Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA Golpe a la Justicia Primera excarcelada Enero 1987 Inés del Río escapa de la operación del GEO contra el comando Madrid en el piso de la calle Río Ulla DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ABC Julio 1987 Del Río es detenida en el hotel Gran Vía de Zaragoza, junto al etarra Angel Luis Hermosa Mayo 1989 Es juzgada por primera vez. En sucesivos juicios, es condenada a un total de 3.000 años de cárcel Julio 2008 Mes y medio antes de que fuera a ser puesta en libertad, la Audiencia le aplica la doctrina Parot Octubre 2013 El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ordena su inmediata puesta en libertad años embuta diez kilos de Goma- 2 y veinte kilos de tornillería en el maletero de un coche para aniquilar a un grupo de chavales más jóvenes aún que ella, sin sentir un ápice de dudas ni remordimiento? No lo sabemos, porque Inés del Río no ha pedido perdón por lo que hizo, ni mostrado arrepentimiento, ni ofrecido explicaciones. Nacida en Tafalla, Navarra en 1958, entra a formar parte de ETA en 1982, con apenas 24 años recién cumplidos. Los que la tratan la describen como una persona profundamente marcada por la ideología abertzale. En aquella época en la que en Madrid iba a cumplirse una década tras la muerte del dictador, Del Río seguía anclada en pensamientos políticos que ella interpretaba en clave de resistencia a la invasión. Se entrena en Argelia a las órdenes de Txomin, donde aprenderá a preparar explosivos. Cuál es la forma correcta de manejar la dinamita, cómo fabricar potentes bombas a partir de materiales químicos más accesibles y sencillos de conseguir, cómo lograr el mayor daño posible en una explosión mediante el uso de celulosa para aumentar el efecto de la onda expansiva, cuáles son los materiales más dañinos para fabricar metralla. éxito, en el mismo garaje arregló una furgoneta con seis ollas a presión y 35 kilos de Goma- 2, que el comando Madrid colocaría en la plaza de República Dominicana, siguiendo el mismo método que el empleado en el de República Argentina: esperar al paso del convoy para apretar cobardemente el mando a distancia. Pero en esta ocasión tanto la cantidad de explosivo empleado, como el vehículo, como la metralla utilizada (eslabones de cadenas y varillas roscadas, más pesadas que la tornillería de los anteriores atentados) tuvieron como resultado doce muertos y setenta y ocho heridos. Un infierno Madrid era ya un infierno donde los terroristas se movían sin control y sin miedo. Su audacia era tal que llegaron a atentar contra el Ministerio de Defensa con granadas anticarro gracias a una estructura que fabricó la propia Del Río, tan solo nueve días después del atentado de República Argentina, el 23 de julio de 1987. Demasiada audacia tal vez, ya que sus rostros empezaron a aparecer en los medios de comunicación y Del Río tiene que huir a Francia tras la desarticulación del comando Madrid. Pero no iba a concluir ahí su carrera, ya que solo unos meses después sería detenida en Zaragoza al volante de una furgoneta cargada con 35 kilos de Amonal con destino a la Costa del Sol. Fue condenada a 3.828 años de cárcel por los 24 asesinatos de los que es responsable. Hoy está libre. He asistido a más funerales de los que puedo recordar. He visto cadáveres despanzurrados, tengo el cuerpo lleno de metralla, he vivido en una cárcel mental durante los últimos 28 años afirma Alfonso Sánchez, hoy concejal del PP tras una meritoria carrera en la Guardia Civil. Nadie me ha ofrecido ayuda, ni nadie me ha pedido perdón. Los huérfanos, las viudas, los mutilados, yo mismo... hemos luchado cada día de nuestra vida desde los atentados por sobrevivir, y no hemos podido llevar una vida normal. Esta mujer, al igual que todos los etarras, ha vivido en cárceles de 5 estrellas, con tres comidas calientes al día y todos los privilegios posibles. Ahora está en la calle. Yo sigo llevando la metralla dentro del cuerpo y las pesadillas dentro de mi cabeza. Ella ha ganado concluye Alfonso, con amargura. Y ante una razón tan irrefutable, no queda más que añadir. Deseo de matar Y de pronto aquella joven bella de ojos castaños, pómulos marcados y melena oscura se convierte en una asesina potencial, en alguien con los conocimientos y el deseo de matar. Pero no era alguien para quien la cúpula de ETA habían previsto el destino de empuñar una ametralladora, sino alguien que por su temperamento calmado, su capacidad de observación y su paciencia sería idónea para servir de apoyo incondicional, de chivata y de artificiera. En un comando terrorista no es asesino sólo el que aprieta el gatillo, sino también el que sigue al objetivo, lo marca, lo analiza, lo evalúa y desmenuza sus particularidades, imaginando y reimaginando el acto hasta convertirlo en algo posible y tangible. Su labor comenzó en junio de 1985 tramando el asesinato del coronel Vicente Romero y su chófer, a los que prepraró una encerrona para acribillarlos a balazos mientras Romero salía de casa. El siguiente en la lista fue el vicealmirante Fausto Escrigas, antes de que la sed de sangre del comando fuese a mayores y preparasen el Cadáver del teniente coronel Besteiro. Por este atentado (también murieron el comandante Ynestrillas y el soldado Casillas) fue condenada a 87 años atentado de República Argentina que a punto estuvo de costarle la vida a Alfonso Sánchez. Lo aprendido en aquel atentado sirvió de bastante. Como luego recogería el sumario del juicio, Inés del Río mejoraría su técnica y en un garaje de la calle Sambara preparó dos atentados más. Primero el de la calle Juan Bravo, con tres ollas a presión y tornillos, que se llevaría por delante a cinco guardias civiles. Y envalentonados por el El dolor de una víctima Ella preparó los tornillos que llevo incrustados. No puedo olvidar eso cuando la veo sonreír al salir de la cárcel