Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LLUVIA ÁCIDA PUEBLA VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es opinion ABC DAVID GISTAU EL BOICOT El PSOE abusó del cosmético para ofrecerse con un look más bermejo a los votantes potenciales de la indignación L AS sustancias volátiles con las que el PSOE experimentó en la Conferencia para volverse más rojo acaban de hacer ¡boum! durante el sabotaje sufrido por Rubalcaba en la universidad de Granada. Atónito, el líder socialista percibió la hostilidad que inspira en dos colectivos fundamentales de esa muchedumbre airada cuyo hábitat es la calle y que el PSOE aspiraba a reclutar en términos electorales con una contorsión tan forzada que hasta asumía el riesgo de asustar a su inmensa porción de votantes ajenos a apetencias revolucionarias. Esos que, por su naturaleza pendular, a menudo terminan decidiendo los triunfos en las elecciones. El PSOE probablemente haya creído que la palabra izquierda era el salvoconducto para integrarse entre estos indignados y ofrecerles una opción de voto característica de cuando el juego político aún consistía en la alternancia del bipartidismo dentro de una aceptación de la estructura institucional. Pero estos cabreados lo están con el propio sistema, con la ortodoxia de las siglas, con los personajes rutinarios de intramuros del Parlamento. Rubalcaba no sólo es todo eso, sino que lo es con el recuerdo aún fresco de aquel vicepresidente implicado en el estallido de la crisis que además decía que él estaba dispuesto a demostrar que quien desafiara al Estado perdería siempre. Como para pasarse ahora al 15- M sin que nadie recele. No podría ni sacando el Skoda de atrezo con el que impostó humildad durante la campaña. Con sus procesos internos aún por resolver, al PSOE se le nota una convicción que desmerece el recuerdo del inmenso partido de poder que fue un actor indispensable en la evolución española a partir de la Transición: la convicción de que, solo, jamás ganará nada. Ya se deba a lo larga que se está haciendo la penitencia posterior al estropicio zapaterista, o a que tiene enquistada la regeneración. Esta mentalidad de equipo chico es la que ha inspirado la búsqueda, en andurriales políticos poco recomendables e indignos del gran PSOE de antaño, de compañías con las que construir la mayoría distinta a la que suele referirse Rubalcaba, y en la que vale hasta Amaiur, a juzgar por el primer retrato familiar que se hicieron. Al escorar de esa manera, el PSOE abusó del cosmético para ofrecerse con un look más bermejo a los votantes potenciales de la indignación, entre los cuales Rubalcaba podría llegar a parecerse a Pérez- Reverte entre grafiteros. El boicot de Granada es un aviso de que está cerrado el espacio existencial que busca. Lo cual en realidad es un elogio para cualquier partido que aún no haya perdido del todo la vocación institucional, ni la fortaleza necesaria para no rendir todos los principios a esa muchedumbre que, como cuando eclosionó el 15- M, vuelve a decir que la soberanía no es la de las urnas, sino que hay otra, la social la fetén, que ella gestiona. MONTECASSINO HERMANN FANTASMAS PARALELOS Las listas negras de periodistas han existido siempre, pero publicar la propia no nos evoca al austriaco sino a Queipo de Llano E S una lamentable paradoja que la Generalidad de Cataluña, cuyo único objeto de gobierno, meta política y razón existencial es la identidad, se halle en una profunda crisis de la misma. Tan grave como para gastarse fortunas, en época de crisis y con Cataluña hecha unos zorros, para determinar lo que se es y lo que no se es. Ahora se han obsesionado con que tienen que demostrar al mundo que no son nacionalsocialistas, ya me entienden, nazis. La manía les ha debido llegar a los políticos nacionalistas catalanes por su dedicación a la historia de la mano de Jordi Bilbeny, ese que dice que Cervantes, Colón y probablemente Zaratustra y Gandhi fueron catalanes. Ven ahora una película antigua de las marchas con antorchas de los nazis bajo la Puerta de Brandemburgo y ven similitud con las animadas marchas de antorchas de ERC. Ven su propio rigor patriótico en desterrar signos de decadencia española como los toros o fotos de los toros o carteles escritos en español y eso les evoca las operaciones de limpieza del arte degenerado, el arte judío u hostil a ideales germánicos que se hicieron en los museos alemanes en los años treinta. Ven el golpe de Estado contra la República de Lluís Companys en 1934 y no les resulta muy distinto al que montó en Múnich en 1923 un grupo de veteranos de la Gran Guerra. Que iba encabezado por un bohemio austriaco con aspecto de bufón que acabó con sus huesos en la cárcel. Y si a Companys la República no lo fusiló, en acto de piedad, sino condenó a 30 años, la melindrosa República de Weimar también condenó al austriaco a pena de cárcel. En vez de ponerlo ante un pelotón de fusilamiento, que era la costumbre en aquellas épocas en todas las sociedades modernas. Para ejecuciones más deshonrosas se elegía la horca. Imagínense que Weimar hubiera puesto contra la pared al austriaco. La suerte habría cambiado mucho para el continente y el mundo. Y nadie puede suponer que para mal. Pero dejémonos de ucronías y volvamos a las angustias de nuestros líderes nacionalistas para combatir la idea de que son nacionalsocialistas. Una idea que nadie ha defendido y nadie tiene. Porque a pesar de todas esas curiosidades estéticas paralelas, nadie ha dicho que Artur Mas sea nazi ni nada parecido. Aunque sí se le esté poniendo cara de aquel gran campeón del fracaso que fue Von Papen. Ni que alguno de ERC sea como el austriaco. Lo que se les está diciendo desde fuera, porque dentro ya pocos pueden hacerlo sin pagar un alto precio, es que la deriva política emprendida, aunque no sea la intención de muchos ni de la mayoría, agudizará esas obsesiones de la Generalidad. Porque aunque los demás calláramos- -lo que no vamos a hacer- sus políticos verán cada día más paralelismos fantasmas con fotos sepias y películas mudas. En esa deriva, la Generalidad nos ha querido dar la razón a quienes nos preocupamos por ellos. Y han demostrado que en su deterioro están muy avanzados. Las listas negras de periodistas han existido siempre. Pero publicar la propia en conferencia de prensa como ese pobre y surrealista Francesc Homs, amenazando a los incluidos con la cárcel, no nos evoca al austriaco- -que a los periodistas les daba matarile sin alharacas- sino al general Queipo de Llano cuando cayó en sus manos Artur Koestler. Presumió de la pieza capturada en la caída de Málaga y le condenó a muerte por hablar mal de Franco y de él. Aunque al final no lo ejecutó. Eso sí, Queipo confirmó cómo era Queipo. Y Koestler triunfó en todo el mundo con su Testamento español.