Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es internacional INTERNACIONAL 33 Timoshenko sigue presa Otra razón del alejamiento de Europa sería que Kiev no quiere liberar a la ex primera ministra Guerra de cifras Bruselas ofrece mil millones de euros a Ucrania, pero el primer ministro Yanukóvich pide 170.000 dadas y no son convincentes dijo ayer Füle en Vilna. En su opinión, ya en el primer año de aplicación del acuerdo de libre comercio los exportadores ucranianos habrían ahorrado en aranceles 500 millones de euros y el PIB habría crecido un 6,2 a largo plazo Füle sostiene también que la UE es la mayor fuente de ayuda internacional técnica y financiera de Ucrania desde la independencia, en 1991, la UE apoyó las reformas y la modernización de Ucrania, concediéndola más de 3.300 millones de euros en subsidios Julia Timoshenko Ex primera ministra ucraniana La oposición encarcelada PERFIL Fue condenada a siete años de cárcel por firmar con Moscú un contrato para comprar gas a un precio hoy considerado abusivo R. MAÑUECO MOSCÚ Créditos generosos El comisario europeo se refirió además a los 10.500 millones de euros en créditos concedidos a Ucrania por los bancos europeos de Inversiones y de Reconstrucción y Desarrollo. En suma, y recordando la trayectoria de países del Este que hoy son ya miembros de la UE, Füle afirmó que acuerdos como el que Ucrania se ha negado a firmar propiciaron un aumento del 57 de la renta per cápita, un 61 de las inversiones y un 65 de las exportaciones. No obstante, otro de los fuertes motivos por los que Yanukóvich se ha echado en brazos de Putin ha sido la exigencia europea de sacar de la cárcel a Timoshenko, su principal adversaria política y a la que teme en unas elecciones. En esta cumbre está previsto firmar acuerdos, aunque de menor calado que el que se había diseñado para Ucrania, con Georgia y Moldavia. Armenia, sin embargo, ha dado también la espalda a la UE en el último momento. La ex primera ministra de Ucrania, Julia Timoshenko, se ha autoerigido en la mártir de la revolución ucraniana en su camino hacia Europa. Razones no le faltan. Fue condenada a siete años de cárcel en un juicio politizado y amañado desde el poder. Y hoy vive recluida en un hospital de Járkov bajo custodia. La mayoría parlamentaria del Partido de las Regiones (pro- ruso) cuyo líder es el presidente Víctor Yanukóvich, rechazó la semana pasada aprobar una ley que la habría permitido viajar a Alemania para curarse de su hernia discal. Su salud se ha deteriorado seriamente desde que fue encarcelada el 5 de agosto de 2011. Dos meses después fue condenada a siete años de cárcel por firmar con Rusia, en 2009, un contrato de gas con unas tarifas que Yanukóvich y sus partidarios consideran un atentado contra los intereses nacionales de Ucrania por su excesiva cuantía. La UE y la oposición ucraniana siempre contemplaron aquel proceso como un claro ejemplo de justicia selectiva con el evidente objetivo de eliminar al adversario político. Tal criterio se vio reforzado el pasado mes de abril cuando el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo emitió un fallo calificando la pena de prisión a Timoshenko de arbitraria e ilegal Proceso por fraude fiscal A la antigua jefa del Gobierno le espera además un proceso por fraude fiscal y se investiga su supuesta implicación en el asesinato de un diputado en 1996, delito que podría acarrearle la cadena perpetua. En un mensaje enviado estos días a los líderes europeos, Timoshenko pide la firma del Acuer- do de Asociación sin dudarlo y sin condiciones aunque tuvieran que renunciar a su propia liberación. En la carta, entregada por sus familiares, la líder de la Revolución Naranja de 2004 sostiene que, al firmar con nosotros el acuerdo, ayudáis a todo un pueblo a superar una brecha entre civilizaciones creada por ideologías erróneas e imperios agresivos Timoshenko cree, refiriéndose a sí misma, que hoy no sólo hay que liberar a los prisioneros políticos. Hay que liberar a toda Ucrania Su excarcelación era la principal exigencia de Bruselas para iniciar con Kiev el proceso de integración. Dad otro paso importante hacia la reunificación completa de Europa escribe la ex primera ministra en su misiva. Las movilizaciones en Kiev y otras ciudades del país reclaman también su puesta en libertad. Ella, para enardecer más a sus seguidores, se ha puesto en huelga de hambre, la segunda en poco más de un año. Timoshenko lideró, junto con Víctor Yúshenko, la Revolución Naranja en 2004, precisamente para forzar la repetición de unos comicios que ganó Yanukóvich bajo fuertes sospechas de fraude. Ya con Yúshenko como presidente, la dama naranja fue nombrada primera ministra, en febrero de 2005. Fue destituida a los siete meses, pero regresó al Ejecutivo en diciembre de 2007. Su enfrentamiento con Yúshenko la desgastó mucho y la pasó factura en las pasadas presidenciales, que perdió ante Yanukóvich por un escaso margen de votos. Fotogalería de las manifestciones en Ucrania a favor de la UE