Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es internacional ABC EL MODELO ECONÓMICO DE La inflación galopante marca las elecciones de Argentina El Gobierno sigue sin resolver la crisis energética, pese al golpe a Repsol con la incautación de las acciones de YPF CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL EN BUENOS AIRES ACOSO A LOS MEDIOS N o son pocos los problemas en lista de espera directamente relacionados con el modelo económico como se refiere el kirchnerismo a su política de gobierno. La inflación, más que un síntoma, es la enfermedad que padecen, sin excepción, los argentinos que votan este domingo para renovar parcialmente el Congreso y Senado. El baile de precios de este año les ha supuesto un encarecimiento de en torno al 25 por ciento, según las consultoras que ofrecen sus datos al Congreso, a sindicatos y empresas, aunque el Gobierno- -oficialmente- -los desprecia. El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) insiste en rebajar esas estimaciones a menos de la mitad y asegura que, a final de año, la inflación no superará el 10 por ciento. Pero la realidad es difícil de tapar con promesas. Sólo la harina aumentó un 80 por ciento en los diez últimos meses. Lo mismo sucede con la pobreza, oficialmente del 5,4 por ciento (2012) mientras que la real supera el 26 por ciento. Con el desempleo se repite el fenómeno: para el Gobierno es de 7,2 por ciento mientras la Confederación General del Trabajo admite que no baja del 16 por ciento. Asalto final al grupo Clarín El acoso a la prensa crítica del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner tiene su máximo exponente en el grupo Clarín, denostado hasta el cansancio por la presidenta y su Ejecutivo. Pero el duelo final entre el principal emporio de comunicación de Argentina y la viuda de Néstor Kirchner se dará después de estas elecciones. La Corte Suprema tiene sobre la mesa las demandas de inconstitucionalidad de la ley de medios de comunicación audiovisuales que podría- -o no- -significar el desguace del grupo. La más alta instancia judicial se reservó el fallo para no influir en el proceso electoral. La medida fue bien recibida en los sectores no oficialistas; no así en los kirchneristas que hablan de oportunismo y retraso judicial, ya que la ley está aprobada en el Congreso desde hace tres años y medio. En este tiempo, ha habido varios intentos de intervenir la empresa y los ataques desde el atril de Cristina Fernández de Kirchner no tuvieron límite. MALOS PRONÓSTICOS Pasarán la factura en las urnas Los malos pronósticos para la economía argentina, mientras el Gobierno no cambie el rumbo, los reflejan agencias de calificación como Moody s, que advierte que la perspectiva para el sistema bancario sigue siendo negativa. Un informe reciente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) señala que la intervención del Estado en la economía aumentó un 60 por ciento en los últimos doce años. La década kirchnerista es la protagonista principal con su plan sistemático de subsidios (25 por ciento de la economía) y su mayor presión tributaria. El economista Nodín Argañaraz, responsable del informe, calculó un aumento del 23,8 por ciento del PIB al 38,6 por ciento desde 2006. El relato del Gobierno, como se conoce su discurso triunfalista, promete pasarle factura en las urnas. Matías Carugati, economista jefe de Management Fit, reflexiona: Los electores no se creen que la inflación- -menos del 10 por ciento- -y el desempleo- -7,2 por ciento- -sean los que dice. Tampoco que la economía esté creciendo al 5 por ciento Por esa razón, dice, el Gobierno pagará las consecuencias en las elecciones Partidarios de los Kirchner se manifiestan en Buenos Aires Deudas pendientes Los juicios de multinacionales y acreedores que reclaman el pago íntegro de sus deudas traen de cabeza al Gobierno, que corre el riesgo de caer en una suspensión de pagos técnica. Los bonistas que no aceptaron entrar en las dos reestructuraciones de deuda de la última década, tras el crack de 2001, tienen el respaldo de la Justicia estadounidense, a la que se sometió Argentina al emitir sus bonos. El último fallo obliga al país a un desembolso, antes de mayo, de 1.330 millones de dólares. En el Ciadi (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones) se acumulan las demandas y los fallos adversos que obligaron a Argentina- -en un intento de recuperar financiación externa- -a renegociar el pago de algunas de sus cuantiosas deudas por daños y perjuicios. Es el caso de las estadounidenses Azurix, CMS Gas, Continental Casualty y la france- sa Vivendi. Sólo para estas empresas Argentina deberá afrontar un pago de 677 millones de dólares (buena parte en bonos) En lista de espera quedan otras, algunas con sello español; como la expropiación de YPF a Repsol- -que reclama 8.000 millones de euros- -y la de Aerolíneas Argentinas. La caída de las reservas de divisas del Banco Central- -de cincuenta mil millones de dólares a menos de treinta y cinco mil- -son otro motivo de preocupación que el Gobierno intentó paliar con una amnistía para repatriar fondos no declarados en el exterior. La experiencia fue un fracaso y el sueño de un regreso masivo de miles de millones de dólares se quedó reducido a 367 millones. Pero Argentina también tiene pendiente su deuda con el Club de París que, contando los intereses, asciende a cerca de nueve mil millones de dólares. Daniel Sticco estima que las reser- vas acumulan una disminución de 8.888 millones de dólares desde el inicio del año En este contexto, la convivencia del cambio oficial (menos de seis pesos por un dólar o diez en el mercado negro) y el paralelo, sin contar otros valores que se aplican para la divisa en el sector agropecuario, turismo y un largo etcétera, complica a ciudadanos y empresarios. Los industriales aguardan el resultado de las elecciones a la espera de un nuevo rumbo en el Gobierno. Entre tanto, las tarifas de buena parte de los servicios públicos siguen pendiente de actualización, las inversiones brillan por su ausencia, el superávit comercial cayó en agosto el 59,1 por ciento y el semi bloqueo a las importaciones perjudica a la industria nacional que, como en el resto del mundo, no es 100 por ciento autosuficiente. Repuestos de automóviles, tuercas, libros y hasta planchas sufren la cortina de acero de la aduana argentina. Para mayor infortunio, la crisis energética, pese al golpe a Repsol con la incautación de la mayoría de las acciones de YPF, sigue sin resolverse.