Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 SOCIEDAD DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es sociedad ABC Ángela Bachiller posa para ABC en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Valladolid, donde es edil ÁNGELA BACHILLER PRIMERA CONCEJAL CON SÍNDROME DE DOWN Ni me he sentido diferente ni he renunciado a nada Dispuesta a ir hasta el fin del mundo está segura de que su aventura política es una oportunidad para aprender y hacer visible la discapacidad ANA BELÉN HERNÁNDEZ VALLADOLID Hablar en público, su próximo reto Cuando Javier León de la Riva le propuso integrar la lista del PP en las elecciones municipales, Bachiller no se lo pensó. Tampoco cuando quedó libre un acta de concejal. Quería avanzar, aprender y dar más visibilidad a la discapacidad, porque está bien que las personas como yo demos un paso adelante Se confiesa encantada con su trabajo aunque tenga que estudiar para preparar los actos a los que acude y se sienta a examen cada día Pero aprende rápido y cuando el debate se tensa se calla No le gusta la crisis ni los recortes sociales sobre los suyos los más débiles pero sabe que está en política por accidente y le gustaría repetir si el alcalde quiere Su próximo reto, aprender a controlar los nervios para hablar en público sin atascarse A sus treinta años, Ángela Bachiller no ha dejado de ser una sorpresa para todos los que se cruzan en su camino. La primera concejal del país con síndrome de Down, en el Ayuntamiento de Valladolid, también fue la primera titulada de Formación Profesional en Castilla y León. Auxiliar administrativa, enamorada del piano, cinéfila y lectora empedernida, en su día a día no hay tiempos muertos. Este año, entre acto y acto público, se ha apuntado a un curso de cocina le encanta la pasta, el arroz a la cubana y el cocido y está empezando a trabajar sobre un temario básico para cuando lleguen las oposiciones con plazas para personas con discapacidad intelectual porque nada cae del cielo En su habitación, todo está perfecto y sigue a rajatabla un régimen para perder peso porque es importante que me cuide y me sienta bien Asegura que el orden y la disciplina le ayudan a sentirse capaz de llegar hasta el fin del mundo Y no es una licencia literaria. Es una experta viajera y bromea con su madre recor- dándole cómo hizo de intérprete en Londres por la incapacidad materna con el inglés. A estas alturas, siente que no ha renunciado a nada. Pero su vida no ha sido un camino de rosas. Nació por cesárea sin que nadie se diera cuenta de su discapacidad. La ilusión de un equipo amigo de sus padres el matrimonio formado por Isabel Guerra, la supervisora de enfermería de la UVI del Hospital Clínico, y el forense Ángel Bachiller pasó por alto los rasgos de una recién nacida que tuvo que ser reanimada a las pocas horas del parto para salir adelante. Isabel sufrió un ataque de hipoglucemia por el susto cuando una compañera le comunicó la noticia. Yo sólo decía que no podía ser recuerda. Apenas recuperada, pidió una silla de ruedas para conocer a Ángela y darle de mamar. Aquél fue el primer obstáculo que tuvieron que salvar madre e hija. El ginecólogo me dijo que le iba a retirar la leche materna porque estos niños