Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MARTES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es internacional ABC Liberados todos los rehenes del centro comercial atacado por Al Shabab en Kenia El Ejército asegura que los asaltantes de Al Shabab son de varias nacionalidades EDUARDO S. MOLANO CORRESPONSAL EN NAIROBI Tras tres días de asalto al centro comercial Westgate de Nairobi, el Ministerio del Interior keniano aseguró anoche a través de su cuenta de twitter que la Fuerzas de Seguridad controlaban el interior del centro comercial. Horas antes, fuentes ministeriales decían que los rehenes probablemente habían sido evacuados en su totalidad. Nuestras fuerzas están registrando el centro comercial piso a piso dijo un portavoz ministerial. Sin embargo, la situación seguía siendo confusa. Terroristas que no terminan de aparecer, rehenes que se esfuman y una espectacular columna de humo. A la crisis del ataque al centro comercial parecen asaltarle, en las últimas horas, las nebulosas. Las autoridades anunciaron a lo largo de la jornada que tres de los atacantes habían muerto y que una decena de personas habían sido detenidas en relación con el ataque, aunque todo apunta a que ninguno es autor material del atentado. Uno de ellos fue arrestado ayer por la mañana cuando se dirigía hacia el aeropuerto con la intención de volar hacia Turquía. Mientras en el lugar de los hechos, aproximadamente a las 13.30 hora local (12.30 en España) se producían tres fuertes explosiones en el, ya conocido internacionalmente, centro comercial Westgate seguidas de una extensa columna de humo negro que se perdía en el cielo de la capital de Kenia. La deflagración sacudía los cimientos del edificio y la negociación, tras más de 48 horas de, una crisis, que se iniciaba el pasado sábado cuando milicianos de la organización islamista Al Shabab tomaban el edificio. La escena transfiguró rápidamente el gesto del personal sanitario en la zona, ante una masacre que parecía evidente: tal magno pilar no podía haber sido generado, tan solo, por una simple granada o un explosivo de leve calibre; había ocurrido algo y no parecía demasiado esperanzador... se debía propiamente al ataque. Este corresponsal no es demasiado experto en asuntos textiles, pero ciertamente se necesitan varias toneladas de mantas para avivar un fuego que, hasta última hora de la noche, todavía se hacia evidente en el cielo de Nairobi. No queremos dar una posición definitiva, sobre si creemos que el proceso llegará a un final, pero estamos haciendo todo lo razonablemente posible, de forma cautelosa, para llevar este proceso a un final aseguraba el titular de Interior. Lenku destacó, a su vez, que tres terroristas habían muerto en el asedio. Tenemos una idea de quiénes son, de sus nacionalidades e, incluso, su número aseguró Lenku, que destacó que todos ellos serían varones. Asimismo, el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Julius Karangi, aseguró que los asaltantes son de varias nacionalidades. Pistoleros vestidos de mujer Todos los terroristas del centro comercial son hombres aseguraba al poco de producirse el asedio, Joseph Ole Lenku, ministro del Interior keniano. La sorpresa quedó para el final, cuando reconoció que algunos de estos malvados criminales islamistas de Al Shabab habían accedido al edificio vestidos con ropas de mujer En las últimas horas, los medios británicos habían especulado con que el ataque al Westgate de Nairobi hubiera sido dirigido por Samantha Lewthwaite, viuda de Jermaine Lindsay, uno de los autores de los ataques contra la red de transporte de Londres. En los atentados del 7 J contra la red de transporte de Londres, cuatro terroristas suicidas hicieron estallar las bombas que llevaban en sus mochilas en tres trenes del metro y un autobús, lo que provocó la muerte de 56 personas. Lewthwaite es buscada por la Policía de Kenia por su supuesta relación con células terroristas. Los medios han apodado a Lewthwaite la viuda blanca y señalan que al parecer habría huido de Kenia a Somalia en 2012. Sin embargo, desde primera hora de ayer, el Ministerio de Exteriores británico ya había puntualizado que no hay pruebas sobre la posible participación de Lewthwaite. Mientras, el primer ministro briánico, David Cameron, confirmó que hay seis británicos entre los fallecidos en el asalto al centro comercial. Testimonio de una española Pese a no encontrarse ayer entre los retenidos, la española María Martí sabe en carne propia lo que es sufrir la furia del grupos islamista Al Shabab. El sábado me encontraba en el café Java (una cadena de comida situada en la segunda planta del centro comercial Westgate) cuando oí un estruendo enorme. Tras intentar salir a la azotea, y comprobar que se escuchaban disparos, me encerré en la cocina del establecimiento reconoce a ABC. Durante una hora y media interminables, esta extremeña de 29 años escuchó diversas deflagraciones hasta poder escapar. Finalmente, al cabo de una hora y media o dos un grupo de personas no uniformadas llegó para rescatarles y conducirles corriendo al exterior del edificio, a través de una salida de emergencia. Pensábamos que íbamos a morir. Yo nunca había tenido la muerte tan cerca. Fue horrible, aunque no vi a ninguno de los asaltantes. Quizá en ese caso no lo estaría contando reconoce. Al margen de la suerte de los rehenes, durante su comparecencia, el Ministerio del Interior, se jactó de controlar ya todos los pisos del edificio y recordó que tres terroristas habían Fuego de mantas Sin embargo, unos minutos después, el ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, comparecía ante los medios para ofrecer la versión oficial. La tesis es sencilla: La columna de humo fue provocada por los islamistas, al incendiar unas mantas, como medida de distracción hacia los equipos de asedio. Las explosiones (de largo, las más potente en estos tres días) Muerte y captura Tres de los terroristas han muerto y diez personas han sido detenidas, según el Gobierno keniano Desaparecidos En medio de una gran confusión, Cruz Roja reconoce que 63 personas continúan desaparecidas Policías kenianos vigilan el centro comercial asaltado en Nairobi