Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ECONOMÍA LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es economia ABC JUAN VELARDE FUERTES LA CRISIS DE LAS CAJAS DE AHORROS Obsesión por ganar cuota de mercado, exuberancia crediticia, exceso de crecimiento y control político, causas de la caída de las cajas pone así Ernest Reig: La obsesión por ganar cuota de mercado ha resultado nefasta. El entender la ganancia de cuota de mercado como un fin en sí mismo ha sido, en el caso de las cajas, una clara distorsión de su objeto social, pero constituía la justificación para que sus gestores decidieran crecer rápidamente mediante la penetración en nuevos mercados regionales. Esto último sólo era posible asumiendo riesgos y, por tanto, aquellos clientes que las entidades con larga implantación local no deseaban para sí mismos D e acuerdo con Gaspar Ariño, cuatro factores han actuado conjuntamente hasta provocar una situación que puede calificarse como de catástrofe en el práctico conjunto de las cajas de ahorros. El primero de estos factores lo ex- El segundo factor es expuesto así por Gaspar Ariño y Miriam García en su excelente obra: Vindicación y Reforma de las Cajas de Ahorros, Juicio al Banco de España la exuberancia crediticia y de liquidez de las épocas de Greenspan motiva que las cajas comiencen a captar dinero, procedente, no de depósitos, sino de los mercados al por mayor y a bajos tipos de interés. Ellas, que habían sido siempre prestamistas en el interbancario, se convierten en receptoras de fondos, que invierten en mil proyectos, algunos enloqueci- dos, empujados por las ambiciones políticas de los Gobierno regionales. Y esto se llevaba a cabo por presidentes y directivos de las cajas que al no ser profesionales de las finanzas, no eran consciente de los riesgos que asumían; otros, que sí lo eran, tenían que obedecer al mando político El tercer factor es la búsqueda de un crecimiento desmesurado. Amado Franco lo exponía así: ¿Qué necesidad había de aparecer con crecimientos del 20 y 30 en la actividad y en beneficios... Pues ninguna, porque con ello no sólo pagábamos más impuestos, sino que además se despertaban recelos y pasaron a introducir a este sector en una dinámica que obligaba a fusiones, para hacerse grandes Y añaden Gaspar Ariño y Miriam García: Uno se pregunta qué hacían las auditorías y el Banco de España cuando veían estos crecimientos desaforados de oficinas, inversiones y empleados. El Banco de España nunca quiso frenar el entusiasmo y advertir de la imprudencia en que se estaba incurriendo. ¿Quién se atreve a quitar la música en medio de la fiesta? se excusaba Miguel Sebastián... Caruana formuló alguna advertencia, pero a modo de buen consejo que da el padre de familia al hijo despilfarrador... (pero) a un regulador supervisor se le exige más que un acertado diagnóstico y un buen consejo El cuarto factor fue, a partir de 1985, la invasión de las cajas por los gobierno autonómicos y los partidos políticos, que se agudizaba a medida que pasaba el tiempo y que, con contadas excepciones pasaron a tener cada vez mayor influencia en su gestión... Los partidos políticos regulan expedientando o amenazaban a quienes no seguían sus instrucciones. Los acuerdos se tomaban a veces en el seno del partido y, para que fueran vinculantes y no hubiese dudas, se ponían por escrito y se firmaban por los representes de los partidos Esto ha contado Joaquín Leguina en su artículo A quien pueda interesar publicado en El País el 20 de julio de 2012. Todo esto ha concluido acentuando la crisis, por un lado, y por otro, en una transformación básica del sector, nacionalizando y subastando multitud de estas cajas. Según Gaspar Ariño y Miriam García, cuando se preguntó a los dos últimos presidente de Catalunya Caixa Serra Ramoneda y Narcís Serra- a qué se debía el haber aceptado esta estrategia, contestaron, que quizá fue excesiva, pero que el resto de Cajas hacía lo mismo Un caso más del efecto rebaño tantas veces presente en el mundo financiero.