Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 26.10.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.730 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Dormir en un búnker Por 109 euros, te visten de soldado de la Alemania del Este, te meten en una sede de la Stasi y te dejan pasar la noche como si aún no hubiera caído el Muro IGNACIO RUIZ- QUINTANO HUELGUISTAS Esta lluvia es buena para el campo, pero mala para la huelga, porque se mojan las Converse, herederas de la alpargata menestral E REUTERS JOSÉ- PABLO JOFRÉ CORRESPONSAL EN BERLÍN uringia es una de las regiones de la ex República Democrática Alemana (RDA) con los niveles de riqueza más bajos del país. Pero ha sabido sacar provecho a su pasado cercano. En Rennsteighöhe, muy cerca de Ilmenauhan, han transformado un antiguo búnker en atracción turística con un reality que permite pasar la noche en él. El búnker fue construido en 1970 y tiene nada menos que 3.600 metros cuadrados y contie- Bajo el retrato de Honecker ne los muebles y la decoración original. En la sala de conferencias del búnker Se trató de una sede completamente hay un retrato de Honecker junto a la equipada del ministerio para la Segu- bandera de la RDA. En la mesa, el coridad Nacional (la Stasi) y que se en- mandante del búnker Thomas Krüger cuentra en perfecto estado. explica a los visitantes vestidos con La actividad más interesante es ob- uniforme de soldados de la Stasi. Hoviamente aquello de pasar la noche: ras antes, estos soldados se enconpor unos 109 euros por persona, los in- traban de civil en el hotel Rennsvitados no sólo son vestidos sino que teighöhe que pertenece a la familia son tratados como soldados de la RDA Höhn, así como el búnker, que comen una especie de juego de rol. Duran- praron en el año 2001. El hotel fue un te 16 horas no sólo se antiguo recinto de reEl búnker de duerme en las camas mecreación para niños que Rennsteighöhe funcionaba sólo en veratálicas de tres niveles del búnker, cual soldado de fue construido no y que ha sido reconsla Stasi, sino que se rea- en 1970 y consta truido como hotel. lizan las actividades co- de 3.600 metros Según uno de los duemunes de un militar de ños, Kathleen Höhn, la cuadrados la RDA. primera idea fue la de T El programa comienza a las 17.30 horas con la llegada de los turistas; media hora más tarde se están abriendo las puertas del búnker y a las 18.30 comienza el recorrido incluida la cocina en que se cocinará para diez personas. Dos horas después de la llegada comienza la cena en la Nationale Volksarmee y a eso de las 20.00 se realiza una explicación detallada del funcionamiento del búnker (cuando funcionaba como tal) A las 22.00 se realiza una historia dramatizada que termina una hora más tarde cuando los soldados deben irse a la cama. La decoración original Arriba, tres de los participantes en el reality antes de meterse en las literas. Sobre estas líneas, las banderas y carteles originales utilizar el búnker como museo, de ahí el nombre: Bunkermuseum. Luego pensaron en que podría ser interesante pasar la noche, pero sólo pernoctar era aburrido así que con su marido llegaron a la idea de unir pasar la noche con un juego de rol. Según Höhn más de 20.000 personas visitan el búnker cada año. El reality continúa por la mañana: a las 7.30 son levantados todos para salir a hacer deporte guidos por el comandante del búnker y volver a ordenar las instalaciones del laberinto subterráneo. Antes que uno comience a dudar del sentido de todo esto, el comandante Krüger invita al público a la sauna del hotel y luego a un desayuno: fue interesante comenta uno de los participantes del reality a un diario alemán, pero de civil se está mejor concluye. l dios de la lluvia llora sobre España, y los estudiantes no pueden salir a la calle a hacer huelga. -Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales. Alguien debería aprovechar la ocasión de decir a los colegiales que sólo sus agitadores tienen el futuro asegurado (como liberados del Sindicato o como bocachanclas del Partido) mientras los demás irán de huelga en huelga hasta los váteres de Londres o Berlín, que son el destino que Europa tiene reservado para los frutos más granados de la Generación Mejor Preparada de la Historia. Esta lluvia es buena para el campo, pero mala para la huelga, porque se mojan las Converse, herederas de la alpargata menestral, glosada en su día por don Eugenio d Ors contra la sandalia nihilista. Al carácter nacional de la alpargata obedeció la orden de 1944 que obligaba a entregar las alpargatas viejas al comprar las nuevas (la escasez de caucho aconsejaba no desperdiciar las gomas) y cuando Ridruejo fue a El Pardo a pedir a sindicatos, Franco le dijo que lo que el obrero nacional necesitaba era, no sindicatos, sino bicicletas, para no mojarse las alpargatas cuando llovía. Ridruejo, en vez de conseguir las bicicletas, se fue a un periódico falangista de Valladolid a llamar al dueño de ABC señorito liberal y demócrata porque había luchado por la monarquía liberal, no para sustituir la dictadura del proletariado por otra militar. El caso es que, si en el 21 hizo D Ors la glosa intelectual de la alpargata, en el 24, y desde Estrasburgo, hoy sede judicial de cuantos abogados progres persiguen su cuarto de hora de gloria, Gecé haría la glosa intelectual de la bicicleta, manifiesto ciclofascista que inspira toda la movida municipal del carril- bici. -Nunca la pierna femenina- -escribe Gecé- -adquiere mayor relieve ni mayor gracia que al empujar briosamente el pedal: la pierna hasta la rodilla que vemos en el cruce fugaz. Ahí está Joane Somarriba.