Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 ABCdelOCIO VIERNES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es ABC C ine La belle epoque VIVIR ES FÁCIL... Dirección: David Trueba. Con: Javier Cámara, N. de Molina... OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE Natalia de Molina, Francesc Colomer, David Trueba y Javier Cámara ABC David Trueba No nos dejemos vencer por la época que nos toca vivir El madrileño dirige Vivir es más fácil con los ojos cerrados DAVID MARTOS U no de los versos de Strawberry Fields Forever la canción que John Lennon compuso en 1966 hablando de su niñez, dice que living is easy with eyes closed vivir es fácil con los ojos cerrados) y ese es el título que David Trueba ha escogido para su nueva película. Una cinta que habla sobre el mito de Liverpool y sobre aquellos revolucionarios años sesenta, que pillaron a España enfangada en sí misma. Es una frase que viene a decir que eludiendo la realidad es más fácil tirar hacia delante, ignorar las cosas que te pasan. Pero como todos los diagnósticos, también es una invitación a no hacerlo descifraba Trueba durante su charla con ABC en el pasado Festival de San Sebastián, donde la película concursó en sección oficial. Vivir es fácil... cuenta la historia de Antonio, un profesor de inglés de Albacete que utiliza las canciones de Los Beatles para enseñar inglés a sus alumnos. Ese hombre decide, un buen día, saltarse la jornada de trabajo en el colegio para marcharse a Almería a conocer a John Lennon, que está rodando una película en el desierto de Tabernas. Por el camino, el personaje al que da vida Javier Cámara se topa con dos autoestopistas inesperados: la joven Natalia de Molina y el aún más joven Francesc Colomer Pa Negre Los tres terminan embarcados en un largo viaje en coche hacia el mar para pedirle a Lennon que, a partir de entonces, los Beatles incluyan en sus discos las letras de las canciones. La anécdota del profesor real que se fue a buscar a Lennon cuando estaba en Almería cayó en mis manos por una entrevista en un periódico. Se celebraban 40 años de la visita de Lennon a España y se reunieron personajes de ese momento. Se quedó en mi cabeza la idea de saber qué mueve a alguien a hacer ese viaje, las ganas de dar las gracias a quien le sirve de instrumento para enseñar explicaba el cineasta, que luchó para que un par de temas de los Beatles aparecieran en el metraje. Fue una batalla inacabable. Conseguir que los chicos del principio de la película recitaran Help! y que al final de la película sonara Strawberry Fields Forever son cosas que no están al alcance de una película española, y si lo logramos fue porque peleamos mucho Un cine de la felicidad Vivir es fácil... es una película vitalista, con unos personajes que se ayudan, que intentan mejorar el día a día de quienes están a su alrededor. Podemos decir que es un cine positivo. Es una apuesta por la alegría de vivir, habla de la persecución de los sueños, de no dejarnos vencer por la época que nos toca vivir. Solo con la elección del tema, del tono de la película, ya estamos lanzando un mensaje. En una época en la que parece que todas las puertas están cerradas... hay que seguir pensando que épocas difíciles ha habido muchas, y más en la historia de España, y de todas se ha salido gracias al esfuerzo de gente anónima decía el director de Madrid 1987 o Soldados de Salamina Estamos en un momento muy difícil como país continuaba el director madrileño, y quizá en el cine doblemente, porque pertenecemos a una nación que nunca ha tenido muy claro si quiere tener una industria de cine o no. Debemos aprovechar las oportunidades que hay, hay que hacerlo y no quejarse ni pedir más. Es lo que hay ay algo de belle epoque en esta mirada de Trueba a un pasado que la nostalgia nos sugiere reciente (o al revés, que por reciente nos sugiera nostalgia) y al que el director le aplica la ley natural de lo cercano, lo propio, lo bien mirado. A mediados de los 60, la carretera despoblada de una España que despierta reúne a tres personajes también en su metafórico despertar: un maestro de escuela que enseña inglés a los niños ¡inglés en los tiempos del francés! con las canciones de los Beatles, a un muchacho que huye de la opresión de un padre de postguerra y a una joven que se niega a aceptar el insano ritual previsto para solteras embarazadas. Tres rebeldes cuya rebeldía es un grumo de vitalismo, ingenuidad y horizonte que la película se esfuerza en colorear con espíritu machadiano y con un sentido del humor tan blanco y generoso como su personaje central, que interpreta Javier Cámara tan desde dentro, el ideal, que contagia un particular estado de ánimo a todos los que viven en la película, a los dos lados de la pantalla. David Trueba se fía de su memoria, o de su intuición, y limpia el aire alrededor de su historia, y se busca un subterfugio para que ese aire limpio tenga sentido con un sinsentido: visitar a John Lennon mientras rodaba en el desierto de Almería Cómo gané la guerra de Richard Lester. El viaje, esa urgencia por avanzar, por dejarse algo atrás, es la película, y los paisajes exteriores e interiores de sus protagonistas son el sostén de la trama llena de anécdotas, sentimientos, circunstancias que nos cuentan con cierto espíritu cuéntame los pormenores, sabores y sinsabores del lugar y la época, sin quitarles la alusión de sus sombras, pero tampoco la ilusión de sus luces. El trabajo de Javier Cámara es homérico, y contamina todo lo demás, especialmente a los otros dos jóvenes actores, Natalia de Molina y Francesc Colomer, que crecen en su itinerario; y es un acierto el inmiscuir en esta historia dos arquetipos que adquieren hoy una gracia especial, el catalán simpático mundeado y solidario que interpreta Ramón Fontserè y el franquista de cómic que borda Jorge Sanz. Con qué lucidez y sentido del humor desenmascara David Trueba el empeño de reunir en una idea dos conceptos imposibles, memoria e historia. H