Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 2 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es PRIMER PLANO 17 A mí no me afecta cumplir años La Reina, a ABC en su 75 aniversario Su deseo permanente de ser útil sin mirar al reloj desde hace 38 años y sus gestos, como la visita que hizo el lunes al Hospital La Paz para apoyar a una investigadora, han disparado la popularidad de la Reina. Hoy cumple 75 años y ha conversado con este diario ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID a Reina cumple hoy 75 años, una edad que asume con toda naturalidad. ¿Que cómo los afronto? Pues como si fueran los 74. A mí no me afecta cumplir años. Estoy encantada y, mientras tenga salud, no tengo problema. Puedo seguir haciendo lo que quiera. Uno nunca se jubila de la actitud Con estas palabras respondió Doña Sofía a ABC el pasado fin de semana cuando se le preguntó por su aniversario. Una fecha que celebrará hoy en Suiza, donde ha viajado invitada por su prima y amiga íntima la Princesa Tatiana Radziwill, aunque no se descarta que visite también a su hija Doña Cristina y sus cuatro hijos, que residen en Ginebra. La breve conversación tuvo lugar en la recepción ofrecida en el Hotel La Reconquista de Oviedo con motivo de la entrega de los premios Príncipe de Asturias. Fue allí mismo donde Doña Sofía coincidió después con el presidente de RTVE, Leopoldo GonzálezEchenique, a quien hacía tiempo que la Reina quería ver para hablarle de un programa de televisión que la tiene obsesionada. L No basta con estar Se trata de Entre todos el programa que conduce la periodista Toñi Moreno y en el que se pone en contacto a quienes necesitan algún tipo de ayuda con quienes están dispuestos a prestarla. No hay tarde que Doña Sofía no se emocione ante una respuesta solidaria. Es algo parecido a lo que ella lleva haciendo desde hace años con la Fundación Reina Sofía, que creó en 1977 con un pequeño capital aportado por ella misma, pero que después, gracias a su capacidad para agitar las conciencias y despertar la generosidad, ha ido creciendo y ha podido ir aliviando las penas de los más desfavorecidos. No basta con estar, es necesario hacer afirma Doña Sofía. Lo principal en nuestra vida es el otro. Ese es el valor. No sólo en la Monarquía. Cualquier familia puede tener ese valor aclara. Y es que lo que le llena la vida es su fundación y los viajes de cooperación. En ellos, se vuelve infatigable: saluda, besa, bromea, sube a la sala de un hospital, baja al comedor de un orfanato, se introduce en una cabaña, baila si es necesario, prueba los brebajes que le ofrecen ante la mirada inquieta de su médico y, sobre todo, pregunta con una curiosidad insaciable. En esos viajes es muy difícil cumplir los horarios. Si con mi presencia puedo contribuir, bendito sea dice ella. Pero la Reina también tiene otra cita fija con la televisión a la que no falla ni un lunes: la serie Isabel Como la protagonista, Doña Sofía tiene tan grabada la Institución monárquica en el ADN que es imposible separar a la Reina de la persona. Igual que Isabel, ella también antepone la Corona a cualquier sentimiento personal. Nacida Princesa de Grecia, está emparentada con casi todas las Familias Reales europeas, pero ella se siente española al cien por cien Es hija, hermana y esposa de Rey y, en su árbol genealógico, hay dos Emperadores alemanes, ocho Reyes de Dinamarca, cinco Reyes de Suecia, siete Zares de Rusia, un Rey y una Reina de Noruega, una Reina de Inglaterra y cinco Reyes de Grecia. ma, las intrigas políticas y algunas decepciones personales. Pienso que he tenido una vida muy movida. Nos hemos movido mucho a lo largo de la vida, y eso es una bendición. Da apertura de mente, dentro de tu cultura, claro, que es la base, pero todas las experiencias enriquecen concluye la Reina. Cuando tenía dos años y estalló la Segunda Guerra Mundial, su familia marchó al exilio. Mi infancia pasó durante la guerra recuerda pero de la guerra no me acuerdo de nada. Yo era muy niña, oía sirenas y ya está En los cincos años que la Familia Real griega pasó en el exilio, donde nació su hermana, la Princesa Doña Irene, vivieron en 22 residencias distintas. Cumpleaños ¿Que cómo afronto los 75 años? Pues igual que los 74... Mientras tenga salud, no tengo problema. Uno nunca se jubila de la actitud Cuando vivíamos en Suráfrica, en un año cambiamos once veces de casa. Para mis padres debió ser muy duro afirma Doña Sofía. Al regresar a su país, se encontraron una Grecia destruida por las guerras que Doña Sofía recorrió acompañando a sus padres. Un Rey debe estar siempre donde está su pueblo le decían y, desde entonces, no ha hecho otra cosa. Las primeras filmaciones que se conservan de la Reina son de aquella época, del entierro de su tío, el Rey Jorge, que falleció el 1 de abril de 1947, y a quien sucedió Pablo I, padre de Doña Sofía. Después llegaron los cuatro duros años del internado alemán de Salem, donde conoció una vida dura, exigente y rigurosa y aprendió a ser solo Sofía. Regresó a Grecia, donde estudió Puericultura, y un soleado 14 de mayo de 1962 se casó por amor con el Heredero de una Monarquía en el exilio, un joven apuesto y divertido que en aquel momento sólo podía ofrecerle un futuro incierto. La sorpresa A su prometido le había conocido en agosto de 1954 en el crucero Agamenón en el que participaban ochenta Reyes y Príncipes, invitados por la Familia Real griega. Pero en ese momento los dos eran demasiado jóvenes para fijarse el uno en el otro y hubo que esperar hasta el 8 de junio de 1961 para que volvieran a coincidir en la boda de los Duques de Kent. A partir de ese momento, todo fue muy deprisa. El primero en advertirlo fue el Príncipe Constantino de Grecia, que avisó a sus padres, los Reyes Pablo y Federica: Preparaos por si hay sorpresas: Juanito, el chico de los Barcelona, está muy asiduo con Sofía. Y a ella no parece que le desagrade Tres meses después, el compromiso matrimonial del hijo de los Condes de Barcelona con la Princesa Sofía de Grecia se anunció en Lausana, en la La solidaridad Lo principal en nuestra vida es el otro. No sólo en la Monarquía. Cualquier familia puede tener ese valor afirma la Reina Intrigas y decepciones Sin embargo, la vida de Doña Sofía no puede calificarse de palaciega. Por el contrario, ha estado marcada por las emociones fuertes desde que nació. Ha conocido los horrores de las guerras, el exilio, la restauración de dos Monarquías, dos golpes de Estado (uno en Grecia y un intento en España) el contacto con el dolor y la pobreza extre- Su apoyo Si con mi presencia puedo contribuir en labores de cooperación, bendito sea