Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 SOCIEDAD LUNES, 28 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es sociedad ABC Los samaritanos de Cisjordania importan mujeres rubias y vírgenes para evitar su desaparición Caravana de mujeres para Israel SUSANA MENDOZA CORRESPONSAL EN JERUSALÉN L a comunidad samaritana de Israel y Cisjordania es una de las más pequeñas del mundo, con apenas 750 miembros repartidos en varias comunidades. La más grande está situada junto a la ciudad de Nablús en Cisjordania, en el pueblo de Luza, habitado únicamente por familias samaritanas. Aunque los samaritanos tienen las mismas raíces históricas y étnicas que los judíos, sus costumbres difieren en la interpretación de la Torá. El principal problema de esta comunidad ahora es el mermado número de adeptos, ya que hasta ahora no era posible la conversión. Los matrimonios endogámicos daban lugar a un alto número de problemas genéticos como retraso mental, sordera y ceguera, entre otros. Para paliar el problema, al que además se suma un bajo porcentaje de nacimientos femeninos, los cohanim (sacerdotes en hebreo) llegaron a la conclusión de que hacía falta importar mujeres de otros países. El lugar elegido por los sacerdotes fue Ucrania. Allí las mujeres son muy guapas y además son pobres, así que están dispuestas a acogerse a las estrictas reglas de nuestra religión comentó Yousef Cohen, uno de los sacerdotes samaritanos, a ABC en su casa de Luza. Ahora mismo tenemos cinco mujeres de Ucrania y dos de Turquía y estamos buscando más. No forzamos a nadie, vienen porque ofrecemos una buena vida, casa, dinero dijo Cohen quien recuerda la dura vida de los sa- El sacerdote Yousef Cohen con su nuera ucraniana, Natasha maritanos. Para los judíos somos árabes y para los árabes, judíos. Ahora no vamos a permitir nuestra extinción El mismo Yousef casó a uno de sus hijos con una joven ucraniana con la que contactó por Facebook hace dos años. El sacerdote, que fue uno de los impulsores de estos matrimonios, afirmó que prefieren mujeres blancas y a ser posible rubias y vírgenes. Sabemos que nuestras reglas pueden resultar duras para las extranjeras pero les avisamos antes de venir ABC Ser samaritana no es fácil. Igual que en el Judaísmo ortodoxo, las mujeres que estén menstruando no pueden tocar ni ser tocadas por otro hombre durante siete días y deben dormir en camas separadas. Tampoco permiten siquiera que se sienten en las sillas normales, sino que deben usar otras diferentes durante esa semana. Tras el nacimiento de un hijo las mujeres no pueden salir apenas de la habitación y nadie puede entrar con ellas hasta que concluyan los cuarenta días.