Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es ABCdelOCIO 79 Nick Nolte A sus 72 años el actor de El cabo del miedo La delgada línea roja o El luchador interpreta en un discreto papel a Donal Fitzgeral, un antiguo amigo de Jim (Robert Redford) que le aportará contactos y consejos en su intento de escape Brit Marling Una de las chicas de moda en Hollywood escribe, protagoniza y dirige películas como The East estrenada hace unos meses En la cinta de Redford es Rebecca Osborne, una joven que guarda importantes conexiones con la trama Un Redford sin redondear PACTO DE SILENCIO Dirección: Robert Redford. Con: Robert Redford, Shia LaBeouf. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR El cuarto poder Nunca he sabido si los medios aceptan las críticas de aquellos que no pertenecen a su mundo Referencias Hay dos historias que amaba de niño, El fantasma de la Ópera y Los miserables nes por corderos (2007) ahora Redford otra vez recurre a la figura del reportero para narrar los pecados y virtudes de su país. Hay dos historias que amaba cuando era niño El Fantasma de la Ópera y Los Miserables El personaje de Shia es el inspector Javert y yo soy Jean Val Jean porque mi personaje va a la cárcel por hacer algo que esta mal, luego cambio mi identidad para salir de prisión, tengo a mi hija, que lo es todo para mí, y, de pronto, aparece alguien en mi cola que quiere sacar partido de mi secreto. Ésa es la complejidad que a mí me deslumbró Agenda ideológica. Jamás ha sido Robert Redford un hombre tímido a la hora de ventilar sus ideas políticas, de hecho en la mayoría de los filmes que participa, como actor o director, hace hincapié en ellas. Películas como Todos los hombres del presidente sobre el caso Watergate, y Un lugar llamado Milagro acerca de la indiscriminada explotación del agua en Nueva México, son temas que animan históricamente la agenda ideológica de un liberal de Hollywood como Robert Redford, que alcanzan su máxima expresión en Pacto de silencio Todos esos títulos que mencionas me ayudaron a dar formar a esta cinta. Participé en ellos por razones determinadas relacionadas con áreas específicas. Ahora he tenido la oportunidad de combinar todo dentro una misma historia. Pacto de silencio son muchos géneros dentro de un mismo marco, por un lado es suspense, por otro acción, por otro lado es un filme político. He tratado de hacer tres películas en una El protagonista junto a su hija en el filme, Jackie Evancho ber cómo y cuál va a ser su reacción si ellos se sienten amenazados, de eso trata este filme. Internet ha alterado tan drásticamente el paisaje del periodismo que uno no sabe dónde encontrar la verdad. Desde la derecha y la izquierda nos martillean asegurando que están en posesión de la verdad, ABC mientras el público empieza a estar harto de ambos y da la espalda. Hasta dónde puedes llegar por conseguir algo que ya no tienes, ese es el personaje de Shia Tal como exploraba la invasión a Afganistán, a través de los ojos de una escéptica periodista de televisión, en Leo- edford es un hombre comprometido, comprometido con su tiempo, su causa y fiel a sus ideas. Cada vez que escoge una idea la intenta llevar hasta el final, sin traicionarse ni hacerlo con los suyos, en una actitud que es encomiable pues resulta coherente. Parece (todos dicen que lo es) un tipo honesto, pero en sus trabajos hay temas que chirrían, en un aspecto o en otro, de forma superficial pero también en términos profundos. Cada vez que vemos algo de Redford (incluida su Gente Corriente que produjo una de los mayores fiascos de los Oscar) da la sensación de que sus proyectos son más ambiciosos de lo que luego él es capaz de plasmar sobre el terreno. Ya sucedió con Leones por corderos que de largo era la mejor trazada y, sin embargo, no acabó de lograr un producto redondo a pesar del ingenioso planteamiento. Aquí, los materiales defectuosos son más notorios. El tema parece muy alejado del hoy en día, una especie de disculpa sobre el terrorismo acompañado de un arrepentimiento tardío que suena a hueco. Las dos temáticas se quedan a medio camino y el proyecto parece acabar en una vía muerta, como si Redford no fuese capaz de llegar más allá, perdido en el laberinto que él mismo ha creado. Por supuesto, el fuerte del trabajo del mítico actor está en el reparto coral, plagado de estrellas a cual más brillante, incluida la nueva musa indie, Brit Marling, probablemente la escogida para ser su sucesora en esta continua defensa de las causas sociales. Empero, también en el reparto hay fallos, y son importantes: el mismo Redford, elegido a sí mismo como protagonista. Ni concuerda la edad ni el personaje. Resulta un tanto embarazoso ver el destrozo que la edad y los intentos de arreglos han hecho en él, en una imposible continuidad por ser creíble delante de la cámara, él que tanto ha sido. El cebo es Shia Laboeuf, un chico que de la nada ha pasado a encumbrarse como uno de los actores que más dividendos da y, como tal, se ha convertido en uno de los hombres más influyentes de Hollywood. Si se mete en un proyecto, es que es importante. Este lo es, pero no tanto como este nuevo Rey Midas y el antiguo, el propio Redford, pensaban. R