Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2013 abc. es AGENDA 61 NECROLÓGICAS MANUEL MORTE MÚJICA (1919- 2013) PRIMER PADRE BLANCO ESPAÑOL E El padre Manuel Morte Mújica nació en Villafranca de Ordicia (Guipúzcoa) en agosto de 1919 y falleció el 25 de octubre en Madrid. Apasionado por el Evangelio y por África, comenzó su ministerio sacerdotal en Mozambique como primer padre blanco español. En 1970 fue nombrado superior de la Casa General de los Misioneros de África. Terminó su vida misionera en Burkina Faso, de donde trajo su arte y su cultura a España. l pasado 25 de octubre, a sus 94 años, el padre Manuel Morte Mújica, miembro de la Sociedad de Misioneros de África, emprendía su último viaje hacia la Casa del Padre, que le había llamado a la Misión en África cuando tenía 21 años. Nuestro fundador, el cardenal Carlos Lavigerie, arzobispo de Argel, quiso que la vestimenta de sus misioneros fuese la gandura árabe, como una forma de inculturación, de ahí que se nos llame popularmente Padres Blancos El padre Manuel Morte nació en Villafranca de Ordicia (Guipúzcoa) en agosto de 1919. Conoció a los Padres Blancos en Francia, años antes de que estos se establecieran en España, en septiembre de 1948, y comenzó el noviciado en Maison Carrée (Argelia) en julio de 1941. En 1945 pronunció su juramento misionero como testigo de Jesús en el mundo africano hasta la muerte. Ordenado sacerdote en Thibar (Túnez) el 6 de mayo de 1946, fue enviado a Saint Laurent d Olf, en Francia, como profesor en el seminario de los Padres Blancos. Cuando decidieron fundar la congregación en España, Manuel se convirtió en correa de transmisión, acompañando al padre Van Volsen en sus desplazamientos por España y Portugal, con objeto de captar la benevolencia de los obispos. Iban provistos de cartas de introducción firmadas por el superior general. En una ocasión, cuenta el padre Morte, el señor obispo, a quien habían entregado el documento, se lo devolvió diciendo: Tenga Ud. La carta, que le podrá servir para presentarla a otro obispo... Apasionado por el Evangelio y por África, el joven Manuel comenzó su ministerio sacerdotal en Mozambique el 1 de mayo de 1948, en la diócesis de Beira, entre los wabarues. Durante siete años llevó a cabo una actividad pastoral y educativa que le marcó para el resto de su vida. En 1955 es enviado a España para ayudar al establecimiento de la Sociedad Misionera en nuestro país, desempeñando una intensa actividad de animación misionera. A comienzos de los años sesenta impulsó la apertura del Seminario de Filosofía Africanum en Logroño, para la formación de fu- turos misioneros. Es 1964 es elegido primer provincial de los Padres Blancos en la Península, contribuyendo a establecer las bases de nuestra presencia en España. En 1970 marchó a Roma, como superior de la Casa General de los Misioneros de África. En 1975 vuelve a África, esta vez a Burkina Faso, en donde sirvió, como secretario del obispo de Ouahigouya. A su vuelta a España ejerció su ministerio en Barcelona, desde donde hizo presente en España la belleza y originalidad del arte africano. La vida misionera del padre Morte se podría resumir en dos facetas: llevar el Evangelio de Jesús a África y traer la cultura africana a España. En su misión en Mozambique y Burkina Faso, él dio testimonio de su fe tranquila y segura en Jesús. En sus exposiciones de arte africano por toda España trajo a nuestras tierras el alma y la cultura africanas, simbolizadas en las máscaras y esculturas que compraba a artistas africanos en sus visitas a los mercados de Dar es Salaam, Dakar y Kinshasa. Manolo Morte, como familiarmente le llamábamos, era un hombre alto y fuerte. Su profunda humanidad y su gran sentido del humor le hizo ganarse multitud de amigos, a los que siempre ha sido fiel. Por todo ello, Manolo ha sido un referente, una piedra angular para los padres blancos españoles y para todas las personas que han tenido la dicha de encontrarse con él. Pero la edad no perdona, de ahí que poco a poco en los últimos años se viera obligado a vivir una situación de dependencia. El padre Manuel Morte se ha marchado a su misión definitiva, dejando entre nosotros, compañeros, familiares y amigos un vacío y al mismo tiempo un recuerdo imborrable. El próximo miércoles, 6 de noviembre, a las 20 horas, celebraremos una misa en su memoria. El funeral se celebrará en la Parroquia del Santísimo Sacramento, calle Alcalde Sainz de Baranda, 3, de Madrid, muy cerca de la calle Menorca, donde hemos tenido nuestra residencia hasta el pasado mes de abril. JOSÉ MORALES MISIONERO DE ÁFRICA NIGEL DAVENPORT (1928- 2013) EL DIFÍCIL OFICIO DE ACTOR INGLÉS SECUNDARIO P Nigel Davenport nació en Cambridgeshire, Inglaterra, el 23 de mayo de 1928 y falleció el 25 de octubre. Actor de teatro, televisión y cine. Interpretó papeles secundarios en películas como Mirando hacia atrás con ira o Carros de fuego ara ser actor se necesita un buen puñado de cualidades, pero para ser actor inglés lo que se necesita, además de cualidades, es tener de nacimiento el carnet del club. Y ese cromosoma especial acompañado de voz, traza y personalidad puede convertir al afortunado en actor inglés protagonista, aunque lo que tiene auténtico mérito es ser, mantenerse, de actor inglés secundario: para estar en el paisaje de la escena y el cine inglés sin que te escupa fuera hay que ser no un actor, sino un actorazo. Se ha muerto Nigel Davenport a los ochenta y cinco años, pero su gran mérito es haberse mantenido en ese exclusivo paisaje de la escena y el cine británicos durante toda su vida y dándole sentido a esas tres palabras que son fuerte actor de carácter, que nada tiene que ver si se las descoloca: actor de carácter fuerte. El actor británico, como el vino, necesita algunos años de madera (tablas) y Davenport las tuvo, como es natural, con Shakespeare antes de entrar al cine por la puerta natural: el free cinema y las co- medias de la Ealing, con los títulos que hoy son un emblema, como Mirando hacia atrás con ira El fotógrafo del pánico o Viento en las velas justo antes de hacerse amigo de Tomas Moro (Paul Scofield) en Un hombre para la eternidad Probablemente, sus necrológicas pongan el acento en su papel de miembro del Comité Olímpico en Carros de fuego esa película que en cuanto escuchas su música empiezas a trotar... Davenport trabajó también en el cine español, primero con Gonzalo Suárez, en La regenta en 1974, y hace apenas quince años, en 1998, tuvo un papel estelar en La vuelta de El Coyote de Mario Camus, donde interpretaba al padre de José Coronado, y que no aparecerá en la orla de su filmografía. Su relación con España fue no sólo profesional, pues vivió en Ibiza durante casi diez años con su segunda mujer, la actriz Maria Aitken Un pez llamado Wanda y con su hijo, Jack Davenport, también actor. OTI R. MARCHANTE