Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 63 Consejos de Carlos Sastre para bajar en bici El ganador del Tour de Francia de 2008 explicó a ABC la ciencia de un descenso en bicicleta. Considera Carlos Sastre que si vas tenso, la bici te lleva a ti. Si vas relajado, trazas con confianza y tú diriges Según el exciclista abulense, en una curva hay que frenar tarde y bien, soltar el freno a mitad del giro y, abierto, salir en línea recta. Si la curva es muy revirada, de 180 grados, siempre tiendes a cerrarte. Hay que abrirse y buscar el tiempo de reacción para salir Para Sastre, el problema de Pinot no es la destreza, sino el temor. El miedo es lo que hace bajar mal a un ciclista. Cuando llegas a conocer las causas de ese miedo que te atenaza, puedes empezar a arreglar el asunto. El aspecto psicológico es lo que más cuenta a nivel profesional. La confianza y la seguridad son la clave Thibaut Pinot, en una contrarreloj del Tour de Francia AFP Thibaut Pinot, el mejor ciclista francés, da cursos de pilotaje en circuitos de F 1 para superar su miedo a la velocidad Pánico a los descensos J. CARLOS CARABIAS MADRID D espués de muchas lunas esperando a su mirlo blanco, Francia se ha topado con una dificultad de solución dudosa. Su mejor ciclista tiene pánico a la velocidad. Thibaut Pinot, 23 años, sufre un trastorno asiduo, miedo en los descensos, que no solo penaliza su ánimo o la confianza en sí mismo. También le hace perder carreras. En persecución de un antídoto a la fobia que le persigue desde niño, Pinot ha desafiado a sus temores. Se ha metido en un circuito de Fórmula 1 y ha empezado a dar cursos de pilotaje. Pinot, 1,80 y 63 kilos, enlaza con la figura del escalador fino y longilíneo tipo Chava Jiménez. No es el trepador escuchimizado estilo Pantani o Nairo Quintana. El francés sube como los ángeles, trazo elegante y puro. Se presentó a nivel internacional con su victoria en el Tour 2012 en Porrentruy y deslumbró jugando al ataque en los Alpes y los Pirineos. Será el próximo francés ganador del Tour vaticinó Bernard Hinault, cinco veces vencedor del maillot amarillo. Entusiasmada Francia con su conquistador, décimo el escalador en su debut, la frase de marras le ha empezado a pesar como un yunque este verano. Como aquella sentencia de José Miguel Echávarri en las espaldas de Santi Blanco. El Tour de 2000 no será amarillo, será blanco En el tremendo Pailheres, probablemente el puerto más duro de los Pirineos, Pinot descubrió su carencia. Miedo a la velocidad en los descensos. Se dejó seis minutos con el grupo de Froome y comprendió que el Tour no espera por nadie. El pavor de Pinot procede de su infancia, de un accidente cuando tenía doce años en el que se comió una isleta y salió volando de la bici. El resultado: un fuerte golpe en la cabeza y dos brazos rotos. Como el mordisco de un perro, un choque emocional que le produjo un daño duradero en el inconsciente. Al decir de los hechos, una impresión negativa incorregible hasta hoy. Pinot trata de poner remedio a esos temores. Por la intermediación de un piloto aficionado al ciclismo, Max Mamers, busca enlazar los secretos de la frenada en el automovilismo con su estabilidad en la bicicleta cuando adquiere ritmo en un descenso. Hace unas semanas cogió el Alex Zülle, exciclista suizo volante de un coche de carreras en el circuito de Magny- Cours y se dejó aconsejar por Franck Lagorce, expiloto de F 1 con Ligier. En dos o cuatro ruedas, la lectura de la cuerda es la misma. La idea consiste en frenar lo más tarde posible, abrirse en la curva y buscar la salida en línea recta En Magny- Cours, donde Fernando Alonso ganó en 2005 con el Renault, estuvo practicando Pinot hasta entender el juego de la cuerda. Recordó cómo en 2010, en el año de su debut profesional, llegó a alcanzar 104 kilómetros por hora en un descenso en el Tour de Romandía. La Francia ciclista permanece a la expectativa de acontecimientos. Pinot ha esperado al final de la temporada para tratar de enmendar sus imperfecciones. Hoy se encuentra en el arquetipo de Alex Zülle o Bradley Wiggins. El suizo miope de la ONCE era un fenómeno de la naturaleza abonado a la fatalidad en bicicleta. El inglés ganador del Tour 2012 ha caído en el Giro 2013 en las emboscadas de los italianos en los descensos. Pinot nunca será como el halcón Savoldelli, Nibali, Samuel Sánchez o un antiguo francés, Frederic Vichot, bajadores supremos. Solo quiere borrar el miedo.