Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es madrid MADRID 87 LA UNA Y MEDIA JESÚS HIGUERAS LA HUMILDAD Es una condición necesaria para poder relacionarnos con Dios y con los demás H Luz Casal no pudo faltar al concierto benéfico contra el cáncer del mama FOTOS: VÍCTOR LERENA Música y esperanza para seguir luchando El Palacio de Deportes vibró ayer con un concierto estelar en beneficio de la AECC IGNACIO SERRANO MADRID Con el optimismo, la esperanza y las ganas de vivir por bandera, el concierto organizado por Cadena 100 en beneficio de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) para contribuir a la lucha contra el cáncer de mama, fue una gran fiesta de principio a fin. Y es que fueron muchísimas las artistas que participaron, por supuesto Luz Casal entre ellas, quien, espléndida y vestida de un modo muy estiloso y jovial, abrió el recital con Piensa en mí acompañada de un piano. Un momento muy difícil de superar en la velada, que sólo acababa de empezar. Bienvenidos a esta celebración solidaria dijo al público- Celebramos nuestro apoyo a la lucha contra el cáncer, y también que hay profesionales que consiguen que haya nuevos fármacos para combatirlo Y lo celebró por todo lo alto, dando un avance de su próximo disco, Almas gemelas Después se sucedió el torrente de estrellas con las artistas mencionadas, pero a dúo con chicos no menos estelares: Melendi con Paula Rojo, Pablo López con Malú, Paco Cifuentes con Rozalén, Manuel Carrasco y Nena Daconte, Andrés Suárez y Vanesa Martín, el ex Pereza Rubén Pozo y Efecto Mariposa, Carlos Rivera junto a Chenoa, el argentino Coti con Rosario, y Efecto Pasillo acompañaron a su paisana Rosana. El broche de oro lo pusieron todos juntos sobre las tablas para cantar Color Esperanza un mensaje para recordar todos los días. Rosario, durante su actuación Daconte, una de las más aclamadas ay que reconocer que fuera del ámbito espiritual la virtud de la humildad sigue estando muy mal vista, de tal modo que casi todos experimentamos un cierto rechazo cuando se nos pide que tengamos una conducta humilde. Sin embargo Jesús propone una parábola a sus discípulos en la que enseña cómo la humildad es condición necesaria para poder relacionarnos con Dios y con los demás. Está muy equivocado aquel que piensa que ser humilde supone una actitud triste o apocada ante la vida. La persona humilde es muy consciente de su debilidad, pone toda su fuerza en el Señor y lleva adelante con alegría y empeño todos los retos que la vida le propone. La persona humilde no necesita compararse con nadie, pues es consciente que cada ser humano es único con un valor grandísimo ante los ojos de Dios, incluso él mismo se sabe querido por el Señor en medio de sus pobrezas o pecados, pues entiende que el amor de Dios es como el amor de un padre o una madre. La persona humilde siempre crecerá en su interior, pues no le importa ser sincera, vivir en la verdad e incluso dejar que otros puedan corregirle. Basta recordar la invitación de Cristo para pedir al Señor la gracia de vivirla, pues Jesús dice aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y encontrareis vuestro descanso No dudemos que la humildad es el único camino que nos permitirá ser felices en la tierra para después serlo en el Cielo.