Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 ABCdelOCIO VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es ABC C ine Una idea tierna y edulcorada pescada en aguas ajenas MENUDO FENÓMENO Dirección: Ken Scott. Con: Vince Vaughn, Chris Pratt, Cobie Smulders JOSÉ MANUEL CUÉLLAR A quí tenemos el mejor ejemplo de la hambruna mercantil de Hollywood: un nuevo remake de un exitazo fuera de sus fronteras. No es la primera vez ni la última. A falta de guionistas, huidos en su gran mayoría a las series de televisión, mejor pagadas y con más prestigio, la escasez de ideas les hace pescar en aguas ajenas. Y esta obra de Ken Scott, exitazo donde los haya en Canadá, era baza segura y fiable. La buena noticia es que han elegido al propio Scott para que haga dicho remake, con lo que se mantiene la esencia de la obra original, que tiene en su mérito no quedarse en la gra- cieta del argumento (un tipo gris que dona su semen a un banco del ídem y a los veintitantos años se encuentra con que es padre de seiscientos y pico jovenzuelos) En el sendero, Scott intenta llevar al carismático Vince Vaughn por el camino de la madurez y el crecimiento de sí mismo, y lo hace con cierta naturalidad y pocas engañifas, lo que es muy de agradecer. También se mantiene la frescura original que tiene en su centro neurálgico una ternura nada desdeñable y muy bien lograda. La regular noticia es que todo es muy previsible, que el camino de la obra está ausente de aristas, de nuevo con una propaganda demasiado evidente de lo de siempre: la aceptación de responsabilidades, la paternidad, las reglas no escritas. Todos esos clichés y topicazos que convierten cualquier buena idea en un panfleto cansino. Terror en el hipermercado VIRAL Dirección: Lucas Figueroa. Con: Aura Garrido, Juan Blanco, Miguel Ángel Muñoz, Pablo Rivero... ANTONIO WEINRICHTER D ecir que toda la acción de esta película transcurre en la Fnac no es un spoiler ni tampoco incurrir en publicidad (por lo demás, no retribuida) sino explicar la premisa en la que se contiene y se agota toda la originalidad de la propuesta. Un joven necesitado de dinero acepta el reto de pasar una semana en el interior del conocido hipermercado de la cultura y del gadget sito en Callao. Por supuesto, por la noche sobre todo, cuando se queda solo, empiezan a pasar cosas que... eso sí que ya no podemos contárselo, pero se pueden hacer una idea si les insinuamos que el director y guionista Lucas Figueroa parece haberse empollado más de algún título notorio del cine de terror oriental reciente. Si están atentos, verán que se men- ciona algún título concreto en los propios diálogos, lo que no son ganas de estropearnos la exégesis a los críticos sino una muestra de la tremenda endogamia de un género saturnino, que se canibaliza a sí mismo sin ninguna clase de complejos: el cine de terror, y en eso el español no es ninguna excepción, es la más clara muestra aplicada de esa cultura de la alusión y el pastiche que hace treinta años se empezó a llamar posmodernismo. No sabe uno mucho más que decir sin estropear la sucesión de sustos, no demasiado bien graduada, en que consiste el desarrollo de esta premisa de pensamiento único: la ejecución de la pieza es tan previsible como poco brillante. Lo que potencialmente podría tener más interés más allá de la pura mecánica del género, a saber, la conjunción de la textura del video con la fílmica, y el aprovechamiento de la diversidad de pantallas y soportes, comparece y se utiliza, como no podía dejar de ocurrir, pero en general el partido que se le saca es más bien discreto.