Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA Golpe a la Justicia Primera excarcelada Historial de Inés del Río Prada 1958 Nace en Tafalla (Navarra) DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ABC Verano 1984 Invierno 1984 Ingresa en el Comando Madrid junto a De Juana, Antonio Troitiño, Soares Gamboa o Belén González Junio 1985 Hace el primer seguimiento para un atentado: mueren el coronel Romero y su chófer Auxiliar admnistrativa de profesión, entra en ETA. Es entrenada por Txomin probablemente en Argelia Inés del Río Con la muerte pegada en las uñas JUAN GÓMEZ- JURADO las cinco de la mañana del lunes 9 de septiembre de 1985, Alfonso Sánchez dormía plácidamente en su cama, como sólo puede dormir un chaval sano de 19 años. A esa misma hora, Inés del Río junto a De Juana Chaos, aparcaba un Peugeot 504 junto a la Embajada de la Unión Soviética, en la plaza de República Argentina, con intención de asesinar a Alfonso. Del Río llevaba tiempo observándole, siguiendo sus movimientos, anotando sus rutinas, estudiando sus debilidades, esperando el momento de atacar. El motivo por el que Inés del Río y el resto de sus compañeros del sanguinario comando Madrid querían ver muerto a Alfonso era por ser guardia civil. Todo aquel que llevase uniforme era un objetivo en aquellos años del plomo, los años en los que los cabecillas de ETA Txomin y Santi Potros habían decretado la guerra total contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Pero aquello no era una guerra, sino un matadero. A mediados de los 80, en Madrid, unos sostenían la pistola y otros ponían la nuca. Sus lágrimas son nuestras risas, y terminaremos riendo a carcajada limpia diría De Juana Chaos unos años después. Quién sabe lo que pasaría por su cabeza o por la de Del Río mientras aparcaban aquel coche con las matrículas dobladas Quién sabe cómo se despediría Inés del Río del líder del comando Madrid en la esquina de Velazquez con Joaquín Costa. ¿Fumarían un último cigarro, mirando de reojo al maletero cargado de explosivos con una sonrisa nerviosa, o se desearían Zorte on (buena suerte) y se separarían sin más? A La papeleta con su destino El caso es que media hora después, mientras Alfonso cogía como cada mañana el cercanías para ir a trabajar, Del Río se encerraba en el piso franco de Ciudad Lineal y los miembros del comando secuestraban un taxi. Sobre las 7, mientras Alfonso recogía de ma-