Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es internacional INTERNACIONAL 31 1 14 4 2 3 12 5 6 7 10 8 9 17 16 13 15 La circunscripción de Antepomerania Rügen- Greifswald 56,2 CDU CSU Merkel también arrolla en su cicunscripción superando su mejor resultado (2009) en 7 puntos porcentuales 19,3 %I zquierda La canciller mantendrá su política europeísta Merkel tiene la certeza de que el SPD respaldará su política de austeridad H. BERLÍN 14,0 SPD Ángela Merkel Kerstin Kassner Sonja Steffen Elecciones al Parlamento Regional del Estado de Hesse, que celebró elecciones propias Votos en porcentaje, entre paréntesis número de escaños 38,3 (47) 11,1 (14) 30,7 (37) SPD 5,2 (6) Izquierda 5,0 (6) FDP ABC CDU CSU Verdes taria, esa vida de parias sin techo. Es, de ahí, del todo explicable que el viejo aparato del SPD adquiriera temperatura de ebullición en cuanto reinó la certeza de que Merkel no conseguía esos cuatro escaños de la mayoría absoluta. Enseguida hubo constancia de que tenían encima el reto que no es de fácil solución. El candidato del SPD, Peer Steinbrück, que fue ministro de finanzas con Merkel, ya había descartado su nueva participación en un gobierno de la canciller. Lo lamente o no, eso está hecho. El candidato a la vicecancillería, y ya se vería qué ministerio sería el presidente del partido, Sigmar Gabriel. Y sin embargo, hay mucha gente en el SPD que quiere pararle los pies a Gabriel ya mismo me dicen. El resultado, aunque subiera un par de puntos respecto al desastroso de 2009, ya es visto como un rotundo fracaso. Y la culpa del mismo se le echa a Gabriel. Este pasa por ser mucho menos fiable que el candidato y más izquierdista, lo cual no es difícil porque Steinbrück es un socialdemócrata muy centrista. Escasa cosecha para el SPD El propio candidato fracasado ha sido quien ha llamado a Merkel para pedirle tiempo hasta el viernes, en que el SPD tendrá su primera toma de posición oficial al respecto. Pero lo cierto es que los encuentros dentro del partido son ya intensos. Son muchos los que creen que el SPD sólo puede volver a perder en esa coalición con Merkel. Que de haber sido el resultado otro, con una Merkel más debilitada podían haber logrado una coalición más equilibrada. Pero que con Merkel de triunfadora absoluta y el SPD débil, poco podrá rebañar en cargos ministeriales y aún menos en contenido político. Aunque también es cierto que, al haber desaparecido el FDP, que condicionaba mucho la política de la CDU, hay cuestiones en que la CDU de Merkel y un SPD centrado pueden entenderse a la perfección. Nuestra política europea es buena, luego no hay ningún motivo para cambiarla Ese es el mensaje de Angela Merkel, ya nombrada reina de Europa por la prensa internacional. Fiel a sí misma, se ha cuidado de concretar expectativas, y mucho menos líneas rojas en los contenidos a negociar con el socio potencial. Merkel dejó ayer claro que es el SPD con el que se dispone a negociar en primer lugar. Alemania necesita un Gobierno estable, y pronto. Merkel ha dejado claro que dará tiempo... hasta el viernes. Pero añadió que no hay tiempo que perder. Porque urge asumir las tareas de gobierno, y especialmente en cuestiones europeas. En este campo, Merkel no teme ningún problema con un partido socialdemócrata que comparte su línea general, también en lo que respecta a los países meridionales socios en la UE. Si hace un par de años podía haber diferencias, hace tiempo que Merkel ha adoptado el discurso de austeridad y crecimiento que es básicamente el mismo del SPD. Y no será el SPD, si se decide a participar en el Gobierno, el que lo haga fracasar por cuestiones de política europea. Aunque juntos puedan ser quizá más conciliadores que con la FDP. La canciller ya ha comenzado a elevar la presión sobre los socialdemócratas, que corren el peligro de verse expuestos al reproche público de la irresponsabilidad si se obstinan en bloquear un acuerdo de coalición. La impresión que dio ayer la canciller es que, de momento, no piensa ni plantearse la coalición con los Verdes. Que le resultaría mucho más incómoda y sería vista con muchas reservas por sectores de la industria, el comercio y las finanzas. Una alianza con los Verdes chocaría además probablemente con resistencias de la CSU bávara, que está muy fortalecido por sus espléndidos resultados. Anclaje conservador Su mayoría absoluta del día 15 en las elecciones bávaras la amplió el domingo en las federales con un resultado abrumador. La CSU es el anclaje conservador que le queda a una CDU que Merkel ha ido despojando de sus signos de identidad más tradicionales. De ahí que también sea el guardián de la ortodoxia que le queda a la Unión en Berlín. Un guardián muy útil, si se considera que la principal tarea en la lucha política que le queda por hacer a la CDU tras este resultado es combatir a ese partido que se asoma por su margen derecho, el partido antieuropeísta Alternative für Deutschland Este partido, favorable a acabar con el euro, que ha incorporado otros mensajes de la derecha más conservadora, podría comenzar a amenazar a la CDU tan pronto como en las elecciones europeas de la próxima primavera. CDU y CSU han logrado no tener jamás un partido democrático a su derecha a lo largo de la historia de la República Federal. Los euroescépticos Van a presionar a Merkel en las elecciones europeas del próximo año, en las que esperan un buen resultado Ante las reformas El SPD puede ser más conciliador que los liberales, pero mantendrá la actual política de rigor