Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CULTURA LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es cultura ABC CRÍTICA DE ZARZUELA Noche de gala SUITE ESPAÑOL A L A TEMPRANICA Peter Cameron Escribimos para tener otro mundo en el que vivir El autor de Algún día este dolor te será útil viaja con Coral Glynn a la posguerra inglesa DAVID MORÁN BARCELONA Albéniz Gerónimo Giménez. Int. Montiel. Wagner, Bergasa, Bernal. Cifuentes, ORCAM, Coro del Teatro de la Zarzuela. Dir. Frühbeck de Burgos. Lugar: Teatro de la Zarzuela. Fecha: 21- IX. ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE En el gesto del director de orquesta se reúne una buena dosis de técnica y otro poco de misterio. Lo primero se puede dominar con el estudio y asegura al universo de la música miles y miles de conciertos en los que todo transcurre con regular uniformidad. Lo segundo, en cambio, es una incertidumbre que muy pocos directores son capaces de resolver, pero que cuando se aprehende vuelve todo inefable, extraño e infrecuente. Rafael Frühbeck de Burgos tiene fama de solvencia en el oficio, de claridad en el concepto, de seguridad y dominio, virtudes que ha estimulado a lo largo de los años y que hoy siguen incólumes. Pero hay R. FRÜHBECK otro Frühbeck mucho más interesante que se ha forjado desde un incuestionable sentido de la responsabilidad y una, no menor, inquebrantable afición. Hoy, el gran Frühbeck es el que disfruta como nunca lo ha hecho ¡que ya es disfrutar! que evita el divismo y convierte un hecho tan sencillo como hacer música en algo verdaderamente emocionante. Quizá todo esto es más fácil de lograr con los arreglos orquestales que el propio Frühbeck hizo de la Suite española de Albéniz, porque son partituras que le han acompañado en su carrera como una segunda piel. Una firma. Puestos a preferir, ahí está La Tempranica formidable zarzuela de Gerónimo Giménez en la que importa mucho más el temple dramático, la certeza de un tempo justo, el ingenio para alcanzar la coherencia entre lo ligero y lo enjundioso, la autoridad de una interpretación asentada en lo rítmico y elevada en lo melódico. Veinte años hace que Frühbeck no dirigía en el Teatro de la Zarzuela y tal es el momento, recién cumplidos los ochenta, en el que acaba de inaugurar la temporada con estas músicas. Y entre lo más destacado hay que incluir la capacidad para obtener de la Orcam y del Coro de la Zarzuela lo mejor de sí mismos; la flexibilidad en el acompañamiento y la colaboración con un reparto notable, particularmente con la protagonista, María José Montiel, de enjundiosa interpretación. Una noche de gala. A Peter Cameron (Nueva Jersey, 1959) le cuesta explicar cómo nacen sus novelas, pero tiene muy claro qué le empuja a abrirse en dos y desparramarse ante la página en blanco. Leemos para salir de nosotros mismos y vivir otras experiencias, y es por eso por lo que escribo. Para tener otro mundo en el que vivir Fue esa necesidad lo que le llevó a habitar el pellejo de James Svecq, el confuso y mordaz adolescente protagonista de la exquisita Algún día este dolor te será útil y es lo que le ha empujado a cambiar completamente de registro para mudarse a Coral Glynn (Libros del Asteroide) húmedo y casi perverso cruce de romanticismo y thriller gótico en el que la tristeza y la infelicidad se acomodan poco a poco, con gran elegancia, en una mansión de la Inglaterra de los 50 por la que deambulan una enfermera y un militar lisiado. Un sensacional volantazo que le lleva del Nueva York post 11- S de su anterior novela a la campiña inglesa de mediados del siglo pasado y que Cameron asume con total naturalidad. Una vez escribo un tipo de libro no quiero escribirlo otra vez apunta. Aun así, no hay nada gratuito ni casual en este aterrizaje en la Inglaterra de posguerra. Mis libros siempre tienen que ver con cómo la sociedad afecta al individuo, cómo dicta conductas o reprime a la gente, y en los 50 había una represión muy fuerte relata un autor que, tras visualizar la imagen de una joven en una casa, solo tuvo que hurgar en su catálogo de lecturas pasadas para rescatar a Muriel Sparks, Elyzabeth Taylor y Virginia Woolf. Me di cuenta de que conocía