Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 AGENDA LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es ABC NECROLÓGICAS PAUL DESMARAIS (1927- 2013) ARISTÓCRATA DE LAS FINANZAS N Paul Guy Desmarais nació el 4 de enero de 1927 en Sudbury, Ontario, y ha muerto el 8 de octubre de 2013 en su propiedad de Domaine Laforest, en Charlevoix, Quebec. Con una fortuna evaluada en 4.500 millones de dólares, pertenecía a la más sólida estirpe de los grandes capitalistas capaces de crear imperios con sólidos cimientos a ambas orillas del Atlántico e intereses en los cinco continentes. acido en la capital canadiense, su familia era originaria de Saint- Sauveur (Francia) su abuelo paterno fue el fundador de una ciudad, Noëlville (Ontario) Su padre lo inició en los arcanos de los negocios locales y nacionales. Tras una brillante carrera en la Universidad de Ottawz (leyes y empresariales) Paul Desmarais compró su primera compañía por un dólar simbólico, tratándose de una empresa al borde de la bancarrota, que no solo relanzó: la convirtió en la primera piedra de un imperio que tiene unos activos de 271.000 millones de dólares, empleando a 33.000 personas en varios continentes. A partir de una pequeña compañía de autobuses, pronto transformada en un discreto imperio regional, Desmarais creció vertiginosamente, en Canadá, en el continente americano, en Europa, diversificándose en los más diversos terrenos. Power Corporation of Canada (PCC) el holding original, tiene su sede en Canadá, con varias filiales estratégicas con sede en Suiza, Bélgica y Francia. Un grupo de tales proporciones no puede privarse de relaciones algo más que amistosas con el mundo de la prensa y la política. En Canadá, Desmarais comenzó invirtiendo en algún periódico, para acabar siendo propietario o accionista mayoritario de un pequeño pero influyente grupo. Es leyenda, en Canadá, que varios primeros ministros y buena parte de la clase política han tenido relaciones amistosas y profesionales de muy distinta índole con los hombres del grupo Desmarais. Desmarais comenzó a crecer en Europa y las antiguas colonias europeas a través de sus amigos y socios del grupo de Albert Frére, patrón del Bruxelles Lambert, con intereses cruzados en todo el mundo francófono, en sectores tan diversos como el petróleo, la minería y las bebidas (alcohólicas y no alcohólicas) Directamente, o a través de algunas de sus filiales, Desmarais hizo inversiones estratégicas en grupos franceses tan importantes como Total (Petróleo) GDF (gas) o Pernord Ricard (el gigante de los aperitivos) Las inversiones de Desmarais en el Reino Unido y el mundo anglosajón facilitaron una relación muy estrecha con la Corona británica. En Francia, donde sus inversiones comenzaron a crecer a partir de los años 70 del siglo pasado, Desmarais ha sido un inversor muy activo en los sectores más sensibles, de la gran banca (Paribas) a la minería en las antiguas colonias. Entre la leyenda y la realidad, las relaciones amistosas entre Desmarais y Nicolas Sarkozy pudieron tener algunos coletazos políticos. Los independentistas de Quebec achacaban a esa relación entre el expresidente francés y el multimillonario canadiense la hostilidad de Desmarais a las tentaciones independentistas de algunos de sus paisanos. Un imperio construido en medio siglo corto de trabajo empresarial y financiero no podía escapar a la polémica más o menos oscura. Las relaciones de muchos políticos canadienses con Desmarais han suscitado mucha materia para largos folletines político- financieros. La amistad del millonario canadiense con Sarkozy personaje no menos novelesco lleva años alimentando la crónica de los rumores y sospechas que el mismo expresidente ha alimentado, en ocasiones, como cuando llegó a comentar, con cierta malicia: Paul tiene una casa inmensa... cuando llegas a la puerta, hay una gran valla, muy bella y hermética. Cuando cruzas la valla, debes montar en un coche, ya que la gran mansión todavía queda muy lejos... JUAN PEDRO QUIÑONERO PHILIP CHEVRON (1957- 2013) EL TRANQUILO DE LOS POGUES finales de los años ochenta, asistir a un concierto de los Pogues era una experiencia. Tanto física, como emocionalmente. El grupo irlandés había sabido reunir sobre un pentagrama la impronta aceleradísima de punk al lado de la febril y sentimental música irlandesa. El resultado era espectacular. Tanto en sus emotivas baladas como en sus trepidantes jigas electrificadas, las canciones de la banda liderada por Shane MacGowan te ponían el corazón a toda máquina. Pero en directo, aquello sobrepasaba lo natural. No era extraño que antes de sus conciertos el grupo repartiera cajas de cerveza entre el público con lo que la juerga quedaba garantizada. Aquellos conciertos te dejaban el cuerpo como si hubieras competido en diez carreras de cien metros seguidas. El derroche físico de la banda era descomunal y la alegría era de igual calibre. El grupo iba siempre a todo trapo, como poseída, y sus miembros tampoco le hacían ascos a darle al cuerpo una buena ración de sustancias antes, durante y después de cada actuación. El marchón del grupo era tal que al mencio- A Philip Chevron, guitarrista de la banda de folk- punk irlandesa The Pogues, nació en Dublín el 17 de junio de 1957. El artista ha fallecido en la capital irlandesa el pasado 8 de octubre. nado MacGowan le echaron de la formación por darle demasiado a la ingesta alcohólica. Si esto suecedía entre irlandeses, cómo sería el tal MacGowan. Entre los chicos de los Pogues un poco más sensatos estaba su guitarrista, Philip Chevron, aunque no crean que no participaba de buena gana en las juergas alcohólico- musicales del grupo. Chevron ha fallecido después de una dura batalla contra el cáncer a los 56 años de edad. Philip Chevron padecía un tumor cerebral y fue diagnosticado por primera vez de un cáncer de garganta en el verano de 2007. Aunque a mediados de los noventa dejó el grupo por problemas personales debido a sus excesos, en los últimos años se había convertido en algo así como un portavoz no oficial del grupo irlandés. En 2003 formó los Radiators, aliado con el exbajista de los Pogues Cait O Riordan. Sobre las tablas, Chevron parecía un duendecillo inquieto, siempre de aquí para allá con su guitarra sobre el escenario. Un músico popular de los pies a la cabeza. MANUEL DE LA FUENTE