Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 PRIMER PLANO DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es ABC Jorge Fernández Díaz Ministro del Interior Estrasburgo no ha hecho ningún favor a los derechos humanos JAVIER PAGOLA MANUEL MARÍN MADRID o puede decir Jorge Fernández Díaz que haya sido una buena semana. Ni para España, ni para las víctimas del terrorismo ni para él como ministro del Interior. Y lo admite sin necesidad de tirarle de la lengua. La sentencia de Estrasburgo que ha liquidado la doctrina Parot y la excarcelación de los etarras Inés del Río y Troitiño, éste en Londres, han sido un mazazo No por esperado, el fallo ha sido menos trágico en la memoria de los familiares de los asesinados, heridos y amenazados por ETA. Tampoco para las inocentes víctimas de violadores y asesinos múltiples. Flaco favor ha hecho un Tribunal llamado de Derechos Humanos a los derechos humanos. Fernández Díaz transmite su indignación por esa trágica paradoja. La misma con la que asume su resignación ante un fallo que, dice, España debe acatar y cumplir pese al dolor, la rabia y la repugnancia La entrevista solo se ve interrumpida ante la noticia que un colaborador del ministro le transmite: un perturbado disfrazado y con un revólver ha entrado en la casa de Luis Bárcenas, maniatado a su familia y exigido pruebas sobre corrupción en el PP. Interior, está claro, es el Ministerio de los líos ¿Qué se le viene a la cabeza al ver la fotografía de la etarra Inés del Río sonriente? Por una parte, un profundo dolor pensando en general en las víctimas del terrorismo y, en particular, en las víctimas de esta terrorista. No puedo olvidar que uno de sus crímenes más sangrientos fue en la plaza de la República Dominicana, donde perdieron la vida doce guardias civiles. Un segundo sentimiento, no lo oculto, es el de injusticia e impotencia. No es justo que se considere que los derechos humanos de personas que están cumpliendo condena por 25 asesinatos han sido violados en un país como Espa- N ña cuando han sido juzgadas con todas las garantías. ¿Y qué le sugiere el hecho de que Arnaldo Otegi defienda su excarcelación como un triunfo? Al lado de ese dolor y de ese rechazo, esa fotografía también refleja, aunque parezca paradójico, la derrota de ETA. Esa terrorista, como todos los etarras, no tomó la vía de las armas para realizar actividades criminales durante décadas llenando España de sangre y dolor para que al final un tribunal internacional considere que debe ser puesta en libertad. La de Estrasburgo es una interpretación jurídica que les homologa a efectos prácticos con asesinos en serie o violadores. Esa cara de felicidad de Inés del Río no es la de quien ha conseguido sus objetivos, sino el rostro de la impotencia porque ETA sabe perfectamente que ha sido derrotada por el Estado de Derecho. ¿No hay un cierto fracaso de nuestra capacidad de influencia sobre ese Tribunal? Hay quien opina que tras el fallo de Estrasburgo subyace una decisión política. Eso no es verdad. Francia ha sido condenada en 300 ocasiones desde 1950 y nadie puede dudar de que Francia es un país relevante. El Reino Unido, también. Todos los países en uno u otro momento han tenido sentencias adversas. Otra cosa es que en este caso sea especialmente doloroso. ¿Hizo el Gobierno todo lo posible? Mire, es admitido a trámite solo el 5 de los recursos que se presentan frente a las decisiones de primera instancia de este Tribunal. El hecho de que pasáramos el corte al admitirse nuestro recurso pone de manifiesto lo contrario de lo que hay detrás de la acusación de que no tenemos influencia o no se ha hecho todo lo posible. Estamos ante un órgano independiente. En consecuencia, pretender que por la influencia política se puede cambiar el fallo de 17 magistrados es no estar en la realidad de lo que es esa institución. Si no hubiéramos recurrido, hace más de un año que Inés del Río estaría en la calle y habría cobrado 30.000 euros. ¿La sentencia es justa o injusta? Los derechos humanos son una causa extraordinariamente noble por la que vale la pena luchar cada día. Que este fallo sea interpretado como que los derechos humanos violados no son los de sus víctimas, sino los de sus autores... En fin, digo con todos los respetos que Estrasburgo no le ha hecho ningún favor a la noble causa de los derechos humanos. No es justa. Desde el punto de vista del reproche penal, no se puede tratar igual a quien ha cometido un delito que a quien ha cometido 25. Si es injusta, entonces ¿por qué es imperativo cumplir la sentencia? El Reino Unido ha tenido alguna sentencia en su contra que ha incumplido y no ha ocurrido nada. Sentencia injusta El fallo de Estrasburgo me genera un profundo dolor y un sentimiento de injusticia e impotencia Sin influencia política Creer que por influencia política se puede cambiar el fallo de 17 magistrados es no estar en la realidad de lo que es el Tribunal El juez español del TEDH Me duele que López Guerra no haya tenido en cuenta que estaba desautorizando a España Salida masiva de etarras Por desgracia no es un escenario descartable la salida de unos cincuenta etarras en dos o tres meses Al margen de entrar en que cada caso es cada caso, el Gobierno tiene muy presente lo que nos comunica la Abogacía del Estado sobre los efectos de las decisiones de Estrasburgo. El Gobierno no puede hacer nada y corresponde a los órganos jurisdiccionales competentes valorar las consecuencias del fallo del Tribunal. ¿Le sorprende la celeridad de la Audiencia Nacional a la hora de poner en libertad a Inés del Río? Como mínimo, no digo que acepte ni comparta... Pero como ministro del Interior tengo que ser especialmente cuidadoso en el respeto a la independencia del poder judicial y de las instancias a las que corresponde valorar las consecuencias jurídicas. Ya conocemos que la Justicia irá caso a caso evaluando cómo se va a articular la respuesta a esa sentencia. Pero ¿es previsible una excarcelación masiva de todos los presos en dos o tres meses? Cuando hablamos de todos y masiva ¿de qué estamos hablando... De una cincuentena de etarras y una docena de violadores y asesinos... Por desgracia es un escenario que no es descartable. Pero yo como ministro del Interior, y partiendo de la base de que se analizará caso por caso y que será la Audiencia quien lo determine, prefiero esperar. En todo caso, no es descartable una situación de ese tipo. Pero en un momento de dolor y rabia como este conviene no olvidar que hay motivos para la esperanza y para la serenidad. Esto afecta solo a los delitos cometidos en el periodo anterior a 1995 y en estos momentos hace ya mucho tiempo que una situación como la que estamos viviendo ahora no puede producirse en el futuro. ¿Cuántos de estos etarras, asesinos, torturadores y violadores se han arrepentido, colaborado con la justicia, pedido perdón e indemnizado a las víctimas? Ninguno. Es un dato muy a tener en cuenta. Si se hubieran arrepentido de sus crímenes y pedido perdón, es evi-