Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 29 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es ENFOQUE 5 Méndez, solo medias palabras La puerta falsa JAIME GONZÁLEZ Las informaciones periodísticas sobre las irregularidades de UGT de Andalucía son tan concluyentes que las medias palabras de Cándido Méndez se parecen mucho a esas tiritas adhesivas que se emplean para aliviar las rozaduras, como si las heridas de su sindicato fueran meramente superficiales y no requirieran tratamiento quirúrgico. La infección ha necrosado tejidos y órganos vitales, entre ellos el de la confianza, que no se cura con apósitos circunstanciales; es más, cubrir ciertas heridas solo contribuye a incrementar la gravedad de la dolencia, con riesgo de que se vuelva irreversible. Las informaciones publicadas por ABC conforman un cuadro patológico que requiere pasar por el quirófano, de forma que el diagnóstico de Méndez obvia lo esencial para centrarse exclusivamente en lo superficial, como si tratara de evitar la intervención con improvisadas ruedas de prensa que no son otra cosa que el reflejo de su propia impotencia. Méndez es consciente de que los procedimientos empleados por UGT de Andalucía no solo son incompatibles con la ética y la estética, sino con las leyes y la realidad social de un país al que la corrupción ha colapsado sus niveles de tolerancia. Y, pese a ello, ha optado por huir hacia delante abriendo la puerta falsa: esa que no conduce a ninguna parte. Las irregularidades de UGT de Andalucía constituyen un relato que agrede por cutre y por obsceno comilonas, viajes, maletas, portanotas, globos y hasta papel higiénico aunque lo más indignante no tenga que ver con las formas, sino con la absoluta y grosera impunidad con la que ha manejado el dinero público, nuestro dinero, el dinero de todos, el dinero que pensábamos iría destinado en su totalidad a las políticas activas de empleo y al que le perdimos la pista en mitad de un océano de facturas engordadas y comisiones del 5 por ciento. Las medias palabras de Méndez no contribuyen a generar confianza, sino a extender las sombras de sospecha y a fomentar la opinión de que los sindicatos se sienten muy cómodos dentro de un sistema que califican de injusto, pero que les sigue permitiendo vivir en la abundancia sin necesidad de rendir cuentas a nadie. EFE Cándido Méndez, a su llegada a la rueda de prensa ofrecida en Madrid, donde volvió a insistir en que UGT asumirá su responsabilidad si se demuestra la existencia de irregularidades. Eso sí, hasta enero, nada.