Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 CULTURA LUNES, 28 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es cultura ABC LOU REED, LEJOS DEL LADO Muere el gran icono maldito del rock El neoyorquino, fundador de The Velvet Underground, fallece a los 71 años DAVID MORÁN BARCELONA E n una de sus vistas a España, allá por el 2002, Lou Reed (Nueva York, 19422013) recibió a los periodistas con una imagen insólita: su rostro de gárgola, cemento armado esculpido como los surcos de un disco de vinilo, en completa armonía mientras practicaba taichí en la terraza del hotel. El profeta del wild side, el hombre que firmó Heroin y Vicious había aparcado por fin los excesos para desandar el lado salvaje de la vida. Soy un triunfo de la medicina moderna proclamaba hace pocos meses, mientras se recuperaba de un transplante de hígado. Soy más grande y más fuerte que nunca añadió en una de sus últimas declaraciones. Un inmejorable epitafio para un Lou Reed que falleció ayer en Nueva York a los 71 años y que pasará a la historia como uno lo de los más grandes y fuertes referentes de la música popular de las últimas cuatro décadas. Ya no sé adónde voy, pero voy a intentar ser el rey si es que puedo, porque eso me hace sentirme un hombre cantaba Reed en el 67, mientras el rock andaba de resaca perpetua con la psicodelia alucinógena y la cultura hippie daba sus últimos coletazos. Cuarenta y cinco años más tarde, Reed, el músico que ensanchó los márgenes del rock con su ambición literaria y las enseñanzas de la vanguardia neoyorquina, es el rey muerto para el que todavía no se adivina ningún rey puesto. Hablar de Lou Reed es, en efecto, hablar de vanguardia, adicciones, innovación, malditismo y perversión, sí, pero también de un artista que, hábilmente escabullido de cualquier etiquetaje genérico, siempre vio en el rock un elemento de transgresión y, sobre todo, de supervivencia. Aún hoy, en el día de su muerte, habrá quien le siga recordando como aquel joven airado que fundó junto a John Cale The Velvet Underground, banda que a finales de los sesenta no solo conquistó la Factory de Andy Warhol y arrojó una gruesa capa de cemento y oscuridad en el terreno de juego del rock, sino que inspiró directa o indirectamente las carreras de Sonic Youth, R. E. M, David Bowie, Iggy Pop, Talking Heads, Television y un larguísimo etcétera. A Lou Reed, es cierto, siempre le ha perseguido la sombra de aquel primer disco, The Velvet Underground Nico que en su día fue un fracaso comercial y que hoy celebramos como uno de los discos- -cuando no EL disco- -más influyente de la historia del rock, pero eso nunca pareció condicionar su carrera en solitario. Así, después de publicar White Light White Heat (1968) The Velvet Underground (1969) y Loaded Loquillo Todos quisimos ser Lou Reed odos hemos querido ser Lou Reed, y el que diga lo contrario miente. Ha sido el artista que más ha influido en el rock español en los últimos cuarenta años. Fue fundamental en esa España de la transición. Sus discos eran el icono de la época. Fue un creador que abría caminos. Todos hemos querido ser Lou Reed, porque llevó el sentimiento underground y representó la contracultura y el rock como arma artística y transgresora. Toda mi generación ha crecido con él. Todos hemos querido componer como él, T hemos buscado esa estética, imitada hasta la saciedad, como por ejemplo hizo Ramoncín. Yo quise aprender a cantar por Burning, que era una consecuencia de Lou Reed, y con eso está todo dicho. Mis quince años son Lou Reed. El tema Coney Island Baby es el que más he bailado agarrado con una chica, era perfecto con sus más de cinco minutos... Y el Rock n Roll Animal marcó mi adolescencia, y la estética de color negro y las patillas cortadas por encima de la oreja. Todos quisimos ser él.