Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 41 El pasado jueves se cumplieron tres meses del descarrilamiento, a 190 kilómetros por hora, del tren Alvia en la curva de Angrois, apenas a cuatro kilómetros de la estación de Santiago de Compostela, en el que murieron 79 personas y otras muchas sufrieron graves heridas. Durante este tiempo se han despejado casi todas las incógnitas; en realidad, todas menos la más importante: ¿Qué le pudo pasar al maquinista para que entrara en ese tramo a la citada velocidad, cuando sabía perfectamente que la misma estaba limitada a 80 kilómetros por hora? ¿A qué se debió su despiste, que por otra parte se prolongó durante más de minuto y medio? Curiosamente, esta línea de investigación es la que está menos avanzada y de hecho el instructor Luis Aláez parece fijarse más en la supuesta falta de seguridad de la infraestructu- ra. Esta obsesión del magistrado causa perplejidad entre los expertos en seguridad ferroviaria consultados por ABC. Sobre todo porque desde que el tren salió de Orense se produjeron episodios anómalos en principio atribuibles al maquinista que culminaron en la tragedia... Y parece que el juez no se interesa por ellos. POR PABLO MUÑOZ 6. La falsa polémica del ASFA La vía en la que se produjo el siniestro cuenta con sistema de seguridad ERTMS, sin duda de los más avanzados de cuantos hay en nuestro país. ¿Por qué no se utilizaba entonces? La realidad es que se utilizaba, pero no en todas las unidades. La del Alvia siniestrado, un modelo Talgo- Bombardier, tenía problemas de diálogo con la vía; es decir, hablaban distinto idioma dicho de forma gráfica. A la vista de ello, Renfe pidió a Adif que se siguiera utilizando el sistema ASFA, más seguro dadas las circunstancias. La gestora de infraestructuras accedió, aunque eso suponía que el tren no pudiera circular a más de 200 kilómetros por hora, máxima velocidad a la que un maquinista puede ver sin problemas la señalización lateral. En el tramo concreto del accidente el sistema que se utiliza es ASFA, simplemente porque no se puede circular a más de 80 kilómetros por hora, al tratarse de un tramo de integración en la estación de Santiago. Alguno de los AVE, cuando va a entrar en las estaciones de destino, también pasa a utilizar este sistema y nadie cuestiona la seguridad. 6. Una instrucción sorprendente El despiste del maquinista está reconocido; la llamada del interventor en el momento crítico, también; la infraestructura cumplía todas las medidas de seguridad; nadie se había quejado de la supuesta peligrosidad de la curva de Angrois... Y sin embargo, el juez Luis Aláez, en sus autos, justifica sus imputaciones en que se debían haber adoptado otros procedimientos que salvasen o evitasen el resultado de aquella predecible equivocación Es decir; según el juez, si el sistema de seguridad no elimina al cien por cien el error humano, no sirve. Con esa teoría dicen los expertos en seguridad ferroviaria no circularía un solo tren, pero tampoco aviones o autobuses. Si eso es lo que queremos, que se eliminen los maquinistas, que es técnicamente posible. Pero estaríamos al albur de un fallo técnico La Fiscalía no sigue al juez; la Abogacía del Estado ha recurrido sus autos de imputación del consejo de administración de Adif y sus jefes de seguridad. Ahora debe pronunciarse la Audiencia de La Coruña. Y mientras, muchos millones de euros en contratos están en el aire. EFE Ayer se entregó la placa de honor de la Orden del Mérito Civil a 49 entidades, asociaciones y organismos que participaron en el rescate tras el accidente del Alvia. En el acto, el ministro de Exteriores hizo un canto a la unidad de España. Asistieron además el presidente gallego, la ministra de Fomento y el alcalde de Santiago. Homenaje a los héroes de Angrois Los tres segundos fatales 20: 44.03 El Alvia entra en la curva a 190 km h. La segunda parte de la máquina delantera comienza a desequilibrarse. Esa segunda unidad arrastra al resto del convoy fuera de la vía 20: 44.04 La catenaría (linea de alta tensión que alimenta eléctricamente a las máquinas) se rompe. El segundo vagón desequilibra a la máquina sacando las ruedas traseras de las vías. La máquina posterior se suelta del tren 20: 44.05 Uno de los vagones de entre la primera máquina y el vagón restaurante salta el talud. Todo el tren se desmembra. Las primeras unidades comienzan a caer de costado. Los otros tres primeros vagones de pasajeros pasan el puente 20: 44.05 La máquina arrolla, a su paso, varios postes de la catenaria. Cuando la máquina derriba la cámara termina el video. Por la inercia las cuatro primeras unidades todavía se arrastrarán unos metros más