Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 25 Mercedes Alaya apenas se relaciona con sus compañeros, no se fía de nadie en el juzgado y lleva su propio horario La soledad de la juez de los ERE MERCEDES BENÍTEZ SEVILLA El anecdotario de la juez de instrucción más conocida de España da para escribir, si no un libro, al menos una revista. Podría ser una publicación jurídica porque la juez demuestra a diario su conocimiento del Derecho. Pero también serviría para ilustrar una revista de moda ya que la temperamental juez no deja al azar la indumentaria con la que acude cada día al juzgado, cuidada hasta el más mínimo detalle. Entre los abogados y los periodistas casi permanentemente de guardia a las puertas de su juzgado no ha pasado inadvertido que su señoría escoge vestidos de colores muy llamativos el último, rojo vivo cada vez que hay en marcha una operación policial relacionada con el caso. Pero, además del desfile de moda que puede aparentar el hecho de que elija cada día cuidadosamente el vestido o los zapatos que se calza para no repetir modelito, sin duda lo más destacable en su personalidad es el temperamento y su especial modo de instruir. Alaya, que rechazó a los dos jueces de apoyo que le puso a su disposición el TSJA, trabaja de una manera muy particular. No se somete a ningún horario establecido y no da explicaciones. Aunque nadie duda de su capacidad de trabajo (y tampoco de la intelectual puesto que tiene en su cabeza los casi 30.000 folios de sumario) es poco amiga de los horarios y casi siempre va a contracorriente. últimos tiempos. Los fiscales ya no ocultan su enfado por el hecho de que la juez les haga esperar hora y media. Pero tampoco, además de recurrirle algunos autos, se cortan en mostrar su enojo por el hecho de que tarde días en notificarles los autos o incluso no les comunique con suficiente antelación cuándo va a poner en marcha una redada como la última. De hecho, en la Operación Heracles II, los fiscales se enteraron por la prensa. Carácter altivo Ese distanciamiento está también relacionado con su carácter altivo. Prácticamente, Alaya no saluda a nadie. Pero también con unos grandes recelos que hacen que no se fíe ni de su sombra y que no permita que graben sus comparecencias. Ni siquiera el secretario puede acceder, a veces, a las diligencias. Solo se fía de su funcionaria de cabecera, la incondicional Charo, y de los agentes de la UCO de la Guardia Civil. Pero de nadie más. Será por eso que la juez, que tiene su propio club de incondicionales y hasta un hashtag de apoyo, no saluda cuando una se la cruza por el pasillo o incluso llegó a recriminar hace algún tiempo a los funcionarios de su juzgado que hablaran con los periodistas. Nunca sale a tomar café y solo habla con el decano de los jueces (que a veces la acompaña hasta el taxi) o con unos pocos letrados: los que la adulan señalándole lo estupenda de su figura. Ella prefiere la soledad. Esa altivez no es óbice para que la magistrada devore la prensa. Y que ello se refleje hasta en sus propios autos en los que, además de reproducir páginas de periódicos, ha llegado a hablar de la paz social o de la trascendencia mediática de sus resoluciones. Y que a veces se deje llevar por su temperamento y le riña a los imputados: Me está mintiendo le espetó a uno, mientras que a otro le dijo déjese de teatro Con todo, la juez a la que los sindicalistas se han atrevido a llamarla fea u hortera sigue adelante inasequible al desaliento desde su pedestal del juzgado. Pero siempre sola. La magistrada Mercedes Alaya a su llegada al juzgado JUAN JOSE UBEDA AUTO DE LA MAGISTRADA Alaya pide a Anticorrupción que le diga qué delitos pueden haber prescrito ABC SEVILLA Horario particular Normalmente, nunca llega al juzgado temprano. Lo mismo lo hace a las once de la mañana que, otras veces, por la tarde y se queda hasta la noche. Aunque da lo mismo porque sabido es que se lleva el trabajo a casa en su inseparable maleta de viaje. Y a nadie se le escapa que Mercedes Alaya se reanima cuando anochece. Las principales declaraciones de los ERE las ha tomado siempre de noche o incluso de madrugada. Como cuando mandó al exconsejero Antonio Fernández a la cárcel al amanecer del martes de Feria de Abril. En cuanto a las comidas, la juez, que luce una estilizada silueta, es capaz de pasarse todo un día sin salir del juzgado. A base de botellas de agua o barritas de la máquina de aperitivos. Quizás esa poca afición a unos horarios reglados es una de las causas de que la relación con la Fiscalía Anticorrupción se haya ido enfriando en los Relación fría Su relación con Anticorrupción se ha enfriado. Los fiscales se enteraron por la prensa de la operación Heracles II La juez que investiga los ERE, Mercedes Alaya, ha emitido un nuevo auto en el que alude a la posible prescripción de delitos planteada por la Fiscalía Anticorrupción y le requiere para que, antes de proceder a la práctica de cualquier otra diligencia informe sobre el periodo de prescripción que maneja a fin de decidir si procede encomendar la investigación a la Guardia Civil de las ayudas sociolaborales más antiguas Este auto, al que accedió Europa Press, lo dictó la juez el 4 de octubre, solo unos días después de que la Fiscalía Anticorrupción le solicitara la extinción de la responsabilidad penal de unos empresarios, entre ellos los dos hermanos de la ministra Fátima Báñez, que fueron imputados en junio en la trama referente a la venta fraudulenta de una parcela de Mercasevilla, que está en el origen del caso de los ERE. Esa extinción de responsabilidad respondía a que los posibles delitos ya habían prescrito. Así, la magistrada Mercedes Alaya solicita a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que, sin perjuicio de lo anterior, concluya y en su caso inicie el estudio de los expedientes relativos a las empresas que hubieren obtenido ayudas abonadas en 2003. En este sentido, la instructora dice que en este estudio deben incluirse aquellas ayudas que hubieren recibido con anterioridad a dicha fecha algunas de estas sociedades y que quedarían englobadas por continuidad delictiva centrándose en particular en Jerez Industrial, Gestifesa, y el Ayuntamiento de San Nicolás del Puerto. En el auto, la juez también cita a declarar en noviembre y diciembre a cuatro ex altos cargos de la Junta de Andalucía que fueron imputados por la magistrada el pasado mes de junio junto a otros 16 cargos o ex altos cargos.