Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 59 F. HERAS El síndrome de Down Si no me duele la cabeza ni la barriga ni un pie, ¿por qué me dicen que estoy enferma por tener síndrome de Down? Insultos y críticas Las redes sociales se inundaron de insultos y críticas, pero también de apoyos, así que me da igual tienen un problema de succión relata al tiempo que repite su respuesta como si fuera ayer: No te lo crees ni tú. Si alguien necesita salir adelante es Ángela Así que pidió miel natural y consiguió que su pequeña comenzara a mamar Isabel se muestra fuerte, aunque revolver en su memoria remueve sentimientos difíciles y no puede contener las lágrimas: Un día para llorar y toda una vida para trabajar Dicho y hecho. Ángela Bachiller es fruto de su propio esfuerzo y del apoyo incondicional de su familia. Aún sin internet, Isabel y Ángel removieron Roma con Santiago para acceder a los escasos recursos y especialistas de la época. El mismo día que Ángela salió de la incubadora tuvo su primera sesión de estimulación precoz con su madre al frente. Después llegó la fisioterapia. Cuando nació era un trapo pero a los tres meses había conseguido mantener erguida la cabeza. Desprotegidos es el adjetivo que le viene a la cabeza a Isabel cuando piensa en aquellos primeros pasos. Fue muy duro Ángela se incorporó al colegio de su hermana Lara al año y medio. Un centro privado con clases pequeñas, al aire libre y los profesores se volcaron para que se integrara con normalidad La directora del centro se inventó un método de lecto escritura para ella y, a los 6 años, leía y escribía. A los 18, empezó FP. Saca pecho con el notable de su primer examen y las noches de estudio hasta las dos de la mañana. Tengo mucho amor propio Me lo pasé muy bien reconoce Todo el lo cuatro. reras rendía a nadar. Esquió acids d psicomotriz Ángela, que muestra orgullosa las foSin baraños ya ap a r su capa tos de sus amigas normales y presuara mejora A los dos enía bien p v me de que nunca ha ido por detrás de ejercicio le los otros alumnos: Nada, nada, yo como todos No es así exactamente, una profesora de educación especial reforzaba su aprendizaje cada día y nunca se saltaban la estimulación en casa, donde toda la familia aportaba su grano de arena. Mi hermana era mi profesora y es muy especial, sentimos pasión Con sus amigas la una por la otra exÁngela no pone límites a sus amistaplica la concejal. des: del colegio, del barrio, con Down... Yo nunca he llorado delante de Ángela asegura su madre, Pasión por aunque reconoce que es duro ser Estudia solfeo la música consciente de las restricciones que y le encanta el piano, con lo que n la propia vida le iba a o se pone ner viosa dar: tener hijos, independizarse... entonces no había opciones Sin embargo, Ángela vive su propia historia. Conoció a su novio en clase de música y allí surgió el amor Se llevan superbien y él cuenta a los cuatro vientos que su chica es concejal pero eso no significa que ella piense en abandonar la casa materna o en vivir sola. a istrativ No hay nadie como mi maao trabdejauxiliar adminer concejal dre consigue decir después s En el uesto ntes de de emocionarse. Desnudar En su p ntamiento, a yu su vida no resulta fácil desen el A pués del aluvión de críticas y apoyos recibido en las redes sociales a partir de su nombramiento. Ya me da igual asegura. Isabel siempre tuvo claro que si Ángela podía llegar, llegaría Recuerdan cómo un niño le dijo En la Marcha Asprona que estaba enferma porque teCon su madre en la marcha nía Down. Ángela me pidió que qu recauda fond os para ayudar e le explicara qué le pasaba si no a Integración desde el cole personas con discapacidad le dolía ni la cabeza, ni la barriLos padres de Ángela decidieron que ga, ni un pie reproduce su mano fuera a un colegio especial dre, mientras la edil confiesa que nunca se ha sentido diferente. En los demás, sí, pero en mí, nunca Una vida como la de los demás FOTOS CEDI DAS POR ISA BE L GUERRA