Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es españa ABC UPyD prepara pactos a discreción para tratar de desbancar al PP El grupo que lidera Rosa Díez aspira a convertirse en partido bisagra en las próximas elecciones, sin hacer ascos a ningún grupo político A. I. SÁNCHEZ MADRID querra Republicana de Cataluña. Sólo hay un partido en todo el arco parlamentario al que UPyD le haga ascos: el proetarra Amaiur. En busca de votos Las próximas elecciones locales de 2015 serán, así, el campo de batalla en el que UPyD experimentará una estrategia de pactos a discreción en todo el territorio nacional para intentar abordar el gobierno de los grandes ayuntamientos de la mano de uno o varios socios. Una táctica que, en la práctica, supone una amenaza en toda regla para la hegemonía del Partido Popular, especialmente en ciudades como Valencia o Madrid donde tradicionalmente ha necesitado de mayoría absoluta para poder gobernar. No se trata sólo de los acuerdos que pueda alcanzar, sino también de las bolsas de votos descontentos que aspira a conquistar. Puede darse que sin UPyD los partidos de la izquierda no sumen suficiente para arrebatar lugares importantes al PP, pero que con UPyD sí apuntan fuentes parlamentarias. C on los grandes partidos políticos e instituciones atravesando sus peores momentos y la economía aún en crisis, UPyD pesca en el caladero de la desafección y crece al calor del malestar de la gente. Adherido a la antipolítica y al antiinstitucionalismo este grupo compite con IU por alzarse como tercera fuerza política en las próximas elecciones, tan sólo seis años después de haber nacido. Su posición es fácil. Su proyecto no se ha retratado en ningún gobierno ni la eficacia de sus medidas ha sido testada. Su brújula no es la ideología, sino el marketing. Devora el CIS en busca de votos y tendencias y casi siempre coincide una máxima: en los asuntos controvertidos se pone de perfil; en el resto se posiciona con la clara mayoría, sea de izquierdas o de derechas. Demagogia dicen de Rosa Díez sus rivales. Pensamos en las iniciativas y en los textos, no en los colores se defiende. Alzarse como la tercera fuerza a nivel nacional convertiría a UPyD de facto en partido bisagra capaz de abrir- -o cerrar- -las puertas del poder a otros grupos. Su exigencia sólo es una: que su compañero de gobierno sea la fuerza más votada. Es indiferente si se trata del Partido Popular o de Es- formación que lidera Rosa Díez votó a favor de todas las enmiendas presentadas por el partido valenciano a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) Fue el único grupo con el que UPyD tuvo esta consideración. Al texto de la ley, pese a que los populares incorporaron una de sus enmiendas, votaron en contra. Una manera de sortear el axioma de aliarse con la fuerza más votada sería, por ejemplo, presentarse en coalición con otro grupo que, previsiblemente, vaya a escalar varios puestos. Díez, de hecho, sopesó esta maniobra con Ciutadans, aunque, finalmente, no logró cerrar un acuerdo con el líder de esta formación, Albert Rivera. De hecho, en el Congreso hay quien cuenta con que esta línea roja saltará por los aires en las próximas elecciones generales. Pinza progresista Y es que, al igual que UPyD traza su estrategia, también lo hacen otros partidos del arco parlamentario. Tal es el empuje de la formación magenta, que el círculo de confianza de Alfredo Pérez Rubalcaba observa a los de Rosa Díez como una pieza más con la que contar para construir una pinza progresista contra el Partido Popular tras las próximas elecciones generales. Una coalición formada por PSOE, IU y UPyD capaz de gobernar- -bien con un pacto estable, bien con acuerdos puntuales- -en el caso de que Mariano Rajoy pierda la mayoría absoluta. Este sería el plan, han explicado fuentes socialistas a ABC, que Pérez Rubalcaba quiere poner en marcha tras los próximos comicios y por el que se niega a abandonar la secretaría general del PSOE atisbando ya su éxito. Sería la primera vez en treinta años de democracia que la fuerza más votada no gobernara el Estado. Y UPyD podría ser pieza clave. Haciendo migas Desde la formación magenta insisten, en cambio, en que su precepto es respetar siempre a la fuerza fuerza más votada. Sin embargo, en Valencia distintas fuentes apuntan a que su diputado Toni Cantó ha iniciado contactos con Compromís- -partido nacionalista valenciano- -para arrebatar la alcaldía a la popular Rita Barberá en los próximos comicios. La sintonía de UPyD con este grupo se dejó ver este mismo jueves en el Congreso de los Diputados cuando la Rosa Díez lidera el Grupo de UPyD en el Congreso Un partido personalista Es habitual que los grupos políticos que nacen en torno a una figura política funcionen después como una organización personalista. Aunque UPyD sostiene que las decisiones se adoptan democráticamente en las reuniones ÓSCAR DEL POZO periódicas que mantiene el partido, desde su creación en 2007 son notorias las críticas y deserciones que ha encajado el supuesto liderazgo cesarista de Rosa Díez. Sonada fue la salida del cofundador del partido Mikel Buesa en 2008, cuando aseguró que no ingresó en UPyD para hacer reverencias a Rosa Díez No hay el más mínimo resquicio, ya no digo para la disidencia, sino para la crítica censuró. Un año después el coordinador del grupo se despedía señalando los errores autoritarios de la dirección.