Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Las víctimas exigen Justicia Análisis LUNES, 28 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ABC La concentración de la plaza de Colón se convirtió en un clamor en defensa de la dignidad de las víctimas BELEN DIAZ Partido en dos DAVID GISTAU L a presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, hizo ayer un inmenso favor a Mariano Rajoy. Con que hubiera incorporado a su discurso un solo renglón que hiciera chispa, el ambiente en los Jardines del Descubrimiento, volátil en su predisposición contra el Gobierno, en la sensación de orfandad que muchos asociaron sin ambages con la palabra traición, habría fluido hacia una ruptura demoledora para el PP y para su monopolio de la causa moral de las víctimas. Pedraza hizo referencias a los errores por omisión Atribuyó a las asociaciones de víctimas la condición de último dique de contención de la dignidad, como si el Estado y los partidos políticos hubieran dejado de serlo después de una gran deserción sincronizada. Pero no llegó a colisionar explícitamente con Rajoy como sí lo hizo con Estrasburgo o Zapatero, e incluso mandó callar a algunos de los asistentes más temperamentales que afeaban al presidente su ausencia y lo acusaban a voz en grito de traidor. El paisaje humano recordaba al de las grandes movilizaciones contra Zapatero, sólo que dad de que el PP se parta en dos mitades antagónicas como consecuencia de los grandes asuntos no económicos que tienen a Rajoy abrumado, reaccionando apenas para hacer con algunos roles políticos cambiados. Quién maniobras de salón como las que le permitiesabe, si no cambia la tendencia sentimental, ron controlar los daños en la concentración si no será el PP de Génova el que acabará bus- de Colón mediante entrevistas apaciguadoras cando en estas muchedumbres alguna ban- en Moncloa. El descontento interno se hace dera invalidante sobre la que cerrar el zoom evidente con imágenes como la de Consuelo de la cámara. Pedraza logró que el escenario, Ordóñez, hermana de uno de los ausentes más emocionalmente roto después de los escalo- sentidos del PP, cuando ingresó en la plaza friantes relatos personales de algunas vícti- portando en alto, con rictus procesional, una mas, no irradiara hostilidad a Monpancarta que echaba la culpa incloa y Génova. Pero ésta era pera del Ataques al PP distintamenteAllos gobiernosemceptible entre el gentío. Los PSOE y el PP. PPSOE, por ¡Vosotros no! plear el híbrido de siglas que ha herepresentantes del oficialismo, ¡Jaime Mayor y cho fortuna extramuros del biparcomo Arenas, Floriano y Pons, se María San expusieron lo menos posible, pertidismo. La escalada verbal y la tenGil! gritaron sión son tales, que, ayer, un manecieron casi ocultos en un corralito que los separaba de la masa diputado del oficialismo le dijo a algunos a de la concentración. Aun así, tuun compañero crítico que lo que Oyarzábal vieron que soportar una penitenquieren él y los suyos es un golpe cia de insultos en lo que tardaron con los tanques en la calle: que ese en transitar por un corredor vallado que em- anhelo está detrás de la oposición interna a pezaba en la esquina de Jorge Juan. Iban ca- Rajoy. bizbajos, atónitos. Los increparon hasta jóveLa salida fue aún más difícil para los cargos nes miembros de la seguridad de la AVT que de Génova. Se repitió la increpación a lo largo iban vestidos con chalecos reflectantes. Mu- de todo el pasillo, con el agravante de que, al cha más saña hubo con Oyarzábal o todo lo final, en la esquina de Serrano y Jorge Juan, que evocara el PP vasco. A todos ellos, la pri- aguardaban sin mezclarse un grupúsculo de mera línea de la concentración les gritaba: extrema derecha y algunos miembros de VCT ¡Qué mierda de derecha! ¡Vosotros no! que exploraron formas más groseras del in ¡Jaime Mayor y María San Gil! Y entonces sulto y gritaron los lemas más hirientes de la apareció Jaime Mayor, aclamado como si su mañana: ¡Rajoy, marioneta, te va a votar la sola presencia hubiera alterado las energías ETA! negativas del auditorio. Ay, si Pedraza llega a encender aunque sólo Cada vez está menos soterrada la posibili- fuera una chispa...