Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es internacional ABC Italia militariza el Mediterráneo El primer ministro, Enrico Letta, anuncia que triplicará el número de unidades navales y aéreas que vigilan las costas del país y el canal de Sicilia ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA E l Gobierno italiano se moviliza para poner fin a los trágicos naufragios frente a sus costas y evitar que el Mediterráneo se convierta en un cementerio. El primer ministro, Enrico Letta, anunció que a partir de hoy triplicará las unidades navales y aéreas que vigilan las costas del país y, en especial, el canal de Sicilia, donde han tenido lugar los últimos naufragios: La emergencia se debe resolver ya, y no esperar a marzo o abril. Aunque nos cueste mucho dinero, partirá el lunes una misión íntegramente italiana con la que triplicaremos el número de naves y aviones que patrullan esa zona del Mediterráneo que se ha transformado en una tumba Para la vigilancia aérea se emplearán drones (aviones no tripulados) Predator y Atlantic, particularmente indicados para reconocimiento marítimo. Aunque Letta insistió también en la necesidad de que Europa se implique más en la solución de esta tragedia: Diremos a la Unión Europea que Frontex (la agencia europea des fronteras) debe servirnos de alguna utilidad, que Eurosur (sistema de vigilancia y comunicación para el control de fronteras) debe sernos también útil y que es necesario revisar el Convenio de Dublín sobre refugiados añadió. Frontex tiene su sede en Varsovia y se ocupa sólo de un tipo de inmigración, no de las inmigraciones que llegan por mar, de las que están marcadas por la muerte. Frontex debería tener un pie dentro del Mediterráneo destacó el primer ministro italiano en un acto organizado por el diario La Repubblica Molesta cada día más en Italia que Bruselas imponga a los países del sur que cumplan a rajatabla sus deberes con la austeridad económica, y luego sean abandonados a su suerte cuando deben afrontar tragedias como los naufragios de barcazas cargadas de refugiados frente a la isla de Lampedusa, puerta de entrada en el continente. En este sentido, el presidente del Parlamento Europeo, Martin presente también en el acto del diario La Repubblica señaló que Europa debe cambiar y ser más solidaria: Estoy conmocionado y no entiendo que, cuando se ve la muerte de frente, cuando estamos frente a niños que han visto ahogarse a sus padres, Muere ahogada con su bebé tras parir en el barco Son infinitas las historias de vida y muerte tras el naufragio del pasado viernes. Como la de una madre siria que, en ese barco, dio a luz asistida por el marido y algunos parientes. Poco después, madre y bebé fueron tragados por el mar. De los 34 cadáveres, 12 eran menores. Otro caso es el de un padre sirio. Me he colocado a mi hija sobre el pecho nadando de espaldas como un desesperado Los equipos de rescate los encontraron así. El padre salvó a su hija de nueve meses, pero a pocos metros su mujer no logró tener a flote a su hijo de tres años. El matrimonio vive hoy este drama en Lampedusa. pueda haber una polémica entre instituciones o entre derecha e izquierda. Me alegro de que Letta haya logrado llevar el problema de la inmigración al Consejo Europeo. Ahora hay que discutirlo con serenidad y seriedad, aunque tengo la impresión de que hay todavía algunos que intentan cerrar los ojos esperando que el problema desaparezca por sí solo. Diez mil refugiados en Lampedusa son demasiados. En Europa somos quinientos millones y tenemos que ser solidarios Salvados cuatro niños Mientras Europa discute y se divide sobre cómo afrontar esta tragedia, no dejan de llegar nuevas oleadas de inmigrantes que intentan alcanzar las costas italianas. Los servicios de socorro se movilizaron también ayer para auxiliar a dos barcazas con cientos de inmigrantes a unas 60 millas de Lampedusa. Causó gran emoción y dolor el desembarco de 236 supervivientes (entre ellos ocho mujeres y nueve niños) que llegaron a Porto Empedocle (Sicilia) a bordo de la nave militar Li- Dos inmigrantes caminan junto a la costa de Lampedusa