Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ABCdelOCIO VIERNES, 6 DE DICIEMBRE DE 2013 abc. es ABC C ine Esa vis cómica que nos invade TRES BODAS DE MÁS Dirección: Javier R. Caldera. Con: Inma Cuesta, Quim Gutiérrez JOSÉ MANUEL CUÉLLAR La actriz se encuentra como un bicho raro en las bodas de sus exparejas ABC Inma Cuesta Hacer una comedia ha sido un riesgo, como saltar al vacío Fantasma hablan de La boda de stamos acostumbrados a mi mejor amiga o Bridget Jones que Inma Cuesta nos mire como referencias claras para el persodesde la pantalla con los naje, aunque con matices: Creo que ojos llorosos y el gesto se- Ruth es un personaje bastante más exrio. En Blancanieves tremo que Bridget Jones. Esa cosa la Grupo 7 o La voz dor- tina le da un punto bastante especial mida esta valenciana de nacimiento (y andaluza de adopción) había inter- La gracia de las mujeres pretado papeles muy dramáticos. En Para mí ha sido un riesgo hacer come Tres bodas de más Cuesta da rien- dia dice Cuesta con una sonrisa nerda suelta a la patosa que lleva dentro viosa. Era como saltar al vacío y sin ella misma lo confiesa para meterred. Si me salía mal, el guantazo que se en la piel de Ruth, una alocame iba a pegar... Pero bueno, en Tres da bióloga que acepta la invitrar en la comedia de la mano tación a tres enlaces matride Javier Ruiz Caldera, que bodas de moniales, los de sus tres es un maestro, y con ese carmás está exparejas. En ese periplo tel de actores, te ayuda mudirigida por por las bodas de Paco León, cho. Me he lanzado sin mieJavier Ruiz Berto Romero y sí Laura do y estoy muy contenta con Caldera Sánchez, el personaje de Inma el resultado En conversación estará acompañado por su betelefónica con este diario, Marcario, el actor Martiño Rivas. tiño Rivas alaba las dotes cómicas de Hasta que no llegó esta película no su compañera de reparto: Me daba la me había dado cuenta de lo torpe que impresión de que Inma llevaba toda la puedo ser, porque incluso en el cásting vida preparándose para este papel, porconfundí al director con un técnico. que está soberbia. Tiene una comiciLuego me olvidé la cartera y le tuve dad y una gracia que sabe explotar muy que pedir dinero para coger un taxi y bien. A mí me preocupaba mucho dar volver a casa. ¡Creo que ahí me gané el con el tono idóneo para contar la hispersonaje! confiesa divertida en su toria, tenía pánico a resultar pretendicharla con ABC. Tanto Cuesta como el damente gracioso director de la película, Javier Ruiz Cal En el cine en general, la mayoría dera Spanish Movie o Promoción de las historias giran en torno a los DAVID MARTOS E hombres... y son dirigidas por hombres. ¡Y somos más las actrices, así que siempre salimos perdiendo! protesta la protagonista de la película. Parece que tenemos mucha menos capacidad para hacer comedia, y estoy absolutamente en desacuerdo. De hecho... ¡fíjate! Bridget Jones es una de las grandes comedias del cine y está protagonizada por una mujer... y ahí está Julia Roberts, que también ha hecho mucha comedia. En América hay muchas más actrices de comedia que en España afirma. Ruiz Caldera, el director de la cinta, apoya estas palabras. Todos conocemos a chicas graciosísimas, pero no se ven en las películas, y menos en las españolas. Que sea una chica el origen de las bromas y del humor... no es habitual. Suelen ser el acompañante romántico de los chicos. Eso me llamó la atención. Y yo siempre intento hacer películas que no se hayan hecho hasta ahora La cinta, que se estrenó ayer jueves, es una sólida representante de la amplia camada de comedias españolas que nos deja 2013. La duda está ahora en saber si alguna llegará a los Goya. Quizá sirva como buen escaparate la convocatoria de los recién presentados Premios Feroz de la prensa y la crítica que incluyen en su palmarés la categoría de mejor comedia. lgo está cambiando en la escabrosa zona de la comedia mundial. Es una rápida adaptación de los guionistas a la velocidad con la que se mueve la calle y, sobre todo, a la vis cómica del ciudadano de a pie, que se mueve junto a la luz en métodos cambiantes de expresión y de actuación. Probablemente, la mejor versión de esta nueva manera de hacer comedia, la que abrió el sendero en la selva llena de lianas y matojos, fue Escondidos en Brujas donde ya se vislumbraban avisos de ese mordaz e irónico lenguaje que da la contracultura. Sin embargo, todo llegó a su apogeo con Siete psicópatas del mismo director (Martin McDonagh) y donde la tara de los protagonistas llega a su esplendor. Por ese mismo camino del despropósito, la inutilidad y el sinsentido de todo lo que se hace y se dice, llegó ¿Quién mató a Bambi? colosal monumento a cuatro ineptos de tomo y lomo, y ahora esta Tres bodas de más donde se caricaturiza (aunque no tanto) el actual universo femenino donde la galopante falta de compromiso de los hombres (esa raza de gandules sentimentales descerebrados de cero neuronas) lleva a las mujeres a un callejón sin salida donde reinan la soledad y la desesperanza. En ese tránsito, la película no solo se sostiene en un guión hilarante aderezado con cuatro o cinco golpes de genialidad, sino, sobre todo, en la excelsa actuación de Inma Cuesta, probablemente el mayor valor interpretativo de nuestro firmamento femenino. Cuesta se cobija en ese rincón del desamparo, del acomodo al sí señor a cualquier zopenco tarado que se le acerca, para encontrar el amor que nunca llega. Porque en realidad, la historia trata de eso: de la dificultad de encontrar unas pizcas de cariño en una sociedad tan brutal, mercantil y deshumanizada, donde cada uno va a lo suyo y nada a lo del prójimo, en una especie de sálvase quien pueda. Pero más allá de la lectura social, que existe, el relato está tratado con agilidad de felino, en clave de humor moderno y sin un ápice de grandilocuencia. Todo narrado con la naturalidad de la calle, del bar más cercano, del vecino de al lado y eso, más la increíble Cuesta, es su mayor valor. A