Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 2 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 67 ¿Quién es el mejor de la historia? Bobby Fischer Él solo derrotó a los rusos y llevó al ajedrez a su mayor nivel de popularidad. En su día fue el gran maestro más joven de la historia, con 15 años, y logró hazañas a las que nadie se ha acercado siquiera, como su serie de 19 victorias consecutivas (sin intercalar ni unas tablas) contra los mejores de su tiempo. En la cima de su carrera, sacaba cien puntos a sus seguidores, otro récord imbatido. Su voluntad de ganar a cada uno de sus rivales incluso con negras solo se ha vuelto a ver con Carlsen. Respiraba ajedrez, lo único que le interesaba en la vida. Magnus Carlsen Muchos creen que es demasiado joven (y aún no es ni campeón) para ser considerado el mejor de la historia. El récord histórico de Elo es suyo, sin embargo, con 2.872 puntos, casi cien más de los que tuvo Fischer y 21 más que Kasparov. Es el único baremo más o menos fiable para comparar jugadores de distintas épocas. Su fuerza, analizada con frialdad, es mayor que la de nadie, aunque deberá completar su currículum para ser considerado el rey absoluto. Su mayor peculiaridad es que, al contrario que Fischer y Kasparov, no se obsesiona con arrasar desde la apertura. Se conforma con llegar a posiciones vivas, jugables, donde aplica su descomunal potencia de cálculo. Dice que el secreto es disfrutar y comprender el juego. Si gana a Anand, igualará a Kasparov como campeón del mundo a los 22 años. Ya fue el más joven en llegar al número 1. EFE MAGNUS CARLSEN NÚMERO 1 DEL MUNDO El Mozart del ajedrez Edad: 22 años Lugar de nacimiento: B rum, Akershus (Noruega) Elo y clasificación: 2.879, número 1 del mundo Palmarés: Jugador más joven en superar los 2.800 puntos (solo seis lo han hecho) y en llegar al número 1, a los 19 años. Es gran maestro desde los 13 años. Campeón del mundo de rápidas en 2009. Puntos fuertes: Juventud, tenacidad, ambición, pegada. Puntos débiles: Inexperiencia en mundiales. Garry Kasparov tema de desempate y a la derrota del ruso, que arriesgó al máximo y también perdió su encuentro sin imaginar que unas tablas le habrían servido para sus propósitos. Poco después, Magnus se dejó sorprender por Hikaru Nakamura, que aplicó una medida casi cómica después de perder varias partidas contra su bestia negra: el estadounidense jugó con gafas de sol y el caso es que logró unas tablas fáciles. La historia tiene más gracia si se tiene en cuenta que algunos acusan al noruego de hipnotizar a sus rivales, a quienes a menudo derrota en posiciones muertas, en las que cualquier otro concedería tablas. Es justo la mayor virtud del aspirante: apurar hasta el último suspiro las partidas, no contentarse jamás con el empate y poner en marcha su trituradora. Entonces, ni los mejores resisten el pulso, aunque alguna vez se ha pasado de rosca. De la capacidad de sufrimiento de Anand, que siempre da lo mejor en los mano a mano, dependerá en buena medida el resultado. Tablas fáciles no va a lograr, a modo de descanso y no parece piense recurrir a una de las cláusulas más polémicas: la posibilidad de pedir aplazamientos por enfermedad, carta blanca que en tiempos Karpov y Korchnoi utilizaron más a la ligera. El Mundial de Chennai repartirá una bolsa de unos dos millones de euros, pero Anand y Carlsen se juegan mucho más que dinero, sobre todo si gana este último, de quien muchos esperan una revolución. El hijo del cambio protagonizó la sucesión más dura que ha vivido el deporte. Necesitó 144 partidas para retirar a Karpov, aunque le robara el título a la edad récord de 22 años. Profesionalizó el estudio de las aperturas con ayuda informática y su librillo aún es codiciado (Carlsen lo fichó, de hecho) Su reinado abarca 15 años, algo en lo que le superan otros, como Emanuel Lasker, campeón durante 27 años, si bien pocos lo admitirían en esta exclusiva lista. Otros candidatos históricos son Capablanca, Alekhine, Morphy, e incluso Karpov, Anand y Topalov. FOTOS: ABC