Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURA DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es cultura ABC UN HÉROE CONTROVERTIDO Historia inédita de Francisco Pizarro: la humanidad puede con la leyenda negra Carmen Martín Rubio ultima una biografía que demuestra su carácter de estadista y su papel decisivo en la economía del siglo XVI JESÚS GARCÍA CALERO MADRID Francisco Pizarro es tal vez el más controvertido de los descubridores por la leyenda negra. Audaz y determinado en sus hechos de armas, la historia no le perdona que a un tiempo colonizara el riquísimo imperio de los incas y ajusticiara al emperador Atahualpa ni que tuviera que librar batallas contra sus subordinados (el resentido Diego de Almagro) o participar en el arresto y ejecución de Núñez de Balboa fue su lugarteniente en el descubrimiento del Pacífico, en 1513 por orden del gobernador Pedrarias Dávila. Y sin embargo, la imagen que el mundo tiene de Pizarro bien merece una revisión, sobre todo a la luz de las cartas que escribió, poco conocidas y en las que se refleja una figura mucho más compleja, la de un estadista con sentimientos y escrúpulos ante las decisiones difíciles que debió afrontar, y también con algunas ideas muy claras que se convertirían en las virtudes fundacionales del Nuevo Mundo hispano, como la apuesta por el mestizaje, el mandato (a la postre fracasado) de tratar bien a los indios y la pacificación. Eso es lo que asegura la historiadora Carmen Martín Rubio, que ultima una biografía sobre el conquistador, que aparecerá el próximo año y está llamada a cambiar estos prejuicios. Según sus conclusiones, antes de juzgarle no debemos olvidar que Pizarro viene de una cuna humilde. Aunque pertenece a una familia aristocrática de Trujillo fue rechazado por su padre. Tal vez ese hecho influye en el afán de superación que gobierna toda su biografía comenta la historiadora. Pizarro es hijo ilegítimo, se cría con su madre y su abuelo maternos, campesinos y roperos. Es un niño que no aprende a leer. Se conserva la partida de bautismo y allí se le consigna como Francisco González, con el apellido de la madre. No llevará el apellido de su padre hasta los 12 años. Cuentan los cronistas nos recuerda Martín Rubio que Conquista cruel Las ejecuciones de Atahualpa y Almagro pesaron, mezcladas con el oro del Perú, en la idea de la crueldad asociada a la conquista de Pizarro. Es tiempo de revisar esto. un día su abuelo paterno lo vio jugando en la calle y se dio cuenta del parecido con él y con su hijo, y convence a su hijo para que le dé apellido. El padre nunca quiso saber nada de él. Ni le menciona en el testamento La vida de los conquistadores es pura adrenalina, su sangre y su siglo corren aceleradamente por biografías vertiginosas. Pizarro viaja a Italia a los 17 años, lucha en los Tercios junto al Gran Capitán y aprende la ciencia militar. Al comenzar el siglo XVI viaja a América. En 1513 le tenemos junto con Vasco Núñez de Balboa, descubriendo el Pacífico, en una expedición cuyo quinto centenario conmemoramos y en la que oye por primera vez hablar del rico reino del Birú. En 1526 comienza a buscar el mítico imperio y en 1534 toma Cuzco, tras una Retrato del conquistador del Perú, Franciso Pizarro ABC Historia de un amor Cuando conquista el Perú ya es un hombre maduro, con más de 50 años. Atahualpa le regala una princesa, Quispe Sisa, de 17, hija de la cacica de Guayalas, luego bautizada como Inés Guayalas. Con ella tiene dos hijos (uno muere) Llega un paje al servicio de Pizarro, que debía ser muy esbelto y guapo. La princesa inicia una relación con el joven y Pizarro, lejos de dejarse arrastrar por la cólera, permite que Quispe Sisa se case con el joven. Desde luego, según Carmen Martín Rubio, esa no es la reacción de un hombre intemperado que se deja arrastrar por su cólera. Al contra- Enriquece a la Corona La corriente de oro de Perú y Charcas, que inunda Europa y funda el capitalismo, mana de su Gobierno rio, la historiadora destaca que los cronistas no reportaron de Pizarro los excesos amatorios que sí se relataban de otros conquistadores. Decide entonces casarse con otra princesa, la bellísima Cuxirimay Ocllo, bautizada Angelina Yupanqui, que había sido esposa del Inca Atahualpa. Con ella tuvo otros dos hijos, cuando ya contaba 61 y 62 años, poco antes de morir. Lo que queda claro, según la autora de la nueva biografía, es que Pizarro nunca quiso tomar esposa española, que habría podido, porque por entonces ya había mujeres españolas en América. Era consciente del nuevo mundo que nacía junto a él.