Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 ABCdelOCIO VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es ABC C ine Calor Disney congelado FROZEN: EL REINO DEL HIELO Dirección: Chris Buck, Jennifer Lee. OTI RODRIGUEZ MARCHANTE Frozen: el reino del hielo Un cuento para la Navidad DAVID MARTOS S i Disney hubiese preparado una campaña de promoción masiva para presentar Frozen: el reino del hielo no le habría salido tan bien como la que le ha brindado la meteorología en este final del otoño. Media España amaneció ayer nevada, a muy pocas horas de que la distribuidora más volcada en el público infantil estrenara su particular visión de La reina de las nieves Es la historia de la princesa Anna, una joven que tiene que salvar a su reino de un invierno eterno nos contaba Chris Buck, uno de los codirectores de la cinta. Que resulta que ha sido generado por su hermana, la reina Elsa apostilla la otra codirectora, Jennifer Lee. Él lleva más de treinta años trabajando para Disney, animando personajes desde Tod y Toby hasta hoy, pasando por La sirenita o Pocahontas ella se unió a la empresa con uno de sus últimos éxitos, una aventura ambientada en el mundo de los videojuegos llamada ¡Rompe Ralph! Y los dos concedieron entrevistas a un grupo internacional de medios de comunicación el pasado mes de octubre en Nueva York; entre ellos, ABC. En Estados Unidos, las voces de los personajes están interpretadas por actores más conocidos allí que en España. La reina Elsa, que tiene el poder de congelar cualquier objeto que toque, esconde la voz de Idina Menzel, la actriz de teatro musical y cantante que ha triunfado en Wicked para dar vida a su hermana Anna, los directores contrataron a la actriz Kristen Bell, que jamás había cantado antes y resultó toda una sorpresa para ellos. Es la conocida protagonista de la serie Veronica Mars que ahora prepara su llegada al cine: Anna es una heroína de Disney muy poco convencional, porque está llena de vida pero es un poco boba. No coordina sus miembros, es patosa... pero no se avergüenza de estos defectos. Sabe que mete la pata... ¡pero es muy diLa hermana Elsa ha provocado el frío vertida! En la aventura, ambas están acompañadas por el muñeco de nieve Olaf y el joven Kristoff, un joven interpretado por el también actor de musicales Jonathan Groff. Todos ellos intentarán frenar el invierno perpetuo que Elsa ha generado en torno a su reino, una situación de la que los malos de la película no diremos quiénes intentarán aprovecharse. Al frente de la banda sonora se sitúa un matrimonio con mucha experiencia en el ámbito del teatro musical, Kristen y Robert López. De hecho, su firma se puede encontrar en The book of mormon o Avenue Q Intentamos contar la historia que queremos contar, intentamos pensar en el personaje, hacia dónde se dirige. Cuando escribimos Let it go que en castellano interpreta Martina Stoessel con el título Libre soy el personaje de Elsa era un villano, pero nos dimos cuenta de que se veía obligada a abandonar su reino y a soltar toda esa fuerza invernal que llevaba dentro. Cuando nos metimos en su cabeza nació algo así nos contaba Kristen inmediatamente antes de ponerse a cantar. No por casualidad... la entrevista con los compositores se desarrollaba en torno a un gran piano negro. ntes de entrar en este último Disney, que mete en la licuadora a Andersen, la magia, la desolación del mutante el beso de amor y el superhéroe a su pesar, se tendrá la impagable (va con la entrada) ganga de ver el corto Get a horse una fiesta para y con Mickey que es tan magistral y tan revitalizante que le dan a uno ganas de ir a sajar de un tajo su plan de pensiones: lo viejo y lo nuevo en un 3 D que es un masaje en las cervicales del alma. De inmediato, Frozen, el reino del hielo te resitúa en tu lugar de la butaca, y del mundo. Un cuento de princesas magníficamente estampado en la pantalla por Chris Buck y Jennifer Lee, que levantan una espectacular escenario en el que el hielo, producido por la mutación o maleficio de una de las princesitas, se convierte en lo más agresivo y atractivo de la historia. Como siempre en Disney, uno puede advertir el nivel de nobleza del producto fijándose exclusivamente en el grado de apertura de la boca de sus hijos, pero también en ese territorio entre líneas y actitudes que trazan los personajes; en Frozen los personajes transmiten esa idea de que la fatalidad es combatible y que la magia es algo manejable en tu favor. El impresionante alarde técnico de la película y su intensa voluntad de cuento y de aventura trufada de canciones y de chispas, románticas y de ingenio (el muñeco de nieve será la estrella de estas Navidades) garantizan tal grado de apertura que el puñado de palomitas ni siquiera rozará los labios. Quien quiera podrá echar de menos el peso y la grandeza de otras cumbres de la animación, pero en otra sala, por favor. A