Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 OPINIÓN DOMINGO, 27 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Una alternativa muy definida Crecido en Cataluña, Ciutadans presenta el germen de lo que podría ser una nueva oferta electoral de escala nacional, un Movimiento Ciudadano que viene a pescar en el río revuelto del descontento y la indignación. Si siguen sin hacer nada dice Albert Rivera en referencia a la clase política tendremos que pensar en presentarnos a las elecciones En forma de advertencia, el anuncio viene a estrechar el margen y la hondura del caladero que nutre a la UPyD de Rosa Díez, primera afectada por la irrupción de una alternativa que amenaza el guión del cuento de su lechera. A la excelencia por la impunidad El rector magnífico de la Complutense no solo expulsó a la Policía del campus universitario para garantizar el derecho de los alumnos al vandalismo, que allí es sagrado, sino que no estableció los controles oportunos para descontar las jornadas de paro y protesta a los profesores que la secundaron. José Carrillo corre con los gastos de la fiesta y paga, con fondos de la institución que dirige, una ronda de huelga. La Complutense no solo amparó a los violentos, sino que, de forma indirecta, financió el cierre de sus aulas. A la excelencia académica por la impunidad. Depredadores sueltos Genuinos depredadores, criminales que en prisión fantasean con nuevos y feroces ataques sexuales, los violadores en serie favorecidos por el fallo de Estrasburgo ponen en jaque a la Policía, alertada por la excarcelación de unos individuos cuya libertad representa un riesgo cierto para la sociedad. La sentencia sobre la doctrina Parot no solo supone una lacerante humillación para las víctimas de ETA, sino que activa la alarma contra unos psicópatas incapaces de abandonar, pese a su largo aislamiento en prisión, una aberrante conducta sexual. VIDAS EJEMPLARES LUIS VENTOSO EL QUE CALLA OTORGA Los silencios del Gobierno no son rentables, suponen cederle toda la cancha al separatismo A QUEL directivo pasaba por ser un cerebro. La tarjeta de presentación que lo avalaba es que había sido un estudiante único: todo matrículas de honor en Derecho. Pero en la práctica, instalado en la realidad de una empresa, era un tronco. Carecía de pensamiento creativo, su capacidad de empatía era nula y una negatividad radical dominaba todas sus aportaciones. Se limitaba a frustrar cualquier avance. Para circular con éxito por la vida hay que alcanzar un delicado equilibro entre la ambición y el escepticismo. Un ambicioso alocado acaba sucumbiendo por su imprudencia. Pero un escéptico absoluto simplemente no hace nada. La categoría de abogado del Estado habla bien de quien la ostenta. Presupone que estamos ante una persona laboriosa e inteligente, pues ha superado una oposición dificultosa. Pero no podemos inferir que todo abogado del Estado será un buen político. Cuadrar una hoja Excel, dirigir ordenadamente una reunión, saber leer un presupuesto, trabajar muchas horas y no decir barbaridades son cualidades muy valiosas, pero comunes. El gran político ha de aportar algo más: debe generar ideas para mejorar el estado de la nación y ha de poseer una fuerte capacidad de empatía con su pueblo, al que ha de saber transmitir una ilusión colectiva y al que debe unir ante desafíos complejos. Entre la buena burocracia y la alta política media un paso, que es el que aún no ha dado el Gobierno. Rajoy heredó un país en semiquiebra. Pero el nocivo legado de Zapatero iba mucho más allá. Tras una engañosa fachada risueña y naif, trabajó con denuedo para dinamitar los consensos básicos sobre los que se había levantado con gran éxito la democracia española. Zapatero echó sal a las heridas de la guerra civil, en un mezquino ejercicio de revisionismo; intentó estigmatizar al PP con un cordón sanitario recuperó el anticlericalismo decimonónico, en un país donde el 70 de la población se declara católica; dio alas al separatismo y abrió a los etarras las puertas del poder político, con la rendición imperdonable de Pascual Sala. Zapatero debe de ser el único presidente de la historia que puso en cuestión la propia nación que presidía (su famoso España es un concepto discutido y discutible El problema es que su alevosa erosión de los pilares de la convivencia caló en parte de la población y en algunos altavoces mediáticos, que han acabado dando aire desde Madrid al tertulianismo nacionalista y al sectarismo de un PSOE a la deriva. Zapatero dejó malherida a España. Por eso la tarea que aguardaba a su sucesor era ingente, y no solo económica. Había que volver a restablecer los cimientos, empezando por el primero: ganar la batalla ideológica en Cataluña y el País Vasco para salvar la propia existencia de España. En un envite así no se triunfa con una mera gestión aseada. Hay que comunicar, persuadir y creer. Cuando Mas y sus portavoces manipulan la realidad y nadie replica se les está cediendo todo el espacio mediático. Falta una vicepresidencia política activa. Falta comunicación didáctica ¿cómo puede ser que el Estado esté salvando a Cataluña día tras día y no se sepa allí? ¿cómo no se ha logrado poner en valor la ley de educación en un país que hace el ridículo en los informes Pisa? Falta incluso tacto humano (la morosa reacción monclovita ante la humillación de Estrasburgo) El Gobierno necesita un portavoz y una fe activa en su ideario. Defender la España constitucional es moderno y solidario. Lo retrógrado es invocar el anacronismo del fuero, la insolidaridad, la superioridad de unos sobre otros. Pero se actúa de manera acomplejada, con temor a molestar a los sediciosos que cada día esgrimen nuevas ilegalidades. ¿Qué recordamos de Churchill? Pues su sangre, sudor y lágrimas no la cifra de la inflación de 1943. ABC Y SUS LECTORES Más que un recortable De manera entrañable, casi de forma involuntaria, un lector nos viene a recordar el valor de la Prensa escrita en un tiempo digitalizado y definido por la velocidad informativa. Contra la caducidad de los contenidos que flotan en la red y la ansiedad que generan en la audiencia, igualmente vertiginosa, SANTIAGO DE RIVERA viene a reivindicar, sin quererlo, la permanencia del papel y la vigencia de la relectura como ejercicio reflexivo. Esta es su pequeña gran historia. Cuando se iba a celebrar el último cónclave, guardé unas hojas del periódico, creo que del domingo 10 de marzo, pues se me había acumulado mucha lectura. Como era de prever, se me traspapelaron y no las leí hasta anteayer. Encontré todo muy interesante, pero me llamó la atención, en la página 20 de Primer Plano, un artículo que decía que a las 16,30 tendrá lugar la procesión desde la Capilla Paolina a la Capilla Sixtina, donde tras el tradicional extra omnes (fuera hombres) se encerrarán para comenzar la elección Supongo