Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 PRIMER PLANO Duelo por Mandela Su memoria en el celuloide SÁBADO, 7 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es ABC Películas de una vida, y una vida de película por hacer La gran película sobre Mandela se empieza a tramar en este momento; el mito está aún por filmar OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE La gran película sobre Nelson Mandela está por hacer, a pesar de que se acaba de estrenar, tras su paso por el Festival de Toronto, Mandela, del mito al hombre dirigida por Justin Chadwick con el británico Idris Elba en el papel protagonista. Y que está por hacer puede apreciarse en el camino involuntariamente mal trazado del título, del mito al hombre, cuando la flecha del gran cine siempre apunta en sentido contrario: del hombre al mito. Mitificar, diluir esos perfiles que limitan al ser humano, es uno de los mayores privilegios del séptimo arte, y para ello (con la excusa del momento inapropiado de señalarlo) la muerte es un bálsamo esencial para el modelado de la nueva y mítica naturaleza del personaje. Mandela ha perdido la física de su humanidad y comienza la química, su alumbramiento, actividad y biografía como mito, momento en el que el gran cine habrá de empezar también a urdir su momento. La película de Justin Chadwick está basada en la biografía de Nelson Mandela escrita por William Nicholson, el reputado guionista de Gladiator que también ha firmado el guión de este biopic que aborda con generosidad gran parte de la peripecia vital del héroe surafricano y muy especialmente enfocada a la compleja relación con su exmujer Winnie Mandela. La crítica internacional ha señalado las virtudes y deficiencias de esta visión autorizada del personaje, su empaque y buen gusto, pero también su carácter convencional; y se ha subrayado que lo mejor de la película es la interpretación de Idris Elba. Esta idea de Elba como propuesta cinematográfica para ver a Mandela aún podría ser rebatida con cierta autoridad por Morgan Freeman, que calcó en tra- za y en espíritu al último Mandela en Invictus esa película de Clint Eastwood en la que ese espíritu luchador, liberador y conciliador se trasladaba en brusca metáfora al equipo nacional de rugby durante el Campeonato del Mundo de 1995. Ni Mandela ni Morgan Freeman eran los protagonistas de la historia, sino su emblema. Pero Freeman consiguió rimarse en asonante con la esencia y presencia del mito que acaba de echarse a rodar cuesta abajo. No será fácil que Idris Elba borre esa confusión visual entre Freeman y Mandela. Y sí lo será que la película de Eastwood cotice varios puntos al alza en la historia del cine como espejo de fusión de una hazaña deportiva con la gesta social de congregar una gradería segregada. Pero la imagen de Mandela ha sido vista por el cine desde alguna otra perspectiva, como la singular que proponía Bille August en su película Adiós, Bafana de 2007, la de la relación del preso con su carcelero, basada en las impresiones y fascinación de James Gregory, suboficial en la prisión de Robben Island. Joseph Fiennes y Dennis Haysbert son los protagonistas, y singularizan en el cambio desde el odio a la admiración y el respeto el mismo proceso que se amplificaría al resto del mundo. Sidney Poitier y Danny Glover también han El actor Morgan Freeman como Nelson Mandela en Invictus de Clint Eastwood encarnado a Nelson Mandela en la pantalla, aunque pequeña; el primero, en un telefilme titulado Mandela y De Klerk en el que se aborda la relación entre los dos líderes políticos (Michael Caine interpreta a De Klerk) y en la segunda, anterior, de 1987, producida por la HBO y titulada Nelson Mandela Danny Glover era el protagonista de una historia de prisión y de esperanzadora influencia que se respiraba en el ambiente. Y como prólogo a este recuento de la enormidad de una vida que el cine aún no había tenido el ojo ni la oportunidad de convertir en mito, habría que añadir el reciente documental titulado Querido Mandela de Dara Kell, que repasa sus valores de dignidad, respeto y liderazgo. Y el auténtico Mandela, que se hizo carne de cine para un fugaz pero señaladísimo momento en el Malcolm X de Spike Lee. Pero la gran película sobre Nelson Mandela se empieza a tramar en este momento, cuando la noticia de su final le proporciona a la historia el hilo para que se comience a tejer el mito. Mandela, un personaje de cine Mandela y De Klerk (1997) Telefilme protagonizado por Sidney Poitier y Michael Caine en los papeles de los dos líderes sudafricanos que posibilitaron el fin del apartheid. En 1987, otro telefilme de la cadena HBO- Nelson Mandela -abordaba desde la pantalla al personaje histórico. Adiós, Bafana (2007) Basada en las impresiones y fascinación de James Gregory, suboficial de censura en la prisión de Robben Island donde se encontraba preso Nelson Mandela. La película aborda el cambio del odio a la admiración que se profesan los personajes.