ese mundo. No lo había vivido, pero lo conocía, y eso me permitió escribir el libro ambientado en esa época, pero con una perspectiva contemporánea relata. Esa perspectiva es, de hecho, la que le ha llevado a escribir algo más que una historia de amor y soledad con decorado vintage y personajes hechos trizas emocionalmente. Quería jugar con eso y hacer algo diferente. Añadir otra sensibilidad para explorar temas como el aborto, la homosexualidad y la violación. Cosas que siempre han ocurrido, pero que raramente estaban presentes en aquellas novelas Autobiografía emocional Exquisita, taciturna y repleta de pliegues en los que las palabras cobran nueva dimensión, Coral Glynn rezuma tristeza, melancolía y soledad, sensaciones que Cameron comparte en parte con sus protagonistas por un lado me siento identificado con esa gente que está sola y perdida, pero por otro la gente rota es más interesante que aquella que está feliz señala pero que, asegura, no buscan ahondar en el desánimo. Es más: pese a la extrañeza que envuelve a sus personajes, Cameron reivindica la presencia del humor, tan sutil como efectivo, en sus libros. No me gustaría vivir en un mundo en el que no hubiese humor. Puede que en mis libros los personajes tengan cierta tendencia al sufrimiento, pero creo que existe un balance asegura. Un reflejo de la vida misma cortesía de un autor que escapa deliberadamente de lo vivencial para dejarse llevar por las emociones. Quizá mis libros son autobiográficos en un sentido emocional, pero nunca en términos de personajes o tramas. Soy incapaz de ver la narrativa en mi vida; es muy aburrida y poco dada a situaciones dramáticas. Además, sería redundante escribir sobre mí apunta. INÉS BAUCELLS Infelicidad literaria Me siento identificado con esa gente que está perdida, pero es que la gente rota es más interesante que la feliz Primera persona Quizá mis libros son autobiográficos en un sentido emocional, pero nunca en términos de personajes o tramas Humor En mis libros los personajes tienden al sufrimiento, pero no me gustaría vivir en un mundo sin humor CRÍTICA DE TEATRO Años y leguas TAITANTOS Texto: Olga Iglesias Durán. Desarrollo de guión: David Serrano. Director: Coté Soler. Escenografía y vestuario: Elisa Sanz. Iluminación: Juan Ripoll. Intérprete: Nuria González. Teatro Lara. Madrid. JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Dicen que la edad nos hace más sabios, pero seguramente también más vulnerables respecto a determinados desastres. Y si, según se atribuye a Julio César, la experiencia es la madre de todas las cosas, también debe de ser madre de la desazón que a ciertas edades provoca la caída de las hojas del calendario de la vida. Cierta edad, esos taitantos del título que se asoman desde corta distancia más al medio siglo que a los primeros cuarenta, tiene Susana Duarte, la bloguera experta en moda que protagoniza esta ácida, certera y divertida comedia que sabe sacar buen partido de los tópicos sobre el desasosiego que supone cumplir años con la incertidumbre instalada en el horizonte vital. Susana tiene una hija adolescente y un exmarido que la dejó por una mujer más joven y prieta, un novio no muy de fiar y una serie de angustias que se derraman como un chaparrón sobre su ánimo cuando algunas seguridades le comienzan a fallar. Descubre que su novio aparentemente perfecto la engaña, su hija de apenas 14 años quiere some- terse a un aumento de mamas y un visitante de su blog la zahiere continuamente llamándola viejuna... Estas y otras pequeñas zozobras cotidianas la ponen al borde del K. O. La solución: aceptarse tal como se es y sacar partido de los años cumplidos y las leguas recorridas, y que nos quiten lo bailao. Pero para llegar a esa conclusión hay que pasar por lo que hay que pasar. Nuria González, que matiza muy bien los diferentes estados de ánimo de su personaje, está perfecta en este perfil de despiadada comicidad amasado con reflejos de la vida misma y que, como la existencia, combina la sonrisa y la mueca, la amargura y el buen rollo. Elegantes los figurines y la escenografía sucinta de Elisa Sanz, y eficaz la combinación del monólogo crudo y las entradas del blog audiovisual.