Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 7 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es PRIMER PLANO 19 NOS HIZO LIBRES cuatro décadas de marginación y dominio racial. Porque, después de tan larga lucha, en esta nación Arcoíris todos pueden soñar con ser lo que desean. O al menos aspirar a serlo. Fue el padre que nos hizo libres. Pero su muerte nosotros la honramos con una celebración, y cada uno tiene una forma distinta de celebrarlo. Aquí, en Sudáfrica, podemos aspirar a cumplir nuestros sueños gracias a él. Ha sido su regalo nos cuenta Dudu Seitlhamo. Su marido, Lolo Seitlhamo apura una cerveza y añade: No vamos a dormir hasta que lo enterremos. Él no quería tristeza ni enfrentamientos. Ahora vivimos juntos, blancos y negros. Estamos disfrutando de la buena vida que nos dio Una sudafricana blanca llora por Mandela ayer, en Johannesburgo AFP Días de unidad Es el espíritu de paz, de reconciliación y unidad que empapa estos días la Sudáfrica posapartheid. De repente, las tensiones raciales y las disputas políticas parecen haberse disipado. Habrá muchos cambios en Sudáfrica, y serán para mejor. Su recuerdo, en el día de su muerte, va a ser una inspiración para nuestro país, y yo, como blanco sudafricano, espero que sirva de recuerdo de lo que consiguió nos confiesa el sudafricano Mikel Dickinson. Los que hace apenas unos días denunciaban las desventajas que aún sufre la población negra pese a estos veinte años de democracia, o los que veían el desmoronamiento económico causado en gran parte por la corrupción del Gobierno del CNA, hoy ven un futuro distinto, más positivo, mirado a través de los cristales de Mandela. Otros, sin embargo, no tienen tanta confianza en una nueva Sudáfrica sin Mandela. Estamos muy tristes, porque Mandela era el único capaz de mantener unida esta nación lamenta Ntandzo Kuta, un viejo vecino del antiguo gueto negro. Aquí, en Soweto, los sudafricanos celebran la libertad que les brindó Mandela haciendo uso de ella. La muerte del expresidente es para ellos la constatación de que el incipiente bienestar y la igualdad conquistada ya no tienen marcha atrás. Incluso sin él. Ayer, los vecinos de este barrio se emborracharon, literalmente, del espíritu de Mandela. Y celebraron su duelo en una jornada embriagadora que comenzó entonando los viejos cánticos de la lucha contra el apartheid y terminó con un ensordecedor concierto de motocicletas dándole al gas. Así vivió Sudáfrica su primera jornada sin su héroe; aunque al margen de cánticos y bailes para muchos la gran celebración será hacer la vida normal que él les regaló. Ese será el mayor homenaje que Madiba, un hombre grande pero sencillo, podía esperar. Una obra colectiva Tenemos que seguir su ejemplo y hacer el bien. Ahora nos corresponde a nosotros continuar lo que él empezó Un modelo Como blanco sudafricano, espero que su recuerdo, en el día de su muerte, sea una inspiración para nuestro país Nadie lo sustituirá Estamos muy tristes, porque Mandela era el único capaz de mantener unida esta nación Legado de esperanza Hoy, en Sudáfrica, podemos aspirar a cumplir nuestros sueños gracias a él. Ha sido su regalo Celebración de la vida Él no quería tristeza ni enfrentamientos. Vamos a celebrar que blancos y negros ahora vivimos juntos. Nadie va a dormir hasta que lo enterremos Fuerza para mañana Mandela nos hizo emerger de bajo tierra, y cuando sales de ahí puedes llegar hasta donde quieras Una joven con una bandera sudafricana en Ciudad del Cabo REUTERS EFE