Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 14 DE OCTUBRE DE 2013 abc. es ABC Beatificación en Tarragona Amato recuerda la persecución religiosa Angelo Amato, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, en el altar levantado en Tarragona La Iglesia aboga por el perdón Mártires de la niebla Nadie recuerda a Diocleciano cuando reza a los primeros mártires del cristianismo. La pureza de su sacrificio nada tiene que ver con el resentimiento de un pueblo que tiene el amor como primer mandamiento. Tampoco la Iglesia busca responsabilidades en la muerte de los 522 nuevos beatos que ayer proclamó en Tarragona. No hubo banderas ni pancartas. Solo oración. El perdón es la esencia del cristianismo, recordó monseñor Amato para recordar el significado del martirio, mostrado ayer como un gesto conciliador de una Iglesia perseguida en el siglo pasado por el totalitarismo y acosada en la actualidad por Monseñor Rouco Varela, durante la ceremonia fundamentalismos de distinta naturaleza. A través de una pieza televisada, las palabras del Papa Francisco abrieron una ceremonia en la que Angelo Amato recordó que España es una tierra bendecida por la sangre de los mártires El cardenal italiano no venía a ajustar cuentas, pero repasó la historia para contextualizar una persecución atroz. Vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología que anuló a millares y millares de ciudadanos pacíficos dijo Amato antes de reiterar que la Iglesia, casa del perdón, no busca culpables Ante una imagen de la Moreneta, alrededor de 20.000 personas rezaron ayer a los nuevos beatos de la Iglesia, muertos por su fe y a manos de una turba tan olvidada ya como el emperador Diocleciano. SOCIEDAD