Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es tv TELEVISIÓN Y RADIO 83 SHARE O NO SHARE Ahora conozco muchísimas más palabras del diccionario ENTREVISTA BEATRIZ MANJÓN TACAÑOS La perversión de la austeridad: de vivir sin alardes, a vivir con las sobras Jim Parsons, actor de The Big Bang Theory El protagonista de la serie sobre ciencia que triunfa en la televisión confiesa la dificultad de sus guiones ÁNGELICA MARTÍNEZ LOS ÁNGELES T J im Parsons se ha convertido en los últimos años en una auténtica celebridad gracias a su papel del excéntrico físico Sheldon Cooper en la serie The Big Bang Theory que le ha valido, además de una notable popularidad, varios premios Emmy. La serie va ya por su séptima temporada (que en España acaba de estrenar Neox) Fue creada por Chuck Lorre con la idea de hablar sobre genios que además son gente extraordinaria y Parsons se ha convertido en su verdadera estrella. ABC habló con él en Los Ángeles, y se mostró feliz por haber ganado su segundo Emmy consecutivo y por superar al favorito, Steve Carell. Asegura que el personaje de Sheldon le fascina por la dificultad del diálogo y porque nunca sabe exactamente lo que está diciendo. Según las estadísticas es realmente difícil ganar dos Emmy seguidos. Aparentemente las apuestas no estaban a mi favor, ni mi madre esperaba que yo fuera a ganar. Ella me dijo que ese año iría a parar a otro actor. Me alegro de que se equivocara. No me esperaba ganar un segundo Emmy tal vez porque soy naïf, pero no lo esperaba. Desde que ganó los Emmy se ha liberado de la presión de protagonizar una serie de éxito. ¿Es capaz ahora de disfrutar más de sí mismo? Debo reconocer que los últimos años en la serie han sido sensacionales. Big Bang... y mi personaje se han desarrollado de una forma espectacular. Gracias a los guionistas tuve la oportunidad de ganar. Los premios no son solo míos, sino de todos. ¿Qué tal la nueva temporada? Sheldon, de forma sorprendente, ha conseguido progresar en su vida social gracias a Leonard, lo que quiere decir que vamos a pedalear hacia delante. Es todo un reto porque hay muchas novedades interesantes, pero es pronto para revelar más detalles. La serie está dedicada a la ciencia. ¿Es difícil aprenderse los diálogos? Hablar de ciencia Me gusta pasarme horas aprendiéndome los diálogos, rompiendo las frases, repitiendo una y otra vez las palabras. Es algo que debo hacer cada semana, sin descanso. Al final de cada temporada necesito unas vacaciones Sí. Es durísimo. No le voy a mentir. Es lo que más me cuesta. Supongo que es bueno porque desde que decidí convertirme en actor sabía que era necesario ejercitar la memoria. Me gusta pasarme horas solo aprendiéndome los diálogos, rompiendo las fra- ses, repitiendo una y otra vez las palabras. Es algo que debo hacer cada semana, sin descanso. A veces lo disfruto, y otras no tanto. Al final de cada temporada necesito unas vacaciones porque siento que mi cerebro está completamente tostado. ¿Cree que su personaje va a cambiar, ahora que es la estrella de la serie? No. A mí los guionistas y los productores no me dicen nada sobre mi personaje. Aunque, después de interpretarlo durante tantos años, puedo adelantar que cualquier cambio que hagan en Sheldon se desarrollará muy despacio. ¿Y cómo le ha cambiado a usted la serie? Ahora conozco muchísimas más palabras del diccionario... aunque no sé lo que significan la mayoría de ellas. uve una vez una invitada en un programa que, al decirle que su suegra la acusaba de manirrota, me argumentó que no podía saberlo porque jamás le había dado la mano. Escatimar en afecto o en cortesía es una miseria superlativa, así que bien podría aparecer esta señora en Supertacaños docuserie de Discovery Channel que hay que ver con humor, porque el humor no deja de ser un ahorro de penas. Toda moda acaba engendrando su contraria. De las Mujeres Ricas que se debatían entre un Miró y un Benarroch, que es como dudar entre Homeland y Hostal Royal Manzanares -por mucho que, a ratos, a Carrie la pudiera doblar Mónica Pont- hemos pasado a los que vacilan si hacer un llavero con un hueso de melocotón o utilizarlo de piedra pómez. Los Torquemadas galdosianos modernos utilizan la piel del plátano para abrillantar zapatos y separan las capas del papel higiénico, que es lo que realmente nos gustaría ver en We Love Tamara ¿Sabéis lo que más odia un tacaño? Gastarse el dinero en algo para guardar el dinero dicen. Estos ahorradores extremos, que se presentan a cámara como si acudieran a una sesión de alcohólicos anónimos, son como aquel del chiste, tan avaro que, viendo la misa por la tele, cambió de canal al llegar el cepillo. Si bien no tienen la siniestra facha de Scrooge, tampoco son Cary Grant, del que Marc Eliot dijo en una biografía que cobraba 25 centavos por autógrafo. Son como usted o como yo, pero, si su hijo les pide un pijama, le dirán lo que el general Weyler: Para dormir, lo que se necesita es sueño Esto lo sabía muy bien Marilyn, con su desnudez número 5. El programa vendría a ser el reflejo de cómo se ha ido pervirtiendo, del mismo modo que anteriormente se manoseó el concepto de necesidad, la palabra austeridad: de vivir sin alardes, con lo justo, a vivir con las sobras. Y es que una cosa es estar de acuerdo con aquello que decía Frank Herbert de que a más propiedad, más ansiedad, y a más carne, más gusanos, y otra, bien distinta, comerse los vermes. Para eso ya está Frank de la Jungla.