Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2013 abc. es cultura CULTURA 67 en este país! Las brujas de ¡Álex desencadenado! y la magia de Broadbent Las brujas de Zugarramurdi es un artefacto divertido y de gran éxito, lo cual es algo distinto de una gran película OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE SAN SEBASTIÁN EFE Los hombres, cada vez más tontos; las mujeres, más malas Álex de la Iglesia no es ningún desconocido en este festival. La comunidad compitió por la Concha de Oro hace más de una década y el director se ha dejado caer por el certamen como jurado o simple paseante. Ayer presentó fuera de concurso su nueva comedia, Las brujas de Zugarramurdi la historia de un grupo de rateros de poca monta que acaba viéndose las caras con las siniestras habitantes de ese pueblo navarro. En el reparto, además de Carmen Maura, otras brujas como Terele Pávez o Carolina Bang. Creo que los hombres somos cada vez más tontos, lerdos y torpes a la hora de comunicarnos con el mundo femenino, y las mujeres son cada vez más malas, perversas e inteligentes, cosa que lo hace todo infinitamente más sexy declaraba el Álex de la Iglesia a Efe. Sin embargo, sus actores hacen una lectura distinta de la cinta. El bando masculino de la película está encabezado por Hugo Silva y Mario Casas, que durante su encuentro con ABC se referían a la imagen que la película pinta sobre la llamada guerra de sexos. No creo en lo políticamente correcto confesaba Silva. En el mundo del arte hay que ser valiente, y siempre habrá gente que se moleste por muchas cosas, da igual lo que hagas. Es algo absurdo criticar a un determinado sexo. Mi lectura es que nos reímos de nosotros mismos y de las situaciones que se crean entre los dos sexos Casas añade que, si alguien se cree a estos tres tipos absurdos y se ve en su piel quizá pueda pensar que se trata de una crítica al género masculino. Para él, es pura comedia Tres o cuatro niños pecosos están concentrados en el juego del ajedrez con el tablero encima de una cama y, cuando al rato vuelve el adulto a mirar cómo va la partida, los ve saltando salvajemente sobre el colchón entre el tablero y las fichas que vuelan... podría ser una imagen aproximada de lo que es el cine de Álex de la Iglesia, y su pelí- Aquelarre final cula Las brujas de Zugarramurdi es Pero siempre llega el momento una cama elástica llena de chiquillos alexdelaiglesia y la película se pone y piezas volando. a dar saltos entre brujas, brujerías, Pero, antes de hablar de la película correrías y zapatiestas en lo que es del día del Festival, cometeré la impru- un interminable y enloquecido aquedencia de hablar de la mejor, de la bri- larre final. A Álex de la Iglesia le funtánica Le Week- End del veterano cionan las parejas de modo escachaRoger Michell, que sí compite por la rrante, incluida la más complicada Concha de Oro y que tiene dentro oro que era la de Hugo Silva y Mario Capuro en las interpretaciones de Jim sas, con mucho y gracioso texto enBroadbent y de Lindsay Duncan, un tre los dientes (parte de él, mascumatrimonio agostado que se llado y sospechado en vez de escapa de su rutina de hientendido) y con gran jos y grises y se va un fin acierto las de Pepón Niede semana a París, a deto y Secun de la Rosa, la cirnos un texto lleno de de Carmen Maura y Teinteligencia, gracia y rele Pávez y la sorprenamargura, y a hablar de dente de Carlos Areces todo ese mundo de la y Santiago Segura, en el pareja que, con el mucho papel de señoras vascas tiempo y vida, sugiere de toda la vida que viejusto la imagen contranen de, o van a, tomarJIM BROADBENT ria: el juego de cama se un chocolatito de salvaje de niños pecomedia tarde con un sos se convierte en un serenísimo jue- pastel ruso en la terraza del Londres... go de mesa. Las brujas de Zugarramurdi es un artefacto muy divertido y de gran éxiUn guión brillante to, lo cual es algo distinto de una gran El guión de Hanif Kureishi no es inno- película. vador, pero sí brillante, y sus personaLa otra película a competición del jes rezuman inteligencia, sentido del día era la francesa Mon âme par toi humor, una visión llena de agudeza y guérie de François Dupeyron, en la sarcasmo sobre la vida, el tiempo, el que Frédi, un señor de dedos regoramor, el arte y la convivencia. Hay un detes como los de Porky, ha heredajuego de espejos con el vitalismo del do de su madre recién muerta un don primer cine de Truffaut y varias esce- curativo que se niega a aceptar, pero nas de declaración y declamación en que el guión le irá empujando a ello. las que la congoja se transmite con el Ofrece una visión muy cotidiana de aroma del pan recién hecho. Son com- las vidas sin alicientes, en la que sopletos y complejos los dos personajes, bresale una pintura de vecindario y esta pareja impresionante de acto- agridulce y unas cuantas conversares brinda lo que bien puede ser la me- ciones esponjosas entre hijo y padre, jor interpretación de este año. papel que interpreta en su habitual Las brujas de Zugarramurdi ofre- tono guédiguian el actor Jean Pierre cen otra cualidad muy distinta: es una Darroussin. Es una película vistosa y despatarrada comedia en la que el es- sentimental, aunque uno no sepa de pectador no puede hacer las dos cosas cierto qué se quiere decir con ella. al tiempo: pensar y descacharrarse de risa. Y presenta las ya consabidas dos fases del cine de Álex de la Iglesia: la fase tablero de ajedrez y la fase niños y fichas saltando en el colchón. Arranca con la brillantez de un atraco en pleno centro de Madrid, una gran feria entre la ciudadanía, con atracadores, policía, ciudadanos, niños, madres, taxistas y un tipo que quiere ir a Badajoz... Y transcurre una hora larga en la que uno ha de secarse las lágrimas ante la avalancha de situaciones, personajes, diálogos contundentes (la filosofía que se despliega sobre la mujer, el matrimonio, la separación, la custodia de los hijos, la homosexualidad... la escucha Zapatero y le salen ronchas en la cara) y una acción trepidante pero aún reposada o reflexionada.