Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es opinion LA TERCERA 3 F U N DA D O E N 1 9 0 3 P O R D O N T O R C UAT O LU C A D E T E NA MALULA, SÍMBOLO DOLIENTE POR JUAN VAN- HALEN Leo lo que ocurre en Malula, un rincón de paz ahora bajo el fuego, un símbolo doliente, y madejo mis recuerdos de aquella bella y colorista aldea, viva y algo triste, como huérfana de un tiempo acumulado que pesa sobre sus adobes. Y me pregunto qué futuro espera a Siria, qué intenciones hay detrás de las cada vez más radicales milicias islamistas que, a punto de morir, Cristo prometió a Dimas un lugar en su Reino que no era de este mundo aunque lo proclamase la inscripción del madero. Las palabras de la sorpresa de Qumrán, las que arrastraron confines, se abrieron camino entre la sabiduría de los griegos y las lanzas romanas, y sembraron de palabras Mesopotamia y Egipto, se remansaron en Palmira, y fueron desbordamiento en los libros sagrados. En Malula escuché a una anciana comprar el pan en arameo, a unos jóvenes hacer sus planes de fin de semana en arameo, a unos niños dirigirse a su madre en arameo... Lo hablan y en general no lo escriben, y en Malula saben que es una lengua en grave riesgo; ellos nunca han contado con grandes inversiones para una hipotética normalización lingüística. E N alguna de las excelentes crónicas del enviado especial de ABC a Damasco, Mikel Ayestaran, se nos cuenta que las milicias rebeldes y el Ejército regular sirio combaten en las calles de Malula, tomada y perdida por unos y por otros. Malula es la única aldea de Siria con una población mayoritariamente cristiana: el 90 Y una de las tres, junto con Jabadin y Bakha, que mantiene como lengua de uso común el arameo, la lengua que habló Cristo. Un oasis diferencial que ha lastimado ahora la guerra. Leyendo las crónicas de Ayestaran a uno se le abre la nostalgia, que al fin es melancolía, de aquellos años, hace tantos, en que informaba desde conflictos, también apasionantes aunque no menos inútiles e irracionales. Guardo un hermoso y emocionado recuerdo de Malula, que visité desde un previo fervor hace una veintena de años, durante un viaje a Siria junto a un grupo de escritores para intervenir en unas jornadas literarias. Malula, a cincuenta kilómetros de la capital, derrama su brillante caserío malva, marrón, azul y gris, como en cascada, desde las broncas cumbres del Kalamún, que según la leyenda se abrió en dos por un milagro para favorecer el paso de Santa Tecla, perseguida por los romanos. Es un lugar estratégico, a 1.700 metros de altura, que domina la autopista de Damasco a Homs, la antigua La Chamelle de los cruzados, principal nudo de comunicaciones hacia el norte del país. No es extraño que rebeldes y oficialistas pugnen por su dominio. Hoy Homs, la cuna del emperador romano Heliogábalo, es la ciudad más devastada por la guerra civil. Pero Malula no tiene sólo valor estratégico militar; es un símbolo. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, llamada la Lourdes de Siria simboliza la cristiandad en Oriente Medio. Los cristianos en Siria (ortodoxos, maronitas, siríacos, católicos de rito armenio... sufren con especial dureza esta guerra. De eso se habla poco. Han sido asesinados al menos tres sacerdotes y secuestrados por mercenarios chechenos, integrados en el Frente Al- Nusra, el obispo metropolitano de Alepo y Alejandría, Bulos Yaziji, y el obispo siríaco ortodoxo de Alepo, Yuhanna Ibrahim. Los cristianos han encuadrado a sus jóvenes en milicias armadas en aldeas como Malula, mientras el régimen sirio ofrece recompensas por cualquier información que lleve a la captura de combatientes extranjeros. Grupos como uentan los periodistas sobre el terreno que las milicias rebeldes del Frente Al Nusra y del Frente de Liberación del Qadamón y el Ejército regular sirio combaten en el centro de la histórica aldea. En YouTube hay colgados vídeos en los que aparecen milicianos chechenos patrullando por el pueblo al grito de Alá es grande y círculos cristianos en Damasco aseguraron a interlocutores occidentales que a través de altavoces los milicianos yihadistas pidieron a los vecinos que se NIETO convirtieran al islam si querían seguir vivos. Ni lo afirmo ni lo niego, sólo lo cuento. Una monja declaró a una agencia internael Frente Al- Nusra y el Estado Islámico de Irak cional que huérfanos acogidos en el convento y el Levante, vinculados a Al Qaida, están pre- de Santa Tecla y vecinos cristianos huyeron a sentes en las fuerzas rebeldes. La oposición ha las cuevas de la montaña, origen de la aldea, ateabierto banderines de enganche para la que mu- morizados por la primera incursión de los rechos consideran una yihad o guerra santa. Hoy beldes en la zona. Los asaltantes ametrallaron tienen más peso en las filas rebeldes los yiha- las iglesias de San Jorge y San Elías (que se tedistas extranjeros que los moderados sirios, y mió hubiese sido incendiada) y aunque el consupongo que este alarmante hecho será valora- vento de Santa Tecla no resultó dañado, fue desdo en las cancillerías occidentales. truida la cúpula del monasterio greco- católico Desde el monasterio de San Sergio al de San- de San Sergio. ta Tecla, el viajero se pregunta si pudo ser en MaEsta realidad preocupante de Malula coincilula donde Saulo de Tarso sufrió la caída del ca- de con la escalada general del conflicto sirio, una ballo camino de Damasco y recibió la revelación guerra no declarada que ya dura demasiado tiemdivina que le convertiría en Pablo, misionero de po, mientras la opinión internacional miraba la nueva fe, desde su hasta entonces temida con- bobaliconamente para otro lado. dición de perseguidor. Leo lo que ocurre en Malula, un rincón de paz Lo que más impresiona de Malula, aparte de ahora bajo el fuego, un símbolo doliente, y masu mosaico paisajístico, es que se habla normal- dejo mis recuerdos de aquella bella y colorista mente el arameo. Hasta el inicio del conflicto es- aldea, viva y algo triste, como huérfana de un taba abierta una escuela de verano en la que al- tiempo acumulado que pesa sobre sus adobes. gunos lugareños enseñaban el viejísimo idioma. Escribo frente a un medallón de Santa Tecla, la La guerra lo está arrasando casi todo, y también mártir, recuerdo de aquel viaje. Salí ganando: el el tiempo y su poso acaso más entrañable: la co- vendedor me regaló unas palabras en arameo. municación por la palabra. Y me pregunto qué futuro espera a Siria, qué inUna lengua que se hizo manantial desde el tenciones hay detrás de las cada vez más radifenicio, el árabe y el hebreo y que enjoyó la mi- cales milicias islamistas, y qué riesgo entrañatad del Imperio de Darío. Las palabras con las ría apostar por cualquier interrogación que se que Alejandro ornó lápidas y monedas en la de- abra. La Historia señala con piedra negra las insafiante Babilonia. La lengua en la que Cristo terrogaciones mal resueltas. habló a Pedro y a Juan, en la que Judas le susurró al besarle tras las treinta monedas, y en la JUAN VAN- HALEN ES ESCRITOR C