Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SOCIEDAD LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es sociedad ABC Una multitud de personas asistió ayer a la ceremonia de beatificación en el Complejo Educativo de Tarragona La Iglesia no busca culpables con la beatificación de 522 mártires El cardenal Amato, enviado del Papa, afirmó que los nuevos beatos fueron víctimas de una persecución religiosa que buscaba el exterminio de la Iglesia LAURA DANIELE MADRID rofetas de la paz en la Tierra Fue sin duda la mejor entre las muchas frases de homenaje y gratitud que recibieron ayer los 522 mártires de la persecución religiosa de los años 30 del siglo pasado. La pronunció el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos, durante una multitudinaria misa, celebrada ayer en el Complejo Educativo de Tarragona. Ante numerosísimas congregaciones religiosas, sacerdotes y familiares de los nuevos beatos, que desde horas tempranas de la mañana esperaban el P inicio de la Eucaristía, el cardenal explicó que la ceremonia de beatificación más grande de la historia de la Iglesia española es un extraordinario evento de gracia, que quita toda tristeza y llena de júbilo a la comunidad cristiana La Iglesia no quiere olvidar a estos sus hijos valientes. La Iglesia, casa del perdón, no busca culpables. Quiere glorificar a estos testigos heroicos del Evangelio de la caridad, porque merecen admiración e imitación aseguró monseñor Amato, enviado por el Papa Francisco a Tarragona para presidir esta misa, que estuvo concelebrada por 104 obispos, entre ellos el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Antonio María Rouco Varela, y el arzobispo de la diócesis anfitriona, monseñor Jaume Pujol. Como si describiera el perfil de cada uno, el cardenal italiano recordó que los nuevos beatos eran sacerdotes, seminaristas, consagrados, jóvenes y ancianos, padres y madres de familia, todos víctimas inocentes que soportaron cárceles, torturas, procesos injustos, humillaciones y suplicios indescriptibles No hablaba de personas abstractas. Una pequeña urna de plata con las reliquias de los 522 nuevos beatos había sido depositada en el presbiterio al inicio de la Eucaristía, tras la entrega de los decretos de beatificación a los respectivos obispos. Niebla diabólica Vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología, que anuló a millares y millares de ciudadanos pacíficos, incendiando iglesias y símbolos religiosos, cerrando conventos y escuelas católicas, destruyendo parte de vuestro precioso patrimonio artístico explicó el cardenal en una homilía valiente y directa, pero a la par cargada de palabras de perdón y reconciliación. Fruto de ese periodo oscuro de la hostilidad anticatólica de los años 30 del siglo pasado España se convirtió en una tierra bendecida por la sangre de los mártires Con estos 522, el número de mártires canonizados y beatos españoles asciende a un total de 1.523 personas. Estos mensajeros de vida y no de muerte añadió, no fueron caídos de la Guerra Civil, sino víctimas de una radical persecución religiosa que se proponía el exterminio programado de la Iglesia Estos hermanos y hermanas nuestros no eran combatientes, no tenían armas, no se encontraban en el frente, no apoyaban a ningún partido, no eran provocadores. Eran hombres y mujeres pacíficos señaló el cardenal, quien recordó que los mártires fueron asesinados por odio a la fe, solo porque eran católicos, porque creían en Dios, porque tenían a Jesús como único tesoro, más querido que la propia vida En una soleada mañana y con más de alguna lágrima de emoción entre los más de 4.0000 familiares presentes en la misa, monseñor Amato explicó que su martirio no pasó en balde y que su entrega hasta la muerte sigue siendo un mensaje válido de paz y reconciliación para el mundo de hoy. Con su mansedumbre los márti-