo tiene el Bachillerato, pero era uno de los hombres de confianza del Bernie. Estos días se le juzga junto a otros cinco empleados de la firma. Todos dicen ser inocentes y que Madoff también les engañó a ellos. Es la nueva consigna. Al final hay más tontos que condenados.