Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es sociedad SOCIEDAD 61 Los hijos de la talidomida piden 200 millones de indemnización Las víctimas españolas sientan en el banquillo al laboratorio que desarrolló el fármaco N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID Dos centenares de víctimas de la talidomida reclaman hoy en el juzgado 204 millones de indemnización a Grünenthal, la farmacéutica que desarrolló este medicamento contra las náuseas del embarazo y causó graves malformaciones en fetos. El juicio tendrá lugar en un juzgado de primera instancia de Madrid, tras la demanda que interpuso hace un año y medio Avite, la asociación española de víctimas de la talidomida. Desde finales de la década de los 50 hasta 1961, la talidomida fue ese medicamento casi mágico que aliviaba los vómitos de las mujeres embarazadas. Lo fue hasta que se descubrió que esas pastillas inocentes causaban terribles malformaciones congénitas a los hijos que estaban gestando. Este capítulo oscuro de la medicina reconoce que más de 10.000 niños nacieron mutilados, con muñones en lugar de piernas y brazos, por un efecto secundario que nadie podía imaginarse. El culpable fue Grünenthal, el laboratorio alemán que fabricó y comercializó el tratamiento en más de 50 países sin advertir de sus efectos colaterales. Aunque, en realidad, toda Alemania se sintió responsable. El científico alemán que descubrió el medicamento fue juzgado y encarcelado, y terminó suicidándose en prisión angustiado por la culpa. El fármaco fue retirado del mercado en 1961 en Alemania, donde se originó el problema, pero, según consta en la demanda de Avite a la que ha tenido acceso Efe, en España siguió administrándose cuatro años más tras la retirada. Los afectados españoles ase- Efectos colaterales 10.000 niños nacieron mutilados porque sus madres tomaron entre 1957 y 1961 talidomida contra las náuseas del embarazo. 50 países guran que en nuestro país la talidomida se vendió entre 1957 y 1965. El laboratorio alemán culpa al distribuidor español que siguió vendiéndolo y asegura que en España hubo diversas empresas que fabricaron y distribuyeron productos con talidomida además de Grünenthal. El Gobierno alemán creó una fundación para indemnizar a los afectados con un fondo de 200 millones de marcos (unos cien millones de euros) para atender a todos los afectados, fuera cual fuera su nacionalidad. El laboratorio asumió reclamaciones hasta 1990, pero la información nunca llegó a los afectados españoles y todos se quedaron sin opción a reclamar. vendieron el medicamento sin advertir de los efectos que podría tener en el desarrollo del feto. Pensión vitalicia Ningún gobierno español se preocupó de informar a los damnificados por un medicamento maldito y aquellos hijos de la talidomida siguen sin tirar la toalla. Tras años de reclamaciones han conseguido sentar en el banquillo a la farmacéutica alemana. Quieren hacer justicia 57 años después y tras varios intentos fallidos para llegar a un acuerdo con el laboratorio alemán. Grünenthal había ofrecido 120.000 euros anuales para los 180 españoles que han ido a juicio. Pero las víctimas lo rechazaron porque quieren que se les equipare con los afectados alemanes que desde el año 71 cobran una pensión vitalicia. 100 millones destinó Alemania para indemnizar a las víctimas. A los afectados españoles no les llegó ninguna ayuda. Entre 1957 y 1961 El medicamento se administró a mujeres embarazadas para controlar sus náuseas 180 españoles reclaman ahora en un juicio la indemnización que se les negó